Diario Vasco

Un coche «democrático» y un paraguas como el de Cristina Cifuentes

  • Los protagonistas de estas páginas conversan distendidos entre la sesión fotográfica y el debate

No hay mejor momento para conocer a los protagonistas de estas páginas que en los momentos de una conversación distendida. Dispuestos a retratarse juntos, y sin conocerse, los cinco jóvenes que más tarde debatirían sobre el final de la violencia de ETA y los retos a los que aún se tiene que enfrentar Euskadi, parecían eso, jóvenes sin preocupaciones más allá de la asignatura de Derecho que alguno tiene atravesado. «Yo la de Romano la llevo fatal», decía Mikel. Como él, Ander y Eraitz cursan la misma carrera y hablaron durante minutos sobre el futuro de su vida profesional mientras se cobijaban en las inmediaciones del Kursaal. La incómoda lluvia de San Sebastián impidió en un primer momento realizar las fotografías junto a la escultura de Néstor Basterretxea, en pleno Sagüés, aunque una pequeña tregua de agua convenció al fotógrafo para correr de vuelta junto a la Paloma de la Paz.

Durante el trayecto, todos los participantes del debate ocuparon un mismo vehículo. El «coche de la democracia», aseguró Ander, en una clara referencia a que cada uno de ellos representaba a un partido vasco. «Si llega a entrar Ciudadanos en la Cámara no entraríamos en el coche...», se atrevieron a bromear. Patricia no dejó pasar la oportunidad para manifestar su gusto por el paraguas rojigualda que portaba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la celebración el pasado miércoles de la Fiesta del 12 de octubre. «¡Yo quiero uno igual!», dijo entusiasmada. Aunque lo cierto es que nadie le secundó.

En realidad, si algún tipo de conversación es capaz de abarcar un gran debate, eso sólo lo puede conseguir el fútbol. El derbi entre la Real Sociedad y el Athletic que se disputa hoy en San Mamés fue motivo para las disputas amistosas entre los guipuzcoanos Mikel y Ander y el único vizcaíno del reportaje, Eder. Los tres se lanzaron a pronosticar quién ganará el partido de hoy, mientras Eraitz y Patricia escuchaban ajenas. Una porque no le interesa el fútbol, la otra porque es del Real Madrid. «Los derbis entre la Real y el Athletic, y sobre todo su afición, son el gran ejemplo de convivencia en Euskadi», manifiesta Ander. Precisamente, esta comparativa sirvió para empezar de manera relajada una discusión dialéctica sobre la normalidad que supone para la sociedad vasca tender puentes entre quienes piensan diferente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate