Diario Vasco

Localizan al norte de París uno de los grandes zulos que le quedaba a ETA

Mapa del lugar donde se ha localizado el zulo.
Mapa del lugar donde se ha localizado el zulo.
  • El escondite está compuesto de multitud de armas enterradas en bidones

Efectivos de la Guardia Civil y de las fuerzas de seguridad francesas han descubierto el que podría ser el mayor arsenal que todavía estaba en poder de la banda terrorista ETA.

El hallazgo se ha producido en un bosque de difícil acceso a unos 100 kilómetros al norte de París, en el departamento 60, una zona en la que nunca antes habían aparecido zulos de ETA. Los agentes, que están catalogando todavía el arsenal, han encontrado una gran cantidad de armas en buen estado de conservación dentro de bidones enterrados en el suelo, donde aún se desconoce si también hay explosivos.

Se trata de un arsenal "importante", según los investigadores, por el material que ha acumulado en el zulo la banda terrorista con la intención probablemente de ser utilizado para negociar con los gobiernos español y francés.

Según fuentes de la investigación, los agentes están todavía abriendo las bolsas halladas en el zulo para detallar el material escondido y poder determinar si procede del robo de armas perpetrado en la empresa Sidam, en la localidad francesa de Vauvert, hace ya diez años.

De ese robo, hay pendientes de localizar todavía la mitad de las 350 pistolas sustraídas, después de las que ha requisado la Policía en diversos zulos desde 2006.

Desde ese robo, según los investigadores, casi todos los etarras detenidos llevaban algún arma procedente de Sidam, aunque algunas fueron halladas también escondidas en zulos.

De hecho, el ex jefe militar Mikel Carrera Sarobe pudo utilizar una de ellas para matar a dos guardias civiles en Capbreton, en el suroeste de Francia, en diciembre de 2007, al igual que se utilizaron en otros atentados como el protagonizado por un comando etarra el 16 de marzo de 2010 en el asesinato de un policía francés en el sur de la región de París.

Posteriormente, en 2011, hay constancia del uso de una de esas pistolas en Corrèze (centro de Francia), cuando un gendarme resultó herido en una persecución.

La operación desarrollada en las últimas horas en el departamento de Oise, el número 60, ubicado en la región de Picardía, se está realizando por agentes de la Guardia civil y de la Dirección General de Seguridad Interior francesa (DGSI), gracias al trabajo que desde hace años llevan a cabo las fuerzas de seguridad de ambos países contra el terrorismo.

El hallazgo, según las fuentes, es fruto de las investigaciones sobre estructuras clandestinas de la banda terrorista.

La labor de coordinación de las fuerzas de seguridad de España y Francia permitió también acabar con la última cúpula de ETA en la denominada operación Pardines desarrollada en el país galo hace un año y en la que se detuvo a los dirigentes de la banda Iratxe Sorzábal y David Pla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate