Diario Vasco

Muere el etarra Bolinaga, asesino de tres guardias civiles y secuestrador de Ortega Lara

vídeo

El etarra Josu Uribetxeberria. / Foto: Archivo | Vídeo: Atlas

  • Estaba fuera de prisión a causa de un cáncer desde septiembre de 2012 por decisión de la Audiencia Nacional

  • Tuvo que solicitar asistencia psicológica para afrontar la muerte y ha padecido unos grandes dolores que ni la morfina pudo paliar

El etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga, condenado por el asesinato de tres guardias civiles y por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, ha muerto esta madrugada en su domicilio de la localidad guipuzcoana de Arrasate.

Bolinaga tuvo que solicitar asistencia psicológica para afrontar la muerte y ha padecido unos grandes dolores que ni la morfina pudo paliar. Así lo han señalado fuentes sanitarias que han indicado que el etarra, que estaba en libertad condicional por padecer un cáncer terminal desde septiembre de 2012 por decisión de la Audiencia Nacional, ha vivido los últimos meses con una gran angustia vital. Poco antes el Gobierno le había concedido, por el mismo motivo, el tercer grado penitenciario, una medida que enfrentó al Ejecutivo con las asociaciones de víctimas.

Desde hace un tiempo se le estaba suministrando morfina pero este tratamiento paliativo no fue capaz de controlar los dolores. Prueba de su estado. han agregado, es que Bolinaga no pudo asistir a los últimos controles periódicos del centro penitenciario y tampoco a otros de tipo sanitario. Recibía el tratamiento en su casa y necesitaba la ayuda de sus familiares para sus necesidades básicas y una silla de ruedas.

Libertad condicional

El pasado miércoles, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, recordó que hay cuatro decisiones judiciales en favor de la libertad condicional de Bolinaga. En una entrevista en RNE, el ministro ya dejó ver lo avanzado de la enfermedad que sufría el etarra.

Esta misma semana la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió para él 29 años de prisión acusándole de asesinar, el 8 de junio de 1986, al agente de la Guardia Civil Antonio Ramos Ramírez en la localidad guipuzcoana de Mondragón, junto a otros dos etarras, Javier Ugarte Villar y José Luis Erostegui. El fiscal le acusó de ser el "el autor material" del asesinato, encargado de efectuar los disparos que acabaron con la vida del agente.

Por este mismo crimen el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ordenó en abril de 2014 prisión domiciliaria para el etarra, después de un año y medio en libertad condicional. No obstante, en junio la Sección Segunda de la Audiencia Nacional estimó el recurso de Bolinaga y anuló la medida, permitiéndole volver a la libertad condicional.