Diario Vasco

Toda la oposición reprocha al Gobierno foral la gestión de los residuos

  • El PP se suma en las Juntas a EH Bildu y Podemos en su crítica a la incineradora, proyecto que cita como ejemplo de la falta de una buena gobernanza

Si hubo un frente común que colocó a toda la oposición en contra del Gobierno foral en el debate de política general celebrado ayer en las Juntas Generales de Gipuzkoa, fue el de la gestión de residuos. El portavoz del PP, Juan Carlos Cano, llegó a citarlo como «el mejor ejemplo de que el modelo de gobernanza de la Diputación que nos venden tiene mucho que mejorar». Con una dureza inusitada hasta el momento en las filas populares al referirse a este tema, Cano aseguró que «es increíble que agarrándose a la legitimidad de la construcción de una planta de valorización energética, se nos quiera hacer estar pagando durante 35 años una planta de 200.000 toneladas cuando en estos momentos solo sería necesario depositar 160.000, según la prognosis del propio departamento de Medio Ambiente».

Empleó el argumento ya explotado por EH Bildu y Podemos de la potencial capacidad del territorio para mejorar su tasa de reciclaje. Señaló que el 45% actual «lo vamos a aumentar seguro», lo que le dio pie a concluir que «nos parece increíble que se esté manteniendo un proyecto de 35 años con unas necesidades que no tenemos ni ahora».

EH Bildu y Podemos también vincularon su crítica al proyecto con el que la Diputación quiere dar una solución definitiva a la gestión de residuos a la constante referencia de los responsables forales a la participación ciudadana y un modelo de gestión colaborativa. El portavoz de Podemos, Juantxo Iturria, ironizó con que el PNV y el PSE «tienen la potestad sobre qué se puede decidir y sobre qué no», idea que repitió Xabier Olano desde las filas de EH Bildu al hacer mención del «proceso de participación solicitado por GuraSOS, denegado por la Diputación y que acabarán dirimiendo los tribunales».

Participación ciudadana

El portavoz de la coalición aber-tzale puso sobre la mesa la «necesidad de un acuerdo amplio en torno a la gestión de residuos y recordó al diputado general que el ejercicio del derecho a decidir debe abarcar tanto cuestiones nacionales como sociales, y se debe, por tanto, aplicar cuando hablamos de «si complementamos pensiones o construimos una incineradora».

Venía este reproche a cuento del mensaje lanzado previamente por el propio Markel Olano de que «es más necesario que nunca conectar mejor con lo que a la gente le preocupa para legitimar los proyectos políticos que tenemos que desarrollar» y su consiguiente conclusión: «Es necesario dar con un nuevo modelo de gobernanza que sea capaz de posicionarse más cerca de los ciudadanos y de las ciudadanas».

El diputado general declaró que «durante la campaña electoral asumimos el compromiso de resolver el problema y lo estamos cumpliendo». Afirmó que el calendario previsto se está cumpliendo y defendió la infraestructura con dos argumentos: «No genera un gasto añadido para el ciudadano», y «no genera problemas medioambientales, sino que los resuelve».