Diario Vasco

El PNV impulsa una moción a favor del derecho a decidir con el rechazo del PSE

El pleno finalizó ayer con un minuto de silencio con motivo del accidente laboral que costó la vida a un trabajador en Segura.
El pleno finalizó ayer con un minuto de silencio con motivo del accidente laboral que costó la vida a un trabajador en Segura. / MIKEL FRAILE
  • Los jeltzales no respaldan la propuesta de EH Bildu de colaborar con Gure Esku Dago como organismo para llevar a cabo la iniciativa

El derecho a decidir fue uno de los puntos discordantes más significativo ayer entre los socios del Gobierno foral bipartido, PNV y PSE, durante la segunda sesión del pleno de política general. Fue la única propuesta que no presentaron juntos. La de peneuvistas y socialistas, sin embargo, no fue la única desavenencia que se produjo a la hora de votar las mociones relacionadas con el soberanismo: ni siquiera los grupos junteros que respaldan el derecho a decidir, EH Bildu y Podemos, compartieron estrategia con los jeltzales para llevar a cabo una hipotética consulta en Euskadi.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ya había adelantado el pasado miércoles, durante la primera sesión del pleno en el que hizo balance de su primer año de mandato en el territorio, su firme voluntad de «institucionalizar el derecho a decidir para garantizar las condiciones de desarrollo del futuro de nuestro país». Ayer, sin embargo, fue el portavoz del PNV en la Cámara foral, Xabier Ezeizabarrena, el encargado de dejar clara la postura de su grupo respecto a la moción presentada, donde los jeltzales instaron a respetar de forma «democrática» y «pacífica» el derecho a decidir.

La propuesta de los jeltzales salió adelante gracias a la abstención de la coalición abertzale y de Podemos -PSE y PP votaron en contra-, pero no hubo reciprocidad cuando EH Bildu planteó su moción respecto al mismo ámbito. En su propuesta, -en la que Podemos también decidió quedarse al margen- la entente de Sortu, EA, Aralar y Alternatiba sugirió que la Diputación Foral de Gipuzkoa llegase a un acuerdo de colaboración con la plataforma ciudadana Gure Esku Dago como organismo para llevar a cabo la iniciativa. Pero no fue aceptado. El PNV votó en contra y se limitó a justificar su posicionamiento al entender que su moción era más «completa». Y agregó que el derecho a decidir «es un concepto que vertebra nuestra capacidad política y de tracción económica para la generación de bienestar», por lo que Ezeizabarrena puso en valor el reconocimiento internacional y la «necesidad de que la propia Diputación tome nota de la posición de nuestra Cámara sobre el particular, tal y como ha sucedido recientemente en Escocia».

Fue aquí cuando el pleno tuvo un marcado tono de reproche. Xabier Olano, el portavoz de la coalición soberanista, criticó que los jeltzales no apoyaran la moción de EH Bildu y acusó al PNV de haber dado luz verde a su propuesta a golpe de «rodillo». Denunció, en este sentido, que el PNV no apoya todas las «dinámicas» en favor del derecho a decidir. «Si de verdad tienen voluntad de acuerdo, hubieran intentado transaccionar ambas mociones» para buscar acuerdos en el eje soberanista, manifestó el portavoz independentista. Los socialistas, por su parte, decidieron permanecer en silencio y eludieron pronunciarse al respecto después de rechazar las dos mociones, incluida la de sus socios.

Sí hubo acuerdo en otras cuestiones, como con la moción presentada por EH Bildu para apoyar a familiares y presos de ETA afectados por la dispersión y «la política de excepción». El PSE votó a favor, aunque no suele habitualmente alinearse con EH Bildu en favor de estas cuestiones, sobre todo ante una moción tan clara donde se rechaza el mantenimiento de leyes que «alargan la estancia en prisión y posibilitan la cadena perpetua». El PNV también se sumó y el PP fue el único que votó en contra, mientras que los seis junteros de Podemos se abstuvieron.

El 'escudo fiscal'

Otro de los puntos que evidenciaron la 'no concordancia' entre los socios de Gobierno fue a raíz de una moción del PP, donde Juan Carlos Cano propuso recuperar el denominado 'escudo fiscal'. El PNV lo respaldó y el PSE se abstuvo, mientras que tanto EH Bildu como Podemos votaron en contra. La coalición aber-tzale, durante su mandato en la legislatura pasada, reformó el Impuesto de Patrimonio, denominándolo Impuesto Sobre la Riqueza y eliminando el 'escudo fiscal' con el apoyo del PSE. Ahora, el Gobierno bipartito está negociando la reforma del Impuesto Sobre la Riqueza y el departamento guipuzcoano de Hacienda ya trabaja en el diseño de un nuevo 'escudo fiscal', que quiere cerrar antes de final de año para profundizar en la armonización fiscal con el resto de territorios vascos.

En total, durante el debate fueron aprobadas 70 mociones de las 225 presentadas, y 15 transaccionales de las 32 propuestas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate