Diario Vasco

El hijo de Griñán le defiende: «nadie podrá probar que se llevó un solo céntimo de los ERE»

El expresidente andaluz y del PSOE José Antonio Griñán.
El expresidente andaluz y del PSOE José Antonio Griñán. / Efe
  • Subraya que “en época de los capitales en Suiza y en Panamá”, su padre solo ha tenido una cuenta bancaria porque en su casa “los únicos sobres que se abren son los de la correspondencia

La petición de la Fiscalía de seis años de cárcel para José Antonio Griñán por prevaricación y malversación de caudales públicos el caso de los Ere ha sido un duro golpe para el entorno del expresidente de la Junta de Andalucía, cuyo hijo ha salido en su defensa en las redes sociales para denunciar el sufrimiento padecido por la familia en estos años de instrucción y subrayar la honestidad del que fuera consejero de Hacienda durante esos años de supuestas irregularidades. “Nadie podrá probar jamás que mi padre se ha apropiado de un solo céntimo de los EREs. Ni él, ni un solo conocido suyo”, sentencia Manuel Griñán Caravaca.

En una emotiva carta que corrió como la pólvora este lunes por las redes sociales, Manuel Griñán lamenta el día en que su padre decidió marchar a Andalucía en 1982 como viceconsejero de Trabajo, “la peor decisión de su vida” por cuanto no solo condicionó la vida de su mujer y sus hijos, sino porque ahora “no solo no estaría pasando por el martirio actual, sino que económicamente habría vivido con mucha más holgura ejerciendo su puesto de funcionario del Estado por oposición”. Y lamenta la escasa retribución para tamaña responsabilidad como la que llegó a asumir su progenitor, porque “una cosa es dar ejemplo y otra muy distinta ser gilipollas”.

Es más, subraya que “en época de los capitales en Suiza y en Panamá”, su padre solo ha tenido una cuenta bancaria porque en su casa “los únicos sobres que se abren son los de la correspondencia, que nunca ha traído nada bueno”. “Comprendí que la austeridad constituía una realidad autoimpuesta por su sentido de la responsabilidad y de la honorabilidad”, insiste.

Sobre la causa judicial, apunta que “quienes metieron el cazo para hacer uso ilegítimo de ese dinero son una serie de sujetos de la Consejería de Empleo bien identificados, sobre los que él no tenía responsabilidad jerárquica”, en alusión al ex director general de Trabajo y Seguridad Social, Francisco Javier Guerrero y otros cargos de aquel departamento, y lamenta que toda la acusación sobre Griñán se base en suposiciones y en el hecho de “no haber cambiado un procedimiento que él no creó, aun cuando esos sujetos también malversaron dinero público por los procedimientos estipulados”. Así, llega a comparar la situación de su padre con la de Bárcenas, y se pregunta acerca de cómo es posible que el jefe directo de éste, “que durante años estuvo recibiendo sobres con dinero, no supiera nada de los tejemanejes del tesorero y dirija ahora sus jaurías contra mi padre?”. Por eso, define la instrucción del caso ERE como “la peor de las pesadillas”, porque “vino a destrozar la vida de mi familia y nos sumió en el miedo y el insomnio”. “Mes a mes, hemos sufrido las puñaladas de la ¿justicia?, de los medios y de la asquerosa política”, apostilla.