Diario Vasco

Sientan en el sillón del alcalde de Lekeitio a un etarra recién excarcelado

Covite denunciará ante la Audiencia Nacional el acto de homenaje a Andoni Gabiola Goyogana celebrado el viernes.
Covite denunciará ante la Audiencia Nacional el acto de homenaje a Andoni Gabiola Goyogana celebrado el viernes. / E. C.
  • Covite denuncia al Ayuntamiento ante la Audiencia Nacional por permitir el 'ongi etorri' en un salón de plenos «repleto» de vecinos y cargos de EH Bildu

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo de Euskadi (Covite) denunciará ante la Audiencia Nacional al Ayuntamiento de Lekeitio por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a los damnificados. A través de un comunicado difundido ayer, la asociación acusa al Consistorio del municipio vizcaíno de «ceder la silla del alcalde» en el salón de plenos para homenajear a un expreso de ETA.

Los acontecimientos se desencadenaron la semana pasada, tras la salida de prisión, el miércoles, del exmiembro del comando Madrid Andoni Gabiola Goyogana, alias ‘Tonua’ o ‘Kaskillos’. Había sido detenido el 1 de febrero de 2001 en Francia portando documentación falsa, junto a su compañera, Mariví Fernández Zabala, y el hijo de ambos, de seis años. Fue condenado en el país galo a cumplir dos años de prisión por pertenencia a ETA.

El Consejo de Ministros pediría en abril, dos meses después de su arresto, su extradición a España por preparar el secuestro del empresario Emiliano Revilla y participar en su custodia desde el 23 de febrero al 30 de octubre de 1988. 249 días de cautiverio. Las autoridades españolas le acusaban, además, de «ocuparse de las mugas» o pasos clandestinos de la frontera.

Cientos de personas participaron a última hora del viernes en un ‘ongi etorri’ al expreso que arrancó en las calles del municipio. Gabiola Goyogana caminó entre aplausos por un pasillo de ikurriñas y banderas en contra de la dispersión hasta llegar a las escalinatas de entrada del Ayuntamiento, donde se le entregó un ramo de flores. Ya en el interior, un salón de plenos «repleto», homenajeó al expreso de ETA, que tomó asiento en la silla del alcalde.

Desde los comicios de mayo de 2015, el Consistorio de Lekeitio está gobernado por el PNV. La formación jeltzale logró 7 concejales, mientras que EH Bildu obtuvo 6. Apenas separados por un centenar de votos. Varios representantes de la izquierda abertzale -entre ellos, los ediles de la localidad- asistieron al recibimiento a ‘Tonua’. Desde Alcaldía prefirieron no pronunciarse hasta conocer de primera mano el contenido de la denuncia que ayer anunció Covite. Reconocieron, eso sí, que «alguien con llave del ayuntamiento» tramitó una solicitud para realizar un acto en el salón de plenos. «La gente que accede se puede sentar donde quiere», admitieron.

«Inmoralidad»

El colectivo de víctimas tildó de «humillante» que «un terrorista que ha contribuido a llenar de sangre y dolor las calles del País Vasco sea recibido como un héroe no solo por centenares de vecinos, sino también por el Ayuntamiento». ETA asesinó a tres personas en Lekeitio: El marinero Ignacio Montes Abad, el policía municipal Juan Rodríguez Rosales y el guardia civil Alberto Villena Castillos. Entre los tres eran padres de ocho niños. «La clase política no puede permanecer impasible ante semejantes muestras de inmoralidad», reprocharon.

Covite ha advertido en numerosas ocasiones sobre la proliferación de ‘ongi etorris’ a exreclusos de la banda en diferentes municipios vascos. Ayer, lamentaron que «mientras en Europa la lucha contra la radicalización violenta es una prioridad, en Euskadi y Navarra la aclamada normalización tras el cese del terrorismo de ETA pasa por soportar la empatía social hacia el terrorista y por asumir erróneamente que quien no mata ya no es peligroso». «Y por tanto -añadieron-, todo vale».