Diario Vasco

El PNV ve «banal» la propuesta de Sortu y le remite a la ponencia de autogobierno

El dirigente de Sortu Arnaldo Otegi, con el exlehendakari Juan José Ibarretxe y Andoni Ortuzar (PNV) el viernes en Gernika.
El dirigente de Sortu Arnaldo Otegi, con el exlehendakari Juan José Ibarretxe y Andoni Ortuzar (PNV) el viernes en Gernika. / IGNACIO PÉREZ
  • Entiende que antes de fijar 2026 para la independencia hay que explicar «cómo», y dar los pasos previos «pendientes del pasado»

El PNV recibió sin sorpresas la publicación de la ponencia de Sortu, aunque la fecha de 2026 fijada por la formación de la izquierda abertzale como plazo para crear una República Vasca confederal e independiente es vista por los jeltzales como algo «poco serio», según fuentes de la formación consultadas por este periódico. El PNV entiende que propuestas de este tipo solo sirven para «banalizar la política», y remite al partido independentista a la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco, que retomará en la nueva legislatura los trabajos para actualizar el autogobierno y lograr un nuevo estatus político para el País Vasco.

El Euzkadi Buru Batzar, reunido ayer tarde en Bilbao, prefirió no hacer ningún comentario oficial sobre la iniciativa. No obstante, en el PNV la visión inicial sobre la ponencia, a la espera de leer con detalle el contenido, es que es una iniciativa a la que le falta «realismo y seriedad», según los medios consultados. La formación jeltzale entiende que antes de poner plazos tan concretos, en este caso para dentro de diez años, hay que saber «cómo quieres llevar a cabo ese proyecto» y «con quién» articulas las necesarias mayorías, sobre todo en el caso de Navarra y el País Vasco francés, sujetos de la futura confederación que se propone junto a la Comunidad Autónoma Vasca.

Desde el PNV consideran que antes de «soñar» con la independencia en 2026, Sortu debe precisar «cómo» se llega a esa meta y «con quiénes». Además, entiende que antes de situarse en esa posición de futuro, la izquierda abertzale tiene «'etxekolanak'» pendientes. Debe, a juicio de la formación peneuvista, dar antes «pasos previos», sobre todo en relación al pasado de violencia de ETA, en alusión a la demanda de que profundice en su autocrítica por su actitud ante los atentados. El PNV considera, asimismo, que puede haber cierta confusión ante la profusión de iniciativas en el mundo de la izquierda abertzale, recordando que hace unos meses propusieron también la Ley de Consultas.

Vía Urkullu

Por todo ello, la formación que preside Andoni Ortuzar seguirá residenciando el debate en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco, donde busca un acuerdo con todos los partidos, que reconozca de alguna forma el derecho a decidir, para llevarlo a Madrid y pactar con el Estado una relación bilateral. En este sentido, el PNV cree que Sortu, a través de la coalición EH Bildu, debe remitirse a esta ponencia para exponer sus propuestas. No obstante, en el extenso documento de estrategia de la formación de la izquierda abertzale se habla también de la 'hoja de ruta' del lehendakari, Iñigo Urkullu, y se prevé que entre en vía muerta una vez que llegue a Madrid y reciba un portazo como el del plan Ibarretxe, recuerda la ponencia.

Los partidos que en los últimos tiempos han fijado fechas concretas para conseguir hitos soberanistas han acabado quemándose las manos. Le ocurrió a Urkullu, que en 2011 se comprometió a refrendar un «acuerdo constituyente» para Euskadi en 2015, para más tarde fijar, durante un viaje a Nueva York, el año 2020 como fecha de una consulta, promesas que EH Bildu suele recordarle periódicamente. Finalmente, en el programa electoral para las últimas elecciones autonómicas, Urkullu optó por no poner ningún plazo para ejercer el derecho a decidir para no pillarse más los dedos.

En todo caso, desde el PNV dejan claro que la presentación de esta propuesta soberanista por parte de Sortu, que además debe ser debatida por las bases en un proceso que se alargará hasta enero, no influirá en las negociaciones abiertas con el PSE-EE, por un lado, y EH Bildu, por otro para formar el Gobierno Vasco en las próximas semanas. Los jeltzales ven más posibilidades de acuerdo en materia de derecho a decidir con la coalición soberanista, aunque la condición previa de un «diagnóstico común» sobre pacificación dificulta sobremanera el entendimiento entre las dos grandes familias del nacionalismo vasco.

«Luego no se cumplen»

También los socialistas se refirieron a la ponencia de Sortu. Lo hizo el secretario general del PSE-EE de Bizkaia, Mikel Torres, que afirmó que la izquierda abertzale «siempre ha sido estratega en marcar fechas, fechas que luego no se cumplen» y, tras recordar que en Cataluña también han fijado una fecha, indicó que esa situación les lleva «a un callejón sin salida». «La izquierda abertzale necesita marcar fechas, marcar hitos para tener a su militancia contenta», agregó Torres en una entrevista en Radio Nacional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate