Beriain, Soñando con la preciosa inmensidad

Impresiona y exige un esfuerzo para poder ascender a su punto más alto, a 1.494 metros, pero ofrece unas magníficas vistas que dejan huella

Beriain, Soñando con la preciosa inmensidad
E. Belauntzaran
ELISA BELAUNTZARAN

El silencio roto por el viento hace que regreses al mundo terrenal después de contemplar las magníficas vistas que se disfrutan desde el monte Beriain en plena sierra de Andia y en medio de la nada, la ermita de San Donato. Una pequeña edificación que te hace la presencia humana mientras los ojos se pierdan en la enorme inmensidad del valle de Sakana, situado entre la sierra de Aralar y Andia-Urbasa. En ese momento te sitúas en el tiempo y en el espacio después de haber tenido la sensación de haber tocado el cielo. Un sueño, tal vez, pero es tan bonito todo lo que te rodea que te absorbe la sensación de haber dejado atrás el mundanal ruido y haberte perdido en un entorno natural precioso.

Beriain se ubica en la sierra de Andia o Andiaga, una gran meseta notablemente elevada sobre el valle y que constituye la prolongación natural de la sierra de Urbasa hacia levante. El relieve de la sierra se ajusta al típico karst de los terrenos calcáreos, que conforma en superficie deresiones y cuencas cerradas (dolinas, uvalas), lapiaces (campos donde asoma la agreste roca caliza), mientras que en el interior la circulación del agua subterránea ha dado lugar a una red de galerías, cuevas y simas.

Y en ese inmeso espacio natural se encuentra la ermita de San Donato, el punto de referencia para localizar nuestro objetivo de esta semana. Un lugar espectacular que cada vez que uno visita te sigue impactando. Su joya, la pequeña ermita, se sitúa en terrenos de Uharte Arakil. Está recogido que hay constancia de una reseña del obispo visitador en agosto de 1797, año en el que mandó hacer nuevas todas las ermitas de Uharte-Arakil excepto la de San Donato. Fue restaurada en 1906 aunque en 1952 presentaba un estado ruinoso y los de Huarte-Araquil habían dejado de acudir a ella, si bien seguían haciéndolo los de otras localidades como Arbizu y Ergoyena. En 1958, tras ser reconstruida, fue inaugurada.

Interior de la ermita de San Donato
Interior de la ermita de San Donato

Uharte-Arakil es una localidad navarra del valle de Arakil que ofrece una de las rutas de acceso a este mítico monte que a diario recibe la visita de gran número de aficionados que lo guardan entre sus preferidos. En los alrededores de Uharte Arakil se encontraba Aracelli, posición vascona muy próxima al límite con los várdulos y que en el siglo III d. C. era una mansión en la vía romana que unía Astorga y Burdeos. Aunque la historia de la localidad nos lleva a la Edad del Bronce, gracias a una azuela de fibrolita totalmente pulimentada así como los más de 16 monumentos megalíticos, el menhir Erroldan Harria en el valle de Ata, junto con muchos dólmenes.

Guía

Acceso
Siguiendo la A-15 se llega a Irurtzun. Allí se debe optar por la autovía dirección Altsasu. En cuestión de unos diez minutos llegaremos hasta el acceso de Uharte-Arakil.
Tiempo
Puerto de Lizarraga (4h); Huarte Arakil (3h); Goñi (3h 30 min); Unanu (2h 30 min); Senosiain (2h 30 min).
Dónde comer
Uharte-Arakil cuenta con el restaurante Itxesi y Txomin.

Desde Uharte Arakil

Beriain es uno de esos montes que deja huella. Espectacular por la sensación de gandeza, de libertad, de belleza que transmite, es una de las cimas más recomendables en cualquier época del año.

El monte Beriain está ubicado en la sierra de Andia/Andiaga, constituyéndose como su máxima altura. Domina desde la margen derecha del río Arakil el valle de Sakana o Barranka, con un desnivel superior a los mil metros.

Dentro de la sierra de Andia se pueden considerar varias unidades geográficas. La más destacada e individualizada es la sierra de San Donato, donde culmina Beriain (1.494 m.). Forma un apéndice orientado en la dirección N.W-SE que finaliza súbitamente en el característico morro de Ihurbain (1.420 m.). Esto hace que desde los puntos de Sakana próximos a Etxarri-Aranatz, la montaña se observe como una pirámide gigantesca y airosa. En esta vertiente se observa una gran fractura que desemboca en la cima. Se trata de la grieta de Ihurbain.

Para acceder a esta mítica cima comenzamos el recorrido en Uharte-Arakil. Un cartel nos indica San Donato por una amplia pista. Tomamos una pista, que pasa junto a los últimos edificios de Uharte-Arakil, en la que al poco llegaremos a un cruce de pista, donde giraremos hacia nuestra derecha, donde un cartel nos indica la dirección correcta. Proseguimos el camino rodeados de vegetación y parcelas ganaderas, encontrándonos un pequeño repecho donde se va despejando la vegetación y aparecen las vistas hacia la Sierra de Andia, justo tras el cual rodearemos una amplia escombrera hasta llegar a una amplia zona habilitada como parking.

Atravesamos el parking, donde veremos otro cartel que nos indica hacia San Donato, lugar. Allí comienza el sendero hacia la cima. Tramo exigente que deberemos afrontar con tranquilidad y calma. El sendero, al principio amplio y suave, va poco a poco metiéndose entre los árboles y por un terreno cada vez más pedregoso y empinado. Tras unos 100 metros de subida, se pasa junto a un estrecho sendero descendiendo hacia una barrancada a nuestra derecha. Proseguiremos por nuestro sendero, que cada vez se pone más empinado y con mucha piedra suelta, e iremos alternando zonas de vegetación con zonas despejadas de esta durante unos 200 m., hasta que atravesemos una zona con mucha vegetación, tras la cual desembocaremos en un cruce con una pista.

Uno de los hayedos que se sitúan en el ascenso.
Uno de los hayedos que se sitúan en el ascenso.

De nuevo un cartel indica el camino a seguir, una senda que se mete entre la vegetación y que asciende hacia la izquierda, hasta encontrarnos a la izquierda un pedregal con un empinado atajo, que tomaremos para ascender 60 fuertes metros hasta llegar a 'La diagonal de San Donato'. Suavemente seguimos el sendero en diagonal, por la que ascenderemos 220 metros; recorriendo primero una zona de mucha vegetación. Allí encontraremos el desvió hacia el kilómetro vertical a la derecha, y una última parte sin vegetación y más rocosa que nos lleva hasta el portillo de Uharte.

Una vez en el portillo, nos hallaremos en la meseta superior de la sierra. Continuaremos por un amplio camino pedregoso que nos conducirá hasta la ermita de San Donato. De allí deberemos desviarnos unos escasos metros para llegar a la cima de Beriain (1.494 m.).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos