Viaje al Jurásico

Esqueleto de uno de los grandes dinosaurios que se pueden ver en el Barranco Perdido/
Esqueleto de uno de los grandes dinosaurios que se pueden ver en el Barranco Perdido

Este verano, lleva a tus hijos al Barranco Perdido, en la localidad de Enciso, para que vean dinosaurios a tamaño natural y descubran sobre el terreno cómo vivían aquellos gigantescos animales hace millones de años

VICTORIA SOUVIRON

Los niños son grandes aficionados al mundo de los dinosaurios. ¿Cuál de ellos no tiene entre sus juguetes alguna figurita del tiranosaurio o del velociraptor? Este verano, lleva a tus hijos al Barranco Perdido, en la localidad de Enciso, para que los vean a tamaño natural y descubran sobre el terreno cómo vivían aquellos gigantescos animales hace millones de años. Lo pasarán de lo lindo jugando a ser expertos paleontólogos, mientras recorren un gran espacio temático en el que la diversión y las emociones fuertes están garantizadas, a través de un circuito multiaventuras de pasarelas, redes, troncos, obstáculos, una tirolina y un largo tobogán que representa el cuello de un branquisaurio. Los exploradores más pequeños también tienen una zona con talleres para pintar, hacer puzles, buscar fósiles y escalar por un rocódromo hecho a su medida.

Junto a la Colina Encantada, donde se encuentran estas atracciones de habilidad, destreza y equilibrio, la Estación Paleontológica reproduce en la montaña tres grandes yacimientos de icnitas al aire libre. Llega el momento de hacerse con una escobilla, como los auténticos científicos de la prehistoria, y rastrear pacientemente el suelo en busca de huellas fósiles de animales y vegetales.

Barranco perdido

Dirección
Dirección: Carretera Navalsaz s/n (Enciso). Llegar: Por la autopista de Logroño, salida Agoncillo, N-230 hacia Arnedo, y coger la LR-115.
Horarios
De 11.00 a 20.00 horas.
Precios
De 23,75 € adultos y 17,75 € niños.
Teléfono
941396080.
Web
barrancoperdido.com

Una vez localizadas, se fotografían con un escáner para, a continuación, pasar al Laboratorio del Tiempo y analizar los hallazgos encontrados en modernas pantallas táctiles. Este verano, sirviéndose de las nuevas tecnologías, el laboratorio ha estrenado una pantalla-proyector en el que cobra vida un dinosaurio con el que el podrás interactuar.

Ecos de bestias

No te olvides el traje de baño, porque a lo largo de la expedición tendrás tiempo de disfrutar de la gran piscina paleontológica y tomar el sol en la playa cretácica mientras escuchas los ecos de los saurios, investigas su rastro y dejas tu propia huella junto a las suyas. La Colina de los Saurios también tiene una zona acuática para que los niños descubran fósiles entre los guijarros de pozas, cascadas y geiseres, esos surtidores de agua que, cuando menos te lo esperas, saltan del suelo y te ponen pingando.

El Barranco Perdido acoge además el Museo Cretácico, que muestra cómo vivían, se alimentaban, se reproducían y, finalmente, cómo se extinguieron los dinosaurios. La visita a este espacio se puede ampliar con la subida en un todoterreno a uno de los yacimientos reales de icnitas que se encuentran en los alrededores –Virgen del Campo, Senoba o Valdecevillo– para ver las huellas que estos animales dejaron hace millones de años en La Rioja y las reproducciones a tamaño natural de algunas de las especies que habitaron allí, como el iguanodone, el branquiosaurio y el tarbosaurio. En agosto, las expediciones se organizan de martes a domingo, a las 11 y a las 13 horas.

Como la jornada se plantea intensa y llena de actividad, seguro que las ganas de devorar al mediodía serán del calibre de un saurio gigante. El parque cuenta con un restaurante de menú self-service, que incluye platos caseros, pizzas y bocadillos, una zona de barbacoas para asar tú mismo al sarmiento carnes de la región, y dos cafeterías. Una de ellas, a partir de las cinco de la tarde, se convierte en un agradable chill-out para escuchar música y tomar una copa. Los fines de semana, antes del cierre de las instalaciones, en el anfiteatro se celebran actuaciones teatralizadas, para poner el broche final a este apasionante viaje al pasado.

La comarca de Enciso dispone de con una buena oferta de alojamiento rural, como La Posada de Santa Rita (941396071), situada en el mismo pueblo, o El Casino Munilla, que, además de habitaciones, tiene un restaurante para degustar gastronomía riojana (Enciso, 8. Munilla. 655725846).

Temas

Enciso

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos