Diario Vasco
Pablo Crespo comparece como testigo en el 'caso de los trajes'
Pablo Crespo comparece como testigo en el 'caso de los trajes' / EFE

El juicio del caso Gürtel empezará mañana tras rechazarse la última recusación

  • La Audiencia Nacional ha calificado el intento de apartar al juez José Ricardo de Padra una maniobra «extemporánea» y un intento de dilatar el proceso judicial

El juez de Audiencia Nacional Javier Martínez Lázaro ha rechazado este lunes, por extemporánea y por considerarla un intento de dilación, la recusación planteada por el considerado número 2 de Gürtel, Pablo Crespo, para que se apartara del juicio a uno de los tres magistrados que debe juzgar el caso, José Ricardo de Prada.

En un auto notificado este lunse, Martínez Lázaro, que ha rechazado la recusación con el apoyo de Fiscalía, asegura que las pretensiones apartar a De Prada alegando su amistad con el exjuez Baltasar Garzón (primer instructor de Gürtel), con el que dice no se aportan pruebas de esa supuesta estrecha relación, "carecen de toda entidad" y tienen intención de retrasar el inicio de la vista oral.

Una vez salvado este último escollo, el martes dará comienzo el juicio a los 37 acusados en Gürtel Época I (1999-2005), en el que destacan el considerado líder de la trama, Francisco Correa, el extesorero del PP Luis Bárcenas y otros excargos de ese partido.

A la petición de Crespo de recusar a De Prada se adhirieron una docena de acusados, entre ellos Luis Bárcenas, el exalcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, y el exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega.

Crespo había alegado que De Prada no es imparcial porque es amigo del primer instructor de la causa, Baltasar Garzón, y porque su hija colabora con el abogado Gonzalo Boyé, que está personado como acusación popular en algunas piezas de Gürtel (pero no en la que se juzga mañana).

Martínez Lázaro ha rechazado de plano la petición porque está fuera de plazo y recuerda que la defensa de Crespo tenía diez días para presentar el incidente a contar desde que el 15 de septiembre se notificó la composición del tribunal.

Para el juez, la extemporaneidad es ya una causa suficiente para rechazar la petición, que perseguiría dilatar el procedimiento y que no se celebre el juicio, pero en su auto el magistrado analiza también las alegaciones de Crespo y llega a la conclusión de que no tienen contenido.

Explica que el hecho de que la hija de De Prada haya colaborado con Boyé en una publicación no significa que tenga "un interés director en el pleito".

"Si la afinidad ideológica de un magistrado no es causa de recusación, menos aún puede serlo la afinidad ideológica de la hija del magistrado recusado con un letrado que ni siquiera actúa profesionalmente en defensa de una de las partes en la pieza que se enjuicia", afirma el juez.

Respecto a la supuesta amistad entre De Prada y Garzón, indica que los documentos aportados por Crespo "solo revelan una relación profesional entre ambos", dos jueces que trabajaron juntos más de veinte años, lo que genera "lazos de compañerismo" y no una "amistad íntima".

Añade que el hecho de que el primero apoyara al segundo cuando le condenó el Supremo por las escuchas de Gürtel es normal "en relación con quien has trabajado durante más de veinte años".

De esta manera, el tribunal que juzgará a partir de mañana a 37 acusados de la trama Gürtel estará compuesto por José Ricardo de Prada, Julio de Diego y Ángel Hurtado (ponente), después de que otros dos magistrados, Enrique López y Concepción Espejel, fueran apartados del mismo por sus vínculos con el PP.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate