Diario Vasco
'Mikel Antza'.
'Mikel Antza'.

Dos agentes identifican a tres exlíderes de ETA como inductores del asesinato de Múgica

  • Ratifican ante el juez un informe de la Guardia Civil pedido por la familia del dirigente del PSE-EE para reabrir el caso

Dos guardias civiles ratificaron ayer en la Audiencia Nacional el informe policial en el que identifica a tres exdirigentes de ETA, Mikel Albisu Iriarte, 'An-tza', Iñaki Gracia Arregi, 'Iñaki de Rentería', y Julian Atxurra Egurrola, 'Pototo', como «inductores» del asesinato hace veinte años del histórico dirigente guipuzcoano del PSE-EE Fernando Múgica Herzog. El Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional encabezado por Fernando Andreu ordenó hace un año reabrir el sumario incoado en 1996 por este atentado y reclamó a los servicios de información de la Guardia Civil, como quería la familia, un informe sobre su supuesta implicación en el crimen, cuyos autores materiales ya fueron condenados.

El extensísimo dossier, de 63 folios y más de mil doscientos folios de anexos, señala que los tres exlíderes de la banda, además de Javier Arizkuren Ruiz,'Kantauri', y Juan Luis Agirre Lete, 'Isuntza', ya sentenciados a treinta años de cárcel por este caso, «decidieron atentar contra la vida» de Múgica y «ordenaron a los integrantes del comando Donosti cometer dicha acción terrorista». Todo ello, «en el marco de la estrategia diseñada para atentar contra políticos y concejales de partidos no nacionalistas», agrega el informe elaborado por dos agentes, de los que solo se cita su número profesional.

Por todo ello, la familia de Múgica, que ejerce de acusación particular en este caso, con uno de sus hijos, Rubén, como abogado, reclama que tanto 'Mikel Antza', 'Iñaki de Rentería' y 'Pototo' sean «perseguidos como inductores del asesinato». De los tres solo el segundo está en libertad. En su demanda, los Múgica señalan que el siguiente paso, una vez atendido el informe de la Guardia Civil, sería que se llame a declarar en calidad de «investigados» a Albisu Iriarte, Gracia Arregi y Atxurra Egurrola.

Los allegados del exdirigente socialista donostiarra, asesinado en el centro de San Sebastián, a plena luz del día, el 6 de febrero de 1996, pidieron hace un año la reapertura del caso para condenar a quienes consideran que dieron la orden de matar a Múgica. Siguieron la línea que meses antes había trazado la familia del concejal del PP donostiarra Gregorio Ordóñez, que también denunció a los mismos cinco exlíderes de ETA.

«Diseño de la estrategia»

Los hijos del dirigente del PSE-EE creen «significativa la implicación de tales tres personas en el asesinato» de su padre como miembros, en la época en que se cometieron los hechos, del «comité ejecutivo de ETA», que llevaba a cabo «el diseño de la estrategia general a seguir por toda la organización terrorista, decidiendo los objetivos contra los que atentar, coordinando todos los medios para poder llevarlo a cabo y dando órdenes e instrucciones al comando concreto» para materializar cada atentado, según el escrito de los guardias civiles. El dossier del instituto armado añade, sobre el caso concreto de Múgica, que fue Agirre Lete el encargado de transmitir a los etarras del comando Donosti la «orden» de asesinar al dirigente socialista, siempre según el informe policial. Los autores materiales, Xabier García Gaztelu, Irantzu Gallastegi y Valentín Lasarte, éste desmarcado ahora de la banda, fueron condenados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate