Diario Vasco

Sánchez dice que derogará los acuerdos con la Santa Sede

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez. / Manuel Lorenzo (Efe)
  • El líder del PSOE remarca que terminará con la asignatura de religión en las escuelas si es elegido presidente del Gobierno en las próximas elecciones generales

  • Asegura que emprenderá un proceso de reforma fiscal "distinto al del Partido Popular, que persigue al trabajador y premia al defraudador"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado que derogará la reforma laboral y los acuerdos con la Santa Sede, así como que terminará con la asignatura de religión en las escuelas si es elegido presidente del Gobierno en las próximas elecciones generales.

El líder socialista ha hecho estas declaraciones durante su intervención en el acto de apertura del curso político en Alicante, en el que ha estado acompañado de su homónimo en la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y por representantes provinciales y locales de su partido. Sánchez también ha dicho que emprenderá un proceso de reforma fiscal "distinto al del Partido Popular, que persigue al trabajador y premia al defraudador".

En cuanto al sistema educativo público, ha manifestado que el problema "sí es el dinero, si éste supone recortes en becas o estudiantes en clases sin aire acondicionado o en barracones" y ha recordado que propondrá un pacto por la educación, tal y como ya anunciara el sábado por la mañana tras participar en su primer Comité Federal del partido. Por lo que respecta a la sanidad, ha asegurado que si su partido gobierna eliminará "los copagos y repagos".

Cambio

Sánchez, que ha abierto su discurso dirigiéndose a los militantes alicantinos al grito de "veo que tenéis hambre, pero hambre de la buena, de acabar con la derecha", ha instado a su militancia a que sientan "el orgullo de ser socialista". Porque "España vive tiempos de cambios, muy difíciles, por la crisis sin fin que sufrimos desde hace seis años; vemos desigualdad, pobreza, falta de oportunidades, exilio de jóvenes... Pero tenemos que afrontar esos problemas y aprovechar las oportunidades que ofrece la crisis, que es lo que no está haciendo Rajoy", ha proseguido.

"El cambio que necesita España no es un mero cambio del partido al frente del Gobierno, si no uno profundo como el que hizo el PSOE en su momento con Felipe González y Alfonso Guerra, entre otros", ha agregado.

En este punto ha recordado que primero había que "cambiar el PSOE", algo que hicieron con las listas abiertas para las elecciones primarias del partido en la que resultó elegido secretario general, respondiendo así "a la crisis democrática de España". En este punto de regeneración democrática, ha subrayado que "la corrupción que más le duele y le indigna es la que está dentro de su propio partido. Por ello, propondrá en el Congreso "hacer realidad en las leyes lo que es de sentido común en la calle: quien la hace, la paga", ha advertido.

Asambleas abiertas con la militancia de base

Además, ha anunciado asambleas abiertas con la militancia de base a partir de este mismo mes, empezando en la comunidad autónoma de Baleres. También ha asegurado que su partido es "el más transparente" pues es "el único" que ha publicado sus cuentas en la web y que tiene previsto "en las próximas semanas" hacer lo mismo con los bienes y patrimonio de sus mandatarios.

En otro orden de cosas, se ha referido a la oposición de partidos como Podemos, aunque ha evitado mencionarlo en ningún momento de su discurso. "A la resignación del PP le ha salido un aliado: el populismo. Si hay alguien que se frota las manos con su ascenso son los populares", ha opinado. Así, ha asegurado que el PP "sabe que la única forma de perpetuarse en el gobierno es fragmentar a la izquierda".

Deuda públia

En esa política, ha dicho que su partido "siempre" va a "denunciar el aumento explosivo de la deuda pública, que no se ha recibido en forma de bienestar por parte de los ciudadanos", si bien ha matizado que su partido "nunca" va a decir "que no se pague", ya que, de hacerlo "al día siguiente se caerá el Estado de Bienestar, las pensiones y la educación y sanidad públicas". En cambio, ha valorado que "la solución es reestructurar la deuda pública" pero "primero rescatando a las familias".

"Tenemos proyecto. Hay muchos que ven el futuro como una amenaza por la crisis y la política económica del PP, pero tenemos que transformar eso en un futuro de esperanza, de igualdad, de libertad y de progreso", ha sentenciado.

Por último, ha pedido una reindustrialización del país, así como medidas para frenar la brecha salarial entre hombres y mujeres y pelear contra la violencia machista.