Ttutturre, la inconfundible cima de Aralar

Su peculiar forma triangular destaca entre las cumbres que conforman la línea de las Malloak de la sierra vasco-navarra

Ovejas pastan en Aralar con la cima de Ttuturre en segundo plano./BELAUNTZARAN
Ovejas pastan en Aralar con la cima de Ttuturre en segundo plano. / BELAUNTZARAN
ELISA BELAUNTZARANSan Sebastián

La magnífica meteorología que nos acompaña durante estos días de puente anima a visitar cualquiera de las cumbres de nuestro entorno, como por ejemplo las Malloak de Aralar. Esta semana nos proponemos realizar una ruta interesante y nos dirigimos a Ttutturre (1.282 m.), la pirámide calcárea de Aralar, para seguir disfrutando de la montaña en otoño.

Las opciones para subir hasta esta peculiar cima de forma triangular, en su parte superior, son variadas. Dependiendo de las ganas o el tiempo que contemos podemos optar por una bonita ruta de varias horas desde Guardetxe o si nuestro fondo físico nos lo permite, desde Intza, donde superaremos un kilómetro vertical que nos supondrá un importante esfuerzo, pero que en alrededor de una hora y media nos recompensará con unas magníficas vistas en las que Betelu y el valle de Araitz con sus caseríos repartidos entre las praderas verdes, se sitúan a sus pies. Una estampa preciosa en la que uno siente una sensación de grandeza, que compensa cualquier esfuerzo y permite disfrutar de la belleza natural de este entorno en el que el silencio impera a sus anchas y nos transmite una energía especial. Algunos hablan de la magía de Aralar, una sensación difícil de describir, pero que merece la pena experimentar.

Vista de las Malloak de Aralar desde Ttutturre, caballos pastan sobre la niebla que cubre el valle, y la forma triangular de la cima. / BELAUNTZARAN

Ttutturre o Ttutturregi se sitúa en la parte más oriental de la sierra de Aralar, de la que es conocida como las Malloak. Su denominación varía y al parecer el nombre Urdanetako tutturre o Urdenasko ttutturre proviene de la majada que se encuentra en sus proximidades y en la cual se pueden observarse algunos arcos, o arkuek, edificaciones de piedra caliza que los pastores de la zona utilizaban como lugar de refugio. También ha sido reconocida como Aitzorrotxeta. Según se recoge en Mendikat, en los años 50 del s. XX un grupo de montañeros lo bautizó así por su fisonomía de peña afilada. No pasó de ser algo anecdótico. El montañero J.M. Ansa recoge que al collado de la cumbre se le denomina Txintxaleku, que figura hoy por hoy en los mapas del IGN. Este mismo autor, al estudiar el apeo de amojonamiento del año 1685 realizado por Jerónimo de Elordi, indica que la cumbre se señala con el nombre Estenarrigibel.

Hoy la denominación Ttutturre es la más extendida y la conocida cumbre goza del reconocimiento de los mendizales.

Desde Lekunberri, Baraibar o Intza

Una de las opciones más populares de ascensión es desde el km.10 de la carretera que une Lekunberri con San Miguel de Aralar. En ese punto se encuentra en el lado derecho de la carretera. Tras pasar una puerta metálica verde, una pista que nos lleva al collado Atakaxar (1.170 m.) en los rasos de Etzantza (1.055 m.). Desde aquí hay que ir al collado entre Ttutturre y Alborta (1.228 m ), que se denomina Abateko lepoa (1.158 m.). La caminata es amena y está señalizada, con algunos tramos entre hayedos, que ahora lucen sus mejores galas, y otros por campos abiertos antes de llegar a la importante subida que deberemos superar antes de encontrarnos su buzón. En el tramo final, un sendero nos conduce hasta la cumbre a la que llegaremos después de haber superado el accidentado Lapiaz.

Otra opción es la ascensión desde Baraibar (635 m.), siguiendo en el primer tramo una pista cementada en dirección oeste. El itinerario deja cerca el repetidor de la cota de Dolboa (895 m.) y alcanza el paraje de Izarrite (880 m.), donde se empieza a gestar el corte rocoso de Malloak. Pronto se llega a Belutako langa (915 m.). El camino sigue ascendiendo por el hayedo para salir a los despejados rasos de Etzantza (1.055 m.). Desde aquí dirigirse al collado Abate (1.158 m.) y a la cima.

Lugar idílico

Intza es un pequeño concejo del valle de Araitz, muy cerca de Betelu, que la tranquilidad convierte en un lugar idílico para vivir para aquellos que disfrutan del silencio y la naturaleza. Es habitual ver pastar a las ovejas, yeguas y vacas en los terrenos que rodean al centro urbano. El tintineo de sus cencerros y correspondiente balidos rompen la monotonía acústica del entorno.

La ascensión desde Intza (313 m.) comienza desde la iglesia de Santa Cruz. Allí se encuentra un pequeño aparcamiento desde el que nos acercamos a la plaza. Debemos seguir una pista cementada que nos acercará al caserío Ansonegoikoa (480 m.) y poco a poco llegaremos hasta unas bordas, donde finaliza la pista cementada para seguir por un sendero de tierra por una zona repleta de avellanos. La senda se recupera y se dirige en dirección oeste en busca de la fuente de Aginaga (995 m.). Desde aquí y tras dejar atrás los contrafuertes de las Malloak, continuamos el ascenso (sur) por verdes prados en dirección a Abateko lepoa (1.158 m), ya con la mirada puesta en la coqueta pirámide de Ttutturre. Desde aquí ya bajo la cumbre, tan solo nos resta el último y duro repecho hasta alcanzar la cima.

Camino desde Intza que nos llevará hasta Ttutturre.
Camino desde Intza que nos llevará hasta Ttutturre. / BELAUNTZARAN

El ascenso se realiza de manera natural, la pendiente nos indica el paso que deberemos seguir hasta lograr nuestro objetivo, teniendo siempre en cuenta que deberemos superar mil metros de desnivel entre nuestro punto de partida y la cima de Ttutturre. Un manto verde será el escenario de esa exigente subida desde la que disfrutaremos de unas vistas espectaculares. El contraste del verde de los pastos con el gris de la piedra de las Malloak es impactante. Con calma y paso firme logramos divisar el buzón de la cima. Después toca recuperar el aliento y disfrutar de la belleza que nos rodea. Las cimas que se pueden ver desde ella son innumerables. Un placer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos