Tesoros a pie de viña en La Rioja

Castillos, bodegas y gastronomía jalonan esta ruta por los municipios riojanos menos conocidos, cuya riqueza monumental merece un recorrido pausado

El castillo y la torre de Santa María de la Asunción presiden el casco urbano de Sajazarra/Fotos: Daniel del Castillo
El castillo y la torre de Santa María de la Asunción presiden el casco urbano de Sajazarra / Fotos: Daniel del Castillo
ELENA SIERRA

Y todavía hay que oír que en La Rioja solo se puede ir de bodegas. Bueno, sí, hay muchas, y gran parte del esfuerzo público y privado para dar a conocer turísticamente la comunidad se basa en el enoturismo. Pero el patrimonio cultural y natural de este rincón de la Península, que está a tiro de piedra de Gipuzkoa, es enorme. Solo en la Rioja Alta, la parte más occidental (las comarcas de Haro, Santo Domingo de la Calzada, Ezcaray, Nájera y Anguiano) hay rincones con encanto para exportar. Una ruta decorada con dos de los castillos mejor conservados del territorio, iglesias románicas y barrocas, recintos amurallados y puentes de piedra sobre los ríos Tirón y Oja es la que, cerca de Haro, va desde Casalarreina a Sajazarra incluyendo en el camino las localidades de Tirgo y Cuzcurrita de Río Tirón, cada cual con su imagen de postal (o más bien sus imágenes).

Sajazarra, para empezar por el final del recorrido, forma parte de la asociación de pueblos más bonitos de España, y puede permitírselo porque sus callecitas empedradas mantienen intacta la esencia medieval, dicen que como casi ningún otro sitio en La Rioja. Es un pueblo minúsculo, pero cuenta con un castillo del siglo XV, construido cuando la villa pasó a ser señorío de los Velasco -y que está habitado, por cierto-, restos de la muralla de la época de Alfonso X el Sabio y de una de las puertas de acceso, la del Arco, una iglesia consagrada a Santa María que hunde sus raíces también en el siglo XIII y varias casas palaciegas. El paso del río va construyendo rinconcitos bucólicos alrededor, y más en otoño, por aquí y por allá; pero si se es más de ver pasar el tiempo por la ventana desde algún interior, el resturante Ochavo promete productos típicos de la tierra a buen precio (los menús son de 12 y de 19 euros).

El río que pasa por Sajazarra llega hasta Cuzcurrita, a solo diez minutos de este pueblito rodeado de viñas. Pero aquí el caudal de agua importante se llama Tirón, y es el apellido de la localidad. Para salvarlo hay un puente precioso que construyeron en sillería los habitantes de hace más de cinco siglos. El puente une el casco urbano, que conserva también el trazado medieval como si no hubiera pasado el tiempo por él, con la zona de las bodegas, levantadas hoy sobre las antiguas cuevas.

Arriba, el castillo, el puente y la iglesia de San Miguel de Cuzcurrita, a orillas del Tirón. A la derecha, Iglesia de San Martín de Anguciana.y comedor de La Vieja Bodega.

Callejuelas empedradas

La vista es espectacular: a un lado, algunas casonas con miradores; al otro, el castillo de los Velasco en un recinto amurallado y con una torre del homenaje sin ventanas; debajo, el lavadero y dos caminitos ribereños que van remontando el curso del río y adentrándose en la naturaleza. Detrás, las callejuelas empedradas, los cantones, las placitas para tomarse algo y hasta las visitas guiadas a palacetes como el del Hotel Teatrisso -un viaje en el tiempo con cata de vinos en el calado de este edificio del siglo XVII-. Y un poquito más al fondo, la iglesia de San Miguel, Bien de Interés Cultural desde 1978: altísima y barroca (al parecer este templo es el mejor ejemplo del estilo barroco riojano).

En la vecina localidad de Anguciana hay una torre que se conserva en buen estado y que a lo largo de los siglos ha sido hasta colegio de una congregación religiosa. En Tirgo, también a solo unos minutos de coche, la que destaca es la iglesia de origen románico de San Salvador. Data del siglo XII, aunque se cree que su origen puede remontarse a un par o tres antes, casi nada. Entre las muchas figuritas que adornan los capiteles, hay una figura de mujer desnuda con una serpiente en cada pecho, lo que contrasta, y mucho, con las cabecitas más modosas de personas y animales, y con las florecillas. Si uno está interesado de verdad en explorar el románico riojano, puede subirse al autobús que la comunidad fleta. Las entradas (15 euros, 40 plazas cada sábado) se pueden adquirir a través de experiencias.lariojaturismo.com.

Rioja alta

Dónde
Los municipios elegidos para la ruta (Sajazarra, Cuzcurrita, Anguciana, Tirgo y Casalarreina). Se encuentran a menos de 15 kilómetros de Haro.

La última parada de esta ruta por la Rioja Alta, sin embargo, va directa hacia el gótico, el del monasterio de La Piedad de Casalarreina, en la plaza Santo Domingo de Guzmán. Su iglesia fue consagrada en 1522 por un Papa, Adriano VI. La imagen de la virgen sujetando a su hijo está esculpida en la puerta principal del templo, y está protegida por un pórtico de pilares altísimos. Y es que aquí mandan las grandes dimensiones en todo: la nave de la iglesia es grande y cuenta con siete retablos, el convento es grande, la huerta es grande (sus buenos 30.000 metros cuadrados de los que surgen, entre otras cosas, las mermeladas que se venden allí), el claustro lo es... Las instalaciones pueden visitarse cualquier día de la semana por tres euros, y lo mejor es concertar la cita (619387277). Un paseíto por los alrededores deja al descubierto palacios y casitas con solera... Y una calle llena de bares, la Avenida de La Paz.

Para quien quiera echar a andar, la ruta verde de Oja-Tirón une en solo doce kilómetros de riberas Casalarreina y Haro, en cuyo Barrio de La Estación algunas de las bodegas más famosas están dispuestos a saciar la sed y quitar el hambre en sus bares, sin necesidad de realizar la consabida visita guiada. Es el caso de Rioja Alta, López de Heredia, Roda, Gómez Cruzado, Muga y Cvne, por citar algunas.

Recomendaciones

En Casalarreina hay al menos dos restaurantes muy personales que hacen que merezca la pena quedarse a comer. Uno es la casita de ladrillo de La Vieja Bodega (Avenida de la Rioja, 17, 941324254) recientemente situado en el sexto lugar entre los mejores restaurantes de España, según los Premios Travelers’ Choice de Tripadvisor. Entre sus platos, propuestas como el cremoso de queso de Cameros con anchoas de Santoña, uvas rojas y texturas de tomate, el pisto riojano con láminas de bacalao y salsa de choriceros y el rabo estofado y desmigado con crema de foie y guiso de setas. El otro es La Cueva de Doña Isabel (Travesía de los Jardines, 15. 941324122), que ofrece, entre otros, un menú degustación con verduras frescas con emulsión de tomate y arbequina, crepe relleno de morcilla, bacalao a la riojana con chorizo picante y salsa piperrada, carrilleras de ternera al vino tinto de Rioja y natillas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos