Diario Vasco

El PSE abre el debate sobre si sostener al Gobierno de Urkullu desde dentro o fuera

Morales y Mendia en la reunión de Sabin Etxea con Ortuzar y Urkullu, el pasado día 3.
Morales y Mendia en la reunión de Sabin Etxea con Ortuzar y Urkullu, el pasado día 3. / LUIS TEJIDO / EFE
  • Los socialistas temen quedar desdibujados en la oposición tras el baile de escaños al no sumar mayoría absoluta con el PNV

El PSE-EE ha abierto el debate sobre si debe sostener al lehendakari Iñigo Urkullu entrando con el PNV en un Gobierno Vasco de coalición o limitarse a apoyos puntuales desde fuera, como en la última legislatura. Los socialistas vascos son conscientes de que el escenario ha cambiado tras el último baile de escaños que dejó a los jeltzales con un asiento menos en beneficio de EH Bildu en Bizkaia, según fuentes de la formación socialista. Antes, los nueve parlamentarios del partido de Idoia Mendia eran decisivos para que el PNV sumara la mayoría absoluta de 38 con Urkullu. Ahora, sin embargo, al quedarse el PNV con 28 escaños, la suma con el PSE-EE no garantiza esa mayoría y quita a los socialistas esa deseada llave. Existen voces internas contrarias a llegar a ese nivel de vinculación con el PNV, aunque a priori no parecen mayoritarias.

Peneuvistas y socialistas deben fijar esta semana una fecha para la reunión de la segunda ronda de contactos, en la que también está inmersa EH Bildu. El PNV asegura que no tiene preferencias entre el PSE-EE y EH Bildu, aunque el hecho de que el líder jeltzale, Andoni Ortuzar, pusiera a la coalición abertzale como condición previa un «diagnóstico común» sobre paz y convivencia dificulta cualquier acuerdo que no sea con los socialistas. De hecho, el PSE-EE sigue siendo la principal opción que maneja el lehendakari, que en todo caso no quiere cerrar puertas a nadie.

Los socialistas deben realizar en breve un diagnóstico de su situación parlamentaria, donde ahora son la cuarta fuerza empatada a nueve escaños con el PP, y superados por los once de Elkarrekin Podemos y los 18 de EH Bildu. El PSE-EE sumaría mayoría absoluta con el eje de izquierdas de la coalición abertzale y la formación de los círculos, pero el partido de Idoia Mendia no ve condiciones para acuerdos con la fuerza independentista, más allá de coyunturas puntuales. Además, no quiere ir de subalterno de ese eje y prefiere condicionar en clave de izquierdas las políticas del PNV, como, destacan las fuentes consultadas, han ejercido en la pasada legislatura.

En ese sentido, consideran que el partido puede ser más útil y tener más visibilidad en un Gobierno de coalición con el PNV. La fórmula no les es ajena, no tanto por los precedentes históricos en el Ejecutivo autonómico sino porque mantienen vigentes gobiernos similares en diputaciones y ayuntamientos vascos, con óptimo resultado. En todo caso, en el PSE-EE están a la espera de que el PNV se moje y les haga una propuesta en firme y oficial.

«Manos libres»

En su intervención del miércoles ante el comité nacional del PSE-EE, Idoia Mendia ya advirtió en todo caso al PNV de que no pactará para construir una Euskadi nacionalista. Agregó que se sienten con «las manos «libres» para hacer política en función de sus principios y no de las necesidades de otros partidos. «Vamos a defender los pactos de país, que es algo diferente a los pactos para repartirse el país», remarcó.

En ese comité nacional, hubo voces en todos los sentidos en relación a los pactos con el PNV. Jeltzales y socialistas esperan que escollos como la visión sobre el derecho a decidir pueden ser solventables, ya que seguirán debatiéndose en la ponencia de autogobierno vasco a lo largo de la nueva legislatura. La coyuntura no es fácil para los socialistas vascos, que deben decidir su rumbo inmediato en Euskadi todavía bajo el shock de la crisis interna del PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez, fiel aliado, además, de la dirección de Idoia Mendia.

EH Bildu, el tercer actor en juego en esta negociación, también prevé un acuerdo final entre PNV y PSE-EE, aunque no se atreve a augurar si se materializará en un gobierno de coalición. EH Bildu teme que el «diagnóstico común» sobre paz que le pide el PNV sea una «excusa» de los jeltzales para quedarse con el PSE-EE como «socio preferente» para gobernar, según fuentes autorizadas de la coalición.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate