Diario Vasco

El PSE busca un «acuerdo integral» con el PNV que no deje «flecos sueltos» como el autogobierno

Idoia Mendia y Miguel Ángel Morales se reunieron con Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar el pasado día 3 en Sabin Etxea.
Idoia Mendia y Miguel Ángel Morales se reunieron con Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar el pasado día 3 en Sabin Etxea. / TELEPRESS
  • Los socialistas advierten que cualquier pacto de gobernabilidad requiere de «una implicación fuerte» que no permite actuar a varias bandas

El PSE es consciente de que la mayoría de los ciudadanos vascos da por sentado que el PNV y los socialistas llegarán a algún tipo de acuerdo para dotar de estabilidad al próximo Gobierno de Urkullu, pero fuentes del partido que lidera Idoia Mendia advirtieron ayer de que ese pacto no se puede dar por cerrado «ni será tan fácil». Entre otras cosas, porque si el PSE se plantea entrar en un ejecutivo de coalición o alcanzar un acuerdo de legislatura no será a cambio de nada, sino que al menos tratará de cerrar cierta exclusividad que impida «que el PNV se apoye en nosotros para las cosas del día a día, como la aprobación de los presupuestos, y luego pretenda acordar otras cuestiones importantes, como el futuro del autogobierno, con otras formaciones». Es decir, que los socialistas pondrán sobre la mesa un «acuerdo integral» que aborde las prioridades del futuro Gobierno en su totalidad, sin dejar «flecos sueltos» que puedan amenazar la estabilidad «a las primeras de cambio».

Los socialistas no ocultan cierta «preocupación» por que el PNV haya optado por dos formaciones «con planteamientos políticos tan diferentes» como el PSE y EH Bildu para la segunda ronda de negociaciones. Advierten que «el PNV no puede pretender llegar a acuerdos a uno y otro lado según le convenga», por lo que su propuesta irá encaminada a que un hipotético acuerdo «tenga un nivel de implicación alto». Los socialistas apenas dan opciones de éxito a un hipotético acuerdo de legislatura entre el PNV y EH Bildu, una opción que parece descartada por todos los partidos, pero tampoco quieren «dejar flecos sueltos sobre cuáles deben ser las prioridades del Gobierno Vasco», para evitar que en mitad de la legislatura se produzca un viraje en los objetivos que ponga patas arriba lo acordado.

¿Cuáles son los objetivos prioritarios para el PSE? El primordial es que «la acción del gobierno se dirija a los asuntos que para nosotros son fundamentales, como mejorar el empleo y mantener unos servicios públicos de calidad. Si las prioridades van en ese sentido, podemos llegar a acuerdos», enfatizan. Por contra, los obstáculos pueden llegar en dos cuestiones concretas como el futuro del autogobierno y la convivencia tras el final de la violencia.

En relación al desarrollo del autogobierno, los socialistas se muestran dispuestos a «explorar avances encaminados al blindaje de las competencias» y no se cierran a abordar el debate «sobre el término nación», aunque avisan de que cualquier avance debería llevarse a cabo «dentro de la legalidad y con consenso». Por ello, no apoyarán un desarrollo de autogobierno «en términos soberanistas, con reivindicaciones como el derecho de autodeterminación o una desconexión con España, como plantea la vía catalana».

Fuentes de la dirección que encabeza Idoia Mendia señalan que «la intención no es que el PNV renuncie a sus postulados, sino que entienda que el PSE nunca se saldrá de ese camino legal y consensuado». Una posición que consideran contrapuesta a la que propugna EH Bildu en esta materia, «que ha dicho con claridad que apostaría por una vía unilateral similar a la de Cataluña». «Así que no es lo mismo sentarse con el PSE que con EH Bildu, ni se puede tener estabilidad con unos mientras se llega a acuerdos con otros», afirman.

En el tema de la convivencia, para el PSE «es fundamental que no se dé ni un paso atrás en el reconocimiento del suelo ético que se acordó hace dos legislaturas. No entraremos en ningún acuerdo que pretenda modificar los postulados éticos de la acción de gobierno».

Coalición o pacto externo

Otra cuestión que deberán abordar los equipos negociadores de ambos partidos a partir de la próxima semana -aún no han cerrado la fecha para la primera reunión- es si exploran un gobierno de coalición o se conforman con un pacto de legislatura. Para el PSE, «el PNV, con sus 28 escaños, es quien debe pronunciarse sobre la fórmula que prefiere». Pero los socialistas no ocultan que «un gobierno de coalición requiere de un mayor nivel de colaboración y puede ser una buena fórmula para sacar los objetivos adelante».

Los socialistas vascos no creen que la convulsa situación que vive el PSOE ponga en riesgo los acuerdos a los que se puedan llegar con el PNV. «Afrontamos la negociación sin apreciar diferencias entre la ejecutiva de Pedro Sánchez o la actual gestora del PSOE».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate