Diario Vasco

El desmantelamiento del zulo de Francia crea polémica en Podemos

  • Los anticapitalistas de Zurekin Ahal Dugu critican al portavoz parlamentario por «ver bien» la operación policial

Pese a estar acostumbrados a intensos debates internos, Podemos Euskadi vivió ayer una nueva polémica por un tema inopinado: el desmantelamiento la semana pasada de un importante zulo de ETA en Francia. La corriente Zurekin Ahal Dugu criticó al portavoz en el Parlamento Vasco y secretario de Organización, Lander Martínez, por «ver bien» la operación policial. «No compartimos que las acciones policiales que impidan llevar adelante el proceso de desarme de ETA sean un buen método para hacer avanzar con paso firme hacia la paz definitiva», replicaron en un comunicado los anticapitalistas, que en su día pugnaron con el sector oficial de Martínez y Nagua Alba por la dirección del partido en el País Vasco.

El portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos había señalado en Radio Nacional que su formación aprobaba la última operación policial en Francia, por considerar que «ayuda» a «lo que le queda a ETA», que es «disolverse y desarmarse». La corriente Zurekin Ahal Dugu considera que estas afirmaciones contrastan con la línea oficial de apoyar un desarme ordenado en el que colaboren también los Gobiernos español y francés y que permita consolidar la paz.

«Cambio de opinión»

Por eso, en el comunicado explica que «las acciones policiales contra la organización armada, que lleva más de cinco años sin actuar, lejos de ayudar, dan argumentos a los sectores en contra del fin de la lucha armada». La corriente de Neskutz Rodríguez agrega que se «reafirma en los planteamientos que Podemos discutió en la asamblea de Vista Alegre y que fueron presentados por el compañero Lander Martínez, por lo que no entendemos el cambio de opinión de este en tan corto plazo».

Los anticapitalistas sostienen que «avanzar en la clarificación del pasado, la normalización del presente y la conciliación del futuro, tal y como señala el plan de paz, deben ser ejes de trabajo para el conjunto de la ciudadanía y los agentes políticos y sociales». Tras mostrar su apoyo a que las víctimas del terrorismo «conozcan la verdad», consideran que «cualquier acción que interfiera en un proceso de negociación y que obstaculice el objetivo de lograr una convivencia sin violencias, será considerada por nosotras y nosotros como una falta de voluntad de paz».

Zurekin Ahal Dugu concluye su nota señalando, en este sentido, que «es tiempo para que la ciudadanía del conjunto del Estado español se involucre de una forma activa y ayude a avanzar en este proceso de paz».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate