Diario Vasco

Partidos e instituciones reclaman no olvidar el pasado en el quinto aniversario del anuncio del desarme de ETA

  • Instituciones y representantes políticos han reflexionado hoy sobre el quinto aniversario desde que ETA anunciara su desarme

Gobierno Vasco. El secretario general de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, ha instado hoy a ETA a adoptar un "compromiso unilateral" para "dar pasos" hacia un "final ordenado" de la violencia y ha confiado en que en la próxima legislatura se abra "un nuevo tiempo" de consensos en esta materia. Fernández ha hecho esta reflexión, a preguntas de los periodistas, en la comparecencia de prensa en la que ha presentado la recopilación de los documentos elaborados la pasada legislatura en el marco del Plan de Paz y de Convivencia 2013-16. Cuando se cumplen cinco años del anuncio del cese de la actividad de ETA, Fernández ha subrayado que la propuesta del Gobierno autonómico para el desarme de ETA sigue "vigente y viable" y que no precisa de que los ejecutivos español y el francés actúen para poder llevarse a cabo.

Markel Olano. El diputado general de Gipuzkoa ha reconocido hoy que cinco años después del anuncio del fin definitivo de la violencia de ETA todavía "queda muchísimo por hacer para establecer una convivencia sana". Ha asegurado que el fin de la violencia de ETA ha significado un "cambio muy importante" desde el punto de vista político, económico y social, que se percibe también en "las calles". No obstante, ha querido dejar claro que esto "no significa" que se hayan superado "todas las rémoras y cargas de tantísimos años de violencia y asesinatos". Ha advertido de que existe el riesgo de que, una vez superado el "peso" de la violencia terrorista, se extienda la percepción de que aquí "no ha pasado nada" y de que "tantos años de violencia no han generado consecuencias sociales muy importantes". "En la medida en que ese odio perdure, no tendremos posibilidades para mirarnos a los ojos y tener un respeto mutuo que nos sirva para tirar todos juntos hacia adelante", ha añadido Olano, quien ha asegurado que la Diputación Foral impulsará a lo largo de la legislatura "políticas activas que favorezcan la convivencia" en todos los ámbitos.

Jorge Fernández Díaz. El ministro del Interior en funciones ha pedido trabajar para ir extirpando "la cultura del odio" que "por desgracia" ha quedado "inoculada" en algunos sectores de la sociedades vasca y navarra. Ha señalado que aún queda por hacer para que "se imponga el relato de la verdad histórica" sobre lo que sucedió en España, y especialmente en Euskadi y Navarra, durante los más de 40 años de actividad de la banda terrorista. Una organización a la que sólo queda "el anuncio público de su disolución", algo que según Fernández Díaz, permitiría "un replanteamiento de la política de dispersión penitenciaria". La situación ahora dibuja a vencedores, "la democracia y el Estado de Derecho", y a derrotados, "el terrorismo" que quiso mediante "la socialización del sufrimiento y del terror imponer su proyecto totalitario y excluyente". Por ello, Fernández Díaz ha insistido en la importancia de perseverar en ese relato de "verdad histórica" que evite que se quiera "volver a las andadas y volver a las armas", y así, "extirpar la cultura del odio que por desgracia en algunos sectores ha quedado inoculada tras tantos años" de actividad etarra.

Eneko Goia. El alcalde de San Sebastián ha opinado que la capital guipuzcoana "se ha acostumbrado muy rápido a la nueva situación", pero ha advertido de que aún "queda a todos mucho por hacer". Goia se ha referido al quinto aniversario del anuncio de ETA del fin de su actividad durante su discurso ante el pleno de la corporación. En estos años, ha señalado el alcalde jeltzale, "las cosas han cambiado de forma muy acelerada" y, a pesar de que "siempre hay quien se empeña en que eso no sea así", las "actitudes" del pasado en la capital donostiarra "hoy representan a muy pocos". A su juicio, San Sebastián "se ha acostumbrado muy rápido a la nueva situación" y eso no debe hacer "perder la perspectiva" y "cometer el error" de pensar que no falta nada por hacer. "Nos queda, y mucho, y nos queda a todos por hacer", ha apostillado. Ha abogado por trabajar en "la defensa de todos los derechos humanos para todas las personas" como "concepto básico" sobre el que "pivota la convivencia" en la ciudad.

Patxi López. El exlehendakari ha instado a "tener en cuenta" la memoria y la verdad del terrorismo de ETA cuando se cumplen cinco años del alto el fuego y ha afirmado que es necesario que "el fantasma" de la banda terrorista desaparezca definitivamente. "Una banda terrorista que es un fantasma tiene que desaparecer y nosotros tenemos que construir un relato y una sociedad con valores éticos y con valores democráticos", ha subrayado el expresidente del Congreso. Preguntado sobre si es posible ofrecer mayores beneficios a los presos arrepentidos, López ha manifestado que una política penitenciaria diferente es "posible" y "hasta deseable" pero ha destacado que la ley es "muy generosa" porque busca la inserción del preso. No obstante, ha recalcado que son los presos "individualmente" los que deben dar los pasos para conseguir mayores beneficios.

Arnaldo Otegi. El líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, ha afirmado que los "enemigos de la paz" no lograrán "sabotear" la "gran oportunidad" que se abrió hace un lustro. Otegi ha publicado dos mensajes en su cuenta de Twitter, en euskera y castellano, en los que asegura que "hoy hace cinco años se abrió una gran oportunidad para nuestro país". Ha añadido, en castellano, que se cumplen "cinco años en los que los enemigos de la paz empezaron a tratar de sabotear" el proceso abierto tras el fin de la violencia de ETA. En un siguiente mensaje, ya en euskera, Otegi asegura que "los enemigos de la paz no arruinarán esa oportunidad".

Uxue Barkos. La presidenta del Gobierno de Navarra ha afirmado que la valoración del quinto aniversario del cese de la violencia de ETA "siempre tiene que ser positiva" y se ha mostrado "a la expectativa" de una resolución definitiva con el desarme de la banda terrorista. "Hablamos de desarme y políticas extraordinarias, pero básicamente de ese desarme", ha señalado a los medios de comunicación momentos antes del inicio del pleno parlamentario de esta mañana. Hace cinco años, ha recordado la presidenta navarra, "se producía una noticia fundamental para el camino hacia la paz, la mejor de las noticias, en el sentido de que hablamos de una victoria de la sociedad".

PNV. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha propuesto un diálogo multipartito que afronte "las causas que quedan pendientes" tras el alto el fuego de ETA, entre ellas, el desarme como paso previo a la disolución de la organización, la convivencia y otra política penitenciaria. En el quinto aniversario del anuncio del 'alto el fuego' definitivo de ETA, Ortuzar ha difundido un artículo titulado "Cinco años, cinco causas", sobre las cinco cuestiones que quedan por afrontar. Para el líder del PNV, lo más destacable de estos cinco años es "la rapidez y la madurez con la que nuestra ciudadanía ha dado 'carpetazo' a una época oscura y trágica de nuestra reciente historia". "Pero bastantes de las consecuencias de la violencia siguen presentes, y a esas no conviene darles carpetazo sin hacerlo adecuada y justamente", ha agregado. Así, para Ortuzar, "para pasar de un estadio de ausencia de violencia a otro de paz y convivencia hacen falta ofrecer respuestas en cinco ámbitos: El primero, el desarme de ETA como paso a su disolución formal". "No tiene sentido tener armas y explosivos si no se tiene ninguna voluntad de usarlos. Es algo que ETA debe a la sociedad vasca. Hay que buscar un procedimiento sencillo, seguro y verificable para que esto se produzca ya. La inacción o incluso la acción dificultadora del desarme por parte de la Administración del Estado no puede ni debe parar esta misión", ha mantenido.

Podemos Euskadi. La secretaria general de Podemos en el País Vasco, Nagua Alba, ha defendido que para "afianzar y asfaltar el camino hacia un marco estable de paz y convivencia" es preciso garantizar "el respeto y reconocimiento a todas las victimas" y también apostar "por una política penitenciara que favorezca la reinserción social". Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, tras reconocer que aunque en estos cinco años "se han dado avances", todavía queda "muchísimo trabajo por hacer". "La próxima legislatura, tanto a nivel estatal como en el País Vasco, es una oportunidad para afianzar ese trabajo institucional que ya se ha hecho y también el que se ha hecho desde la sociedad civil", ha afirmado. Según Alba, los principales retos que afrontan en el País Vasco "son los de construir una memoria que sea justa, que sea veraz, que sea inclusiva y que sea fruto de un acuerdo social entre todos los vascos y sobre todo cuyos protagonistas sean las víctimas".

Ciudadanos. El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, cree que un eventual proceso de disolución de ETA no obligaría a replantearse la estrategia de dispersión de presos porque la política penitenciaria habrá que aplicarla de "manera individualizada" como con el resto de presos. El "número dos" de Ciudadanos ha insistido en que ETA tiene que disolverse "y la disolución de la banda es la disolución de la banda". Un proceso, ha añadido, que incluye entre otras cosas el esclarecimiento de los atentados aún pendientes y que los terroristas que no hayan pasado por la Justicia se entreguen para dar por finalizada la "pesadilla" que ha sufrido la sociedad española durante tantos años. No considera que se tenga que revisar la política penitenciaria al considerar que si ETA se disuelve "permitiría replantearse" la gestión sobre sus presos.

Carlos Urquijo. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha afirmado que el Ejecutivo "no está pendiente de lo que pueda hacer" ETA y que "únicamente espera la firma del certificado de defunción" de la banda terrorista, que, "en el fondo, está muerta". En declaraciones a la Cope, al cumplirse el quinto aniversario desde que ETA anunciase el "cese definitivo" de su actividad violenta, Urquijo ha reprochado que las formaciones nacionalistas vascas "siempre han tratado de poner una percha donde la cual ETA cuelgue el abandono de las armas". Ha dicho que la "disolución" es "una carta que ETA se ha dejado guardada para cuando le parezca oportuno" y ha añadido que las fuerzas nacionalistas vascas siempre han tratado de "favorecer" un "final dialogado" de la banda terrorista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate