Diario Vasco

Otegi, fuera definitivamente de las elecciones al no admitir el TC su recurso

Otegi, durante un acto en Donostia
Otegi, durante un acto en Donostia / Michelena
  • Fuentes del Tribunal Constitucional confirman que el líder de la izquierda abertzale no podrá concurrir a las elecciones vascas

Arnaldo Otegi no podrá definitivamente ser candidato a lehendakari de EH Bildu al no admitir el Tribunal Constitucional su recurso de amparo. De esta forma, se agota la vía judicial. Arnaldo Otegi, en todo caso tiene previsto hacer la campaña hasta el final, aunque será oficialmente la periodista Maddalen Iriarte la definitiva cabeza de lista por Gipuzkoa.

El Tribunal Constitucional se había reunido a las seis de esta tarde para decidir si admitía el recurso de amparo del dirigente abertzale, Arnaldo Otegi, contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de San Sebastián que confirmó su exclusión de la lista electoral de EH Bildu. El alto tribunal tenía de plazo hasta el jueves para resolver el recurso pero en la reunión de esta tarde ha decidido no admitirlo a trámite, evitando entrar al debate jurídico que planteaba su defensa.

La Sala Primera del TC ha decidido por unanimidad no admitir el recurso al considerar que no existe, como reclamaba el recurrente, violación de un derecho fundamental tutelable en amparo.

El TC recuerda que las decisiones anteriores de la Junta Electoral de Gipuzkoa y el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de San Sebastián se basaban en la inelegibilidad en la que se encuentra Otegi por no haber terminado de cumplir la pena de inhabilitación para el ejercicio del derecho al sufragio pasivo a la que fue condenado, cuyo vencimiento la Audiencia Nacional fijó el 1 de febrero de 2021.

Y la Audiencia Nacional lo hizo, añade el auto, en una providencia con la que "el ahora recurrente se aquietó y consintió en su momento en el orden penal" al no formular recurso alguno.

Pero Otegi alegaba en su demanda que la pena de inhabilitación para el ejercicio del sufragio pasivo habría quedado extinguida al mismo tiempo que la pena de prisión de la que es accesoria, es decir, el pasado 1 de marzo.

De todos modos, el TC subraya que la providencia de la Audiencia Nacional no podía ser objeto ni del recurso amparo electoral ante el alto tribunal ni tampoco del proceso contencioso-electoral que el demandante promovió contra el acuerdo de la Junta, "al no ser la jurisdicción contencioso-administrativa la competente para determinar el cumplimiento de las penas y su liquidación".

El auto agrega que el acuerdo de la Junta Electoral no ha lesionado ninguno de los derechos fundamentales que invocaba Otegi en su recurso, como el derecho a la tutela judicial efectiva, el principio de legalidad penal y el derecho de participación en los asuntos públicos.

Otegi, continua el auto del TC, se encuentra en una causa de "inelegibilidad legalmente prevista, en virtud de una resolución judicial firme" y la Junta Electoral "estaba compelida" a su cumplimiento"

Avala asimismo la resolución del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de San Sebastián, porque este órgano no puede "enjuiciar o revisar" la resolución judicial dictada por la Audiencia Nacional respecto a la liquidación de condena de la pena de inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo.

El recurso preparado por el letrado Iñigo Iruin defiende que la liquidación de condena que fija en 2021 el vencimiento de la inhabilitación es firme pero no "intangible", y por lo tanto se puede modificar. El recurso argumenta que tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional ya han dicho que las liquidaciones de condena son provisionales. Por lo tanto, para la defensa, "firmeza e intangibilidad no van unidas en aquellas resoluciones que aprueban las liquidaciones de condena". La representación de Otegi basa su defensa en que la pena de inhabilitación para sufragio pasivo es "accesoria" a la de prisión, por lo que se extinguió al mismo tiempo que ésta, el pasado 1 de marzo

Al no admitir el alto tribunal el recurso de amparo, Arnaldo Otegi queda definitivamente inhabilitado ya que con este paso se agota el proceso judicial dado que no hay una instancia superior a la que recurrir antes de la celebración de las elecciones del 25 de septiembre. En caso contrario, tiene dos días para el debate jurídico y tomar una decisión.

Otegi sí podría acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para recurrir esta nueva decisión desfavorable, pero su fallo no se produciría antes del 25-S con lo que no podría ser candidato.

El dirigente independentista había sido excluido de las listas electorales por la Junta Electoral de Gipuzkoa debido a la pena de inhabilitación para sufragio pasivo (derecho a ser elegido) que pesa sobre él como consecuencia del caso Bateragune, el intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna, y que según sus abogados no se le puede aplicar.