Diario Vasco

Los Carceller pagan 93 millones para evitar la prisión por «uno de los mayores fraudes»

Demetrio Carceller Coll (i), su hijo Demetrio Carceller Arce y José Luis Serrano Florez en la AN.
Demetrio Carceller Coll (i), su hijo Demetrio Carceller Arce y José Luis Serrano Florez en la AN. / Efe
  • Los dueños de Damm, Disa o Rodilla pactan con la Fiscalía, asumen su culpabilidad y son castigados a menos de un año de cárcel tras defraudar 72 millones

Los conocidos empresarios Demetrio Carceller Coll y su hijo Demetrio Carceller Arce, dueños de la cervecera Damm, la petrolera DISA (la más importante de Canarias), accionistas de Sacyr o propietarios de los restaurantes Rodilla, pagarán una multa de 93 millones de euros para evitar su entrada en prisión por "uno de los casos de mayor importe de fraude fiscal cometidos en España", según reconoce la Fiscalía Anticorrupción en una nota en la que explica el acuerdo extrajudicial firmado por las partes.

Los Carceller y otros dos acusados, Gabriel Petrus I. Labayen y José Luis Serrano Flórez, cooperadores necesarios del fraude, asumen así la condena a menos de un año de prisión por 13 delitos fiscales cometidos entre 2003 y 2009 (ejercicios no prescritos). La sentencia de conformidad que ha dictado este jueves la Audiencia Nacional tras el pacto entre los acusados y la Fiscalía especifica que los condenados ya han abonado las cantidades defraudadas, que ascienden a 24,6 millones de euros y los intereses devengados por las mismas (12 millones). Además de imponer penas de prisión de menos de un año, se les ha castigado con multas por importe de 55 millones. En total, 93 millones de euros.

El escrito de acusación aseguraba que los Carceller defraudaron 72 millones solo en los ejercicios no prescritos, así como de haber cometido blanqueo de capitales, un cargo que se ha retirado durante la negociación del acuerdo extrajudicial y que ha reducido de forma considerable la pena. La nota de la Fiscalía añade que este verano los abogados de los Carceller preentaron "nuevos documentos" que provocaron que se rebajara la cantidad que se les reclamaba. Una parte de los bienes por los que no pagaron impuestos correspondían a la esposa de Carceller Coll.

"El acuerdo de conformidad, que ha dado lugar a una reducción de las penal inicialmente solicitadas, se ha alcanzado valorando la antigüedad de los hechos cometidos -años 2003 a 2009-, el pago total de las cantidades adeudadas, sus intereses, las costas del proceso, así como la asunción de responsabilidades por todos los acusados en este procedimiento", señala la nota de Fiscalía Anticorrupción.

«Capacidad económica»

Las penas impuestas a Carceller Coll por cada uno de los delitos son de seis meses en los tipos básicos y de 9 en los agravados. En el caso de su hijo y los otros dos condenados son 3 meses para los tipos básicos y 4 meses y 15 días para los agravados. En un principio, Anticorrupción llegó a pedir 48 años de prisión para el primero y 14 años para el segundo.

A los ahora condenados se les aplica el Código Penal vigente en el momento de los hechos, por serles más favorable, y así ninguna de las condenas supera el año de prisión. Esto, sumado a que se ha reparado el daño, ha motivado que las penas de prisión sean sustituidas por una multa que ha sido mayor para los Carceller que para los otros dos condenados "atendiendo a su capacidad económica", dice Anticorrupción. "La ley preveía expresamente esta sustitución para los supuestos donde la reparación del daño adquiere especial relevancia", añade.

Demetrio Carceller Coll y su mujer habrían residido durante años en la localidad madrileña de Galapagar. En secreto porque pretendían hacer creer a Hacienda que lo hacían en Portugal y Reino Unido desde 1990, donde tampoco pagaban impuestos.