Diario Vasco

vídeo

Idoia Mendia posa en la sala de reuniones de la sede del PSE-EE en Bilbao. / JORDI ALEMANY

Idoia Mendia: «Tenemos que intentar un acuerdo porque cuando mejor le ha ido a Euskadi es cuando PNV y PSE hemos gobernado juntos»

  • Secretaria general del PSE-EE

  • La Secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, se aferra a la importancia de que el PSE sea influyente y habla en términos «preliminares» de intentar un acuerdo

En plena negociación con el PNV sobre la gobernabilidad de Euskadi, Idoia Mendia se aferra a la importancia de que el PSE sea influyente y habla en términos «preliminares» de intentar un acuerdo. La líder socialista vasca afronta las conversaciones optimista y con la voluntad política de que «cuando mejor le ha ido a Euskadi es cuando nacionalistas y no nacionalistas» han gobernado juntos. Si hubiera acuerdo de coalición, avanza que ella no entraría, «en ningún caso», en el Gobierno.

-¿Hasta dónde llega su nivel de decepción por los malos resultados en las elecciones del 25-S?

-Éramos conscientes de que íbamos a unas elecciones con muchísimas dificultades y con un desgaste de marca enorme. Pero está claro que no hemos sabido enganchar al votante socialista. Muchos se nos quedaron en casa.

-Han pasado de 16 a 9 escaños, ¿en algún momento se le pasó por la cabeza dejar el cargo?

-Lo fácil es irte, lo difícil es quedarte dando la cara.

-¿Hay desánimo en el partido?

-Los militantes del PSE están sorprendidos y disgustados por el resultado obtenido. Pero, por encima de todo, lo que más les preocupa es la situación del PSOE, porque de la solución que demos a ese asunto dependerá en gran parte que en Euskadi podamos comenzar a encarar el futuro con un optimismo mayor.

-¿Comparte la afirmación de Jesús Eguiguren de que mejor con 9 escaños, pero sin escolta, que con 16 y escoltado?

-La libertad es lo mejor que nos ha pasado. No tiene discusión ni vuelta atrás, con 9, con 19 o con un escaño.

-Metidos de lleno en la negociación con el PNV, ¿hasta dónde está dispuesto el PSE a ceder en el capítulo del derecho a decidir o en las cuestiones de convivencia?

-Estamos en una fase muy preliminar, pero vamos a tratar de buscar los puntos de encuentro y las coincidencias en tres áreas: en cuáles son los retos que tiene Euskadi por delante, -económicos, demográficos, sociales y culturales- y cómo los podemos abordar con una visión conjunta. Ahí podemos hablar de educación, cultura, empleo, industria o fiscalidad. En segundo lugar, tenemos que hacer una aproximación en los temas de convivencia, más allá de compartir el suelo ético, que ya lo hacemos, tenemos que compartir algo que los sucesos de Alsasua han puesto de manifiesto, que es que sigue siendo necesario y fundamental la deslegitimación del terrorismo.

-¿Y cómo cree que se debe hacer?

-No solo hay que reconocer a todas las víctimas, no solo hay que llevarlas a las aulas, sino que tienen que contar cuál fue la causa por la que fueron víctimas, las diferentes causas. Que hubo un terrorismo de Estado, un terrorismo de ETA que tuvo gran apoyo social y que hubo abusos policiales. Eso hay que contarlo y contextualizarlo.

-Si entran en un gobierno con el PNV, ¿van a exigir tener control de la gestión de la Secretaría de paz y convivencia?

-No es una cuestión de control, sino de compartir. Dependerá de cómo terminen las conversaciones con el PNV, pero si entramos en el gobierno tendremos que compartir la gestión.

-¿A qué se refiere con 'compartir'?

-A cómo se lleva a cabo ese objetivo que todos queremos perseguir, que es que todos digamos que matar estuvo mal en todo momento y por cualquier causa. Esta legislatura, la gestión en ese campo ha sido la de rebajar el umbral para tratar de atraer a EH Bildu para que diera pasos, pero lamentablemente no ha tenido éxito.

-En el capítulo del autogobierno, ¿cuál es su hoja de ruta?

-El autogobierno sería la tercera área. El PNV y el resto de grupos políticos saben nuestra propuesta porque cada partido la registramos en el Parlamento Vasco. Tenemos que abordar la reforma estatutaria y nosotros pensamos que sería mejor hacer una reforma de la Constitución, especialmente del título VIII, para que pudiéramos tener un Estatuto de Autonomía con nuevas herramientas y mejor. Si el conjunto de las fuerzas del Parlamento Vasco no quieren esperar a que España aborde esa reforma y prefieren hacerla con la actual, los márgenes son más pequeños.

-¿Puede haber acuerdo sobre esas cuestiones controvertidas que el PNV suele poner sobre la mesa como son el concepto soberanía, bilateralidad o derecho a decidir?

-En el papel que registramos en el Parlamento Vasco, ya decíamos que en el siguiente Estatuto de Autonomía por qué no se va a reconocer a Euskadi como nación cuando hay colectivos dentro de Euskadi que tienen diferentes sentimientos nacionales, e identificarlo como se entiende en el consejo de Europa.

-¿Y el asunto de la bilateralidad?

-Cuando el PNV habla de bilateralidad en el sentido práctico lo puedo compartir, puede haber un punto de conexión, porque yo hablo de blindaje de competencias y ellos hablan de ese blindaje desde la bilateralidad. Pero si hablan de la bilateralidad desde la soberanía de Euskadi y de soberanías iguales, no lo comparto.

-¿Qué van a defender ante el PNV sobre el derecho a decidir?

-Ahí es muy difícil que nos encontremos porque consideramos que los referéndums tienen que ser los que marca la ley y deben ser para refrendar acuerdos que alcancemos antes los partidos. No podemos escondernos detrás de los ciudadanos y plantearles preguntas binarias de independencia si o no, salir o entrar de un país o de un sistema... Nosotros entendemos el autogobierno como un instrumento para mejorar la vida de los ciudadanos, darles más derechos, mejores servicios y no como una herramienta política para ganar votos o para presionar.

-Su propuesta difiere mucho de la del PNV, ¿hasta dónde va a poder ceder el PSE en este terreno?

-No vamos a acordar nada que sea fuera de la legalidad. Yo no voy a defender algo en lo que no creo y que además no existe. Existen consultas legales y pactadas que se llaman referéndums, recogidos en la legalidad vigente española y yo no voy a llevar a la sociedad vasca a una situación en la que se apruebe un texto que luego no sea refrendado por la legalidad vigente y nos lleve a un escenario de frustración y, finalmente, de confrontación.

-¿Parece difícil el acuerdo, entonces?

-Si apruebas un Estatuto de Autonomía y lo sometes a refrendo ya estás consultando a la ciudadanía un acuerdo político.

-El PNV ha tenido un segundo encuentro con ustedes y lo tendrá la próxima semana con EH Bildu, ¿le van a pedir algún tipo de exclusividad en la negociación?

-El camino que nosotros marcamos difiere mucho del camino de Bildu. Difiere mucho en convivencia, en autogobierno y también en algunas políticas. El PNV tendrá que elegir porque los dos caminos no llevan al mismo sitio.Eso va a estar permanentemente en las conversaciones.

-Algunas fuentes dan por hecho el acuerdo, pero ¿cómo de avanzada está la negociación?

-Puede sorprender que desde el día 2 de octubre que nos juntamos en Sabin Etxea no ha habido nada hasta este jueves. Con Andoni Ortuzar hablo lo suficientemente a menudo para las cosas del día a día de diputaciones o ayuntamientos, pero del acuerdo no hemos hablado nada. Puede sorprender, pero es así.

-¿Creen que se puede ser más influyente desde dentro de un gobierno o desde fuera?

-Todo dependerá del desarrollo del acuerdo. Si las conversaciones van evolucionando de manera favorable y se ve que el acuerdo es detallado, positivo y recoge realmente políticas que van a ser muy interesantes de llevar a la práctica, pues sumamos desde dentro; si vemos que el acuerdo no va por donde debe ir, nos quedaremos en la oposición.

-¿Puede ser mejor un acuerdo a regañadientes, en el que no se sientan muy a gusto, que estar en el furgón de cola de la oposición?

-Lo importante es que seamos influyentes en la política que se hace en Euskadi. De hecho, cuando lo hemos sido ha ido en buena dirección. Los mejores acuerdos de este país siempre han contado con la firma del PSE. Otros no pueden decir lo mismo. Nosotros podemos tener el orgullo de haber estado en todos los acuerdos que han construido la Euskadi moderna de hoy. La verdad es que ahora tenemos un grupo parlamentario muy reducido, pero yo no le quito ni gota de valor ni de capacidad porque somos nueve personas muy capacitadas, conocedoras de las instituciones, y del autogobierno como nadie, y capaces de hacer oposición, control al gobierno y que sientan el aliento en el cogote. Pero, al mismo tiempo, creo que de lo que se trata es de sumar. Tenemos que intentar un acuerdo. Del desarrollo de las conversaciones se verá si es posible o no, pero yo lo abordo con optimismo y sobre todo con la voluntad política de que cuando mejor le ha ido a Euskadi es cuando nacionalistas y no nacionalistas hemos gobernado juntos.

-¿Qué receptividad ve en el PNV?

-Habrá que ver si somos capaces de amasar un acuerdo o no. Ellos en ese sentido piensan como nosotros.

-¿La sintonía es buena en este momento?

-En los territorios donde gobernamos en coalición hay buena sintonía. Yo con el lehendakari y con Ortuzar no tengo ninguna tensión.

-¿Se ve cogobernando con Iñigo Urkullu?

-Es que si hay acuerdo, yo no voy a entrar en el gobierno, no entraría en ningún caso. El partido requiere de mucha atención.

-¿Qué le parece que el PP se haya quedado fuera de la Mesa del Parlamento?

-Ha habido mesas de todo tipo en Euskadi y son fruto de los acuerdos que se hacen para fomentar una mayoría. Nosotros tenemos nueve parlamentarios y hemos entrado en la negociación de ese órgano. No puedo decir más sobre ese asunto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate