Diario Vasco
Arnaldo Otegi, en Donostia junto a un cartel de EH Bildu.
Arnaldo Otegi, en Donostia junto a un cartel de EH Bildu. / LOBO ALTUNA

Arnaldo Otegi: «EH Bildu está ahora en la centralidad de la política vasca porque podemos pactar con mucha gente»

  • El portavoz de Eh Bildu anuncia que seguirá en la brecha desde fuera del Parlamento. «La gente me dice que tengo un papel que jugar», explica

Arnaldo Otegi (Elgoibar, 1958) se jugaba mucho en las elecciones autonómicas. Por eso, en la noche electoral se le vio aliviado. EH Bildu había depositado en él la esperanza de la recuperación electoral pese a la inhabilitación judicial y las urnas iban a determinar si el líder abertzale seguía teniendo sitio en la política del presente en Euskadi. El portavoz de EH Bildu cree que ha superado la prueba con nota, sobre todo tras la propina del viernes del escaño 18, y anuncia que seguirá en la brecha desde fuera del Parlamento. «La gente me dice que tengo un papel que jugar», explica.

-¿Tenían realmente esperanzas en lograr el escaño 18 por Bizkaia?

-Habíamos realizado estos días un recuento pormenorizado de las mesas de Bizkaia y habíamos detectado errores que afectaban a varios partidos. Por ejemplo, en Zornotza los votos de EH Bildu se los dieron al PSE y al revés. Sabíamos que con los votos en mesa el escaño era nuestro, aunque dependía luego del voto extranjero. Quiero resaltar que el PNV lo ha aceptado con deportividad. Redondea un gran resultado electoral de EH Bildu y cambia la dinámica parlamentaria porque cambian las mayorías.

-El eje de izquierdas EH Bildu-Elkarrekin Podemos suma ahora más que el PNV. ¿Esto llevará a los jeltzales a decantarse definitivamente por el PSE-EE como socio aliado?

-El PNV tiene la intención de buscar un aliado estable en el PSE. No lo ha explicitado, pero no lo ha ocultado. Con el baile de escaños está más incómodo, aunque con el PSE supere con claridad a EH Bildu y Podemos, y siempre tenga la posibilidad del PP. Pero se le complica la vida parlamentaria porque ya no suma mayoría absoluta solo con el PSE o solo con el PP. Ahora necesitan ser tres y el tercero es un socio poco deseado en público como es el PP. No sé si el PNV busca una alianza estratégica o un pacto de legislatura, pero tiene una gran oportunidad. Sigue habiendo 57 parlamentarios a favor del derecho a decidir, una mayoría de progreso en términos sociales y los grandes ejes de acuerdo que hemos planteado están más abiertos.

-¿EH Bildu va a buscar con Elkarrekin Podemos acuerdos para condicionar al Gobierno Vasco desde la izquierda?

-En campaña hemos hecho propuestas a Podemos para generar empleo público, un salario mínimo de 1.200 euros o complementar las pensiones, pero no nos vamos a volver locos con este cambio de escaños y vamos a mantener la posición de que este país tiene una gran oportunidad de construir una gran mayoría con PNV y Podemos. Sí que el eje báscula hacia la izquierda y se van a poder virar las políticas sociales más a la izquierda. Ahora es más fácil condicionar el Parlamento en términos nacionales y sociales. Los ciudadanos nos han situado en la oposición, pero se abre una legislatura muy importante para la izquierda soberanista porque si hacemos una oposición constructiva, liderando los cambios que necesita este país, nos vamos a situar como alternativa viable en cuatro años.

-Ezker Anitza-IU (integrante de Elkarrekin Podemos) ha propuesto un acuerdo de izquierdas con ustedes y el PSE-EE.

-Es un brindis al sol. No se dan las condiciones para que el PSE-EE sostenga a una lehendakari de EH Bildu. Pero nuestra propuesta es abierta y se pueden dar grandes acuerdos entre PSE-EE, Podemos y EH Bildu en materias puntuales, como la Ley de Vivienda de la pasada legislatura, y en términos sociales. La centralidad de la política vasca ha cambiado. Somos nosotros quienes estamos ahora en posición de pactar con mucha gente.

-¿Con la crisis interna del PSOE, están los socialistas vascos en condiciones de pactar con el PNV?

-No sé hasta qué punto apoyar a Sánchez puede suponer una convulsión interna en el PSE-EE y si existe alternativa a la actual dirección del PSE-EE. Pero Ortuzar hablaba el otro día de fiabilidad y no me parece que el PSE-EE sea un socio fiable.

-¿Cómo observa los acontecimientos en ese partido?

-En el trasfondo está la operación 'salvar al régimen del 78'. No es que Pedro Sánchez esté en contra de eso, sino que hay dos opciones: la del 'establishment' de los barones, Susana Díaz y Felipe González, y la de Sánchez, que reivindica cierta autonomía. Parece que el golpe de estado saldrá triunfante para dejar gobernar al PP. Por cierto, Felipe González, al decir el otro día que el PSE nunca había sacado tan mal resultado en el País Vasco 'pese a las cosas que hicimos y tá-pá-pá', me parece que ha reivindicado los GAL.

Derecho a decidir y refrendar

-La cuestión del derecho a decidir se va a residenciar en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco. ¿Qué van a defender en ella? ¿Será ésta la única vía?

-En la vía institucional se juega parte del futuro del país pero, como diría mi buen amigo Rafa Díez, necesitamos músculo popular en la calle. En esa ponencia plantearemos una propuesta concreta de que somos una nación con derecho a decidir, y hay que introducir la soberanía económica y social, porque ya no nos dejan decidir ni si queremos toros en Donosti.

-¿Estaría dispuesto a participar en un acuerdo multipartito que admitiera el derecho a decidir en base a la bilateralidad del lehendakari Urkullu o consultas refrendatarias?

-Hay que hablar claro y no confundir las cosas. El derecho a decidir o de autodeterminación supone que esa nación puede decidirlo todo, incluida su independencia. Otra cosa diferente es que alcancemos un acuerdo y lo sometamos a refrendo de la gente. Eso no es el derecho a decidir, es el derecho a refrendar. Es diferente. Si alguien plantea un acuerdo que incluya el derecho a decidir y se somete al refrendo antes de ir a Madrid, estamos de acuerdo. Pero una vez que vayamos, Madrid se va a negar y, entonces, ¿cuál es el siguiente paso?

-¿Si en España se abre el melón de la reforma constitucional, estarían dispuestos a participar?

-Si hubiera posibilidades reales de una reforma en términos constituyentes, que aceptara el carácter plurinacional del Estado y el derecho a decidir, no tendríamos ningún inconveniente. Pero pensamos que eso no va a ocurrir.

-El PNV ha ensanchado su gran resultado con un voto moderado alejado del rupturismo soberanista. ¿Realmente ve condiciones para la independencia en este país?

-Ahora mismo no.

-¿Y qué puede hacer EH Bildu? Usted ha hablado de refundar el independentismo.

-El PNV ha instalado un mantra de que 'con nosotros vivís mejor porque somos unos grandes gestores' y se comparan con Extremadura o Andalucía. Se olvida de que aquí los mejores niveles de vida se deben también a que hay un sindicalismo combativo que ha hecho cinco huelgas para mantener los salarios o porque la izquierda independentista ha puesto límites al saqueo de las riquezas públicas. El oasis que nos pinta no es tal. Pero le sigue funcionando. Y ha buscado deliberadamente los votos de PP y PSE, yéndose a Cataluña a decirles a los catalanes que lo están haciendo muy mal. Me pregunto cómo se compagina eso con que la gente gritara 'independentzia' en Sabin Etxea cuando entraron Urkullu y Ortuzar a festejar el resultado. Es muy difícil compaginarlo.

«Sentí cierto alivio»

-¿Van a presentar candidata a la investidura como lehendakari? El otro día usted sugirió que sí.

-Si no es posible un acuerdo a tres, mi opinión personal es que la alternativa debe plantear su propuesta política en el pleno de investidura para someter al país a un debate sobre cómo vemos cada uno el país.

-¿Quién será la candidata?

-Lo decidirán las bases, pero seguro que una de las tres cabezas de lista.

-Usted va a seguir en primera línea en EH Bildu, fuera del Parlamento Vasco, se supone.

-Sí, estaré fuera del Parlamento.

-¿Qué papel va a jugar?

-Voy a seguir participando en la primera línea en la medida que lo quieran los compañeros. La gente me dice que tengo un papel que jugar. Viviría más tranquilo fuera de la política, pero soy un apasionado de la política y de este país.

-En la noche electoral se le vio aliviado y eufórico. ¿Se ha visto sometido a examen en estos comicios?

-Con la edad aprendes que todo no se juega en una partida, pero había una estrategia global de hacer creer que la izquierda independentista era una cosa del pasado, que estaba muerta políticamente, y se identificaba en mi figura. Que si era del pasado, que si no conectaba con los jóvenes, que si era incapaz de entender la política en un país nuevo... Y aunque tenía confianza en un buen resultado, siempre te asalta la duda. El resultado demuestra que tenemos mucho que decir, pero en cierto sentido fue un cierto alivio.

-¿Tanto les ha hecho sudar Podemos?

-Más que Podemos, esa estrategia global para enterrar al independentismo.

-EH Bildu ha cambiado hasta la estética. ¿Ha sido un intento de ensanchar el apoyo ciudadano a sectores que parecían alejarse de la izquierda abertzale?

-Ha sido al contrario, ha habido sectores que han decidido dar el paso para evitar que se enterrara al independentismo. Sí es cierto que hemos acertado con las candidatas y hemos hecho una gran campaña electoral. En agosto, por ejemplo, no paramos.

-¿Cómo se materializa ese asalto a los cielos desde la izquierda del que usted habló tras las elecciones?

-Ahí mi amigo Andoni Ortuzar entendió que queríamos echar al PNV del Gobierno. El PNV tiene la obsesión de que todo el mundo le quiere echar, pero el asalto a los cielos no era echar al PNV ni la toma del 'Palacio de Invierno' de Gasteiz, sino que este país recupere la libertad y tenga instrumentos para ser mejor.

-Por cierto, ¿qué sensación tuvo el pasado jueves al volver a pisar Sabin Etxea, de forma oficial, diez años después de aquella foto previa a las conversaciones de Loiola?

-Estuve tranquilo y el recibimiento fue amable, aunque nos recibieron en el interior, no en el exterior.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate