Diario Vasco

Condenado a 9 meses por quebrantar una orden de alejamiento al enviar un mensaje por Facebook

  • La mujer cambió la fotografía de su perfil en la red y bajo la nueva foto apareció un comentario realizado desde el perfil de su ex pareja diciendo "a la vete a enseñarlo guapa"

La Audiencia de Palma ha confirmado una condena de 9 meses de prisión para un hombre por quebrantamiento de medida cautelar, al saltarse la prohibición de comunicarse con su expareja cuando escribió un comentario a una fotografía colgada por ella en su perfil de Facebook .

La sección primera del tribunal provincial ha desestimado el recurso interpuesto por el hombre y ha confirmado la condena dictada por el Juzgado de lo Penal 6 de Palma que le condenó a 9 meses de cárcel por quebrantamiento de medida cautelar con la agravante de reincidencia.

El 15 de octubre de 2012, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Palma dictó una orden de protección en contra del hombre que estableció, entre otras medidas, la prohibición al acusado de comunicarse con su expareja por cualquier medio.

Cinco días después, la mujer cambió la fotografía de su perfil de Facebook y bajo la nueva foto apareció un comentario realizado desde el perfil del acusado diciendo "a la (sic) vete a enseñarlo guapa".

Tras su condena, el hombre recurrió la sentencia alegando que durante el juicio no se había practicado prueba suficiente para acreditar el quebrantamiento del alejamiento ni se demostró quién envió el mensaje desde Facebook .

Alegó además que colgar un comentario en un muro de Facebook no atenta contra el bien jurídico protegido y pidió que se le aplicara la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas porque la sentencia se dictó el 27 de marzo de 2014 cuando el juicio se había celebrado el 8 de enero, razón por la que solicitó una rebaja de la pena impuesta.

La Audiencia de Palma ha desestimado las alegaciones porque considera que la víctima probó los elementos constitutivos del quebrantamiento de condena al acreditar el mensaje enviado, desde dónde (el perfil de Facebook del acusado), a quién (al perfil de la expareja) y que había en vigor una prohibición de comunicación.

El tribunal recalca que el hombre no aportó pruebas de descargo ni nada que desvirtúe la acusación, ni pidió una identificación de la dirección IP del ordenador desde el cual se escribió el comentario para demostrar que se lo envío ella misma como alegó el acusado en el juicio.

La sala detalla que, por el funcionamiento de la red social Facebook , el hecho de que una persona agregada a un perfil haga un comentario supone que "es evidente que lo realiza con la intención y con el pleno conocimiento de que el comentario será leído por la persona titular del perfil y que es un mensaje inequívocamente dirigido".

Según la Audiencia de Palma, el condenado era plenamente consciente de que con el comentario que escribió en Facebook "infringía la prohibición impuesta" y quebrantaba el alejamiento mediante un acto de comunicación.

También rechaza aplicar la atenuante de dilaciones indebidas porque considera que los casi tres meses transcurridos desde el juicio a la sentencia no pueden considerarse "una demora excesiva" en el tiempo "teniendo en cuenta la carga de trabajo de los juzgados y el plazo medio de resolución de asuntos".