Onddi, esa apetecible visita

Esta familiar cima de 548 metros de altitud nos permite disfrutar de una salida más que recomendable en cualquier momento

Onddi, esa apetecible visita
ELISA BELAUNTZARAN

El gris es el color predominante de este húmedo invierno. Nubes grises nos acompañan en nuestras salidas, fieles en unas jornadas en las que el sirimiri se ha convertido en el silencioso aliado y protagonista de numerosas conversaciones.

Hasta la niebla se ha impregnado de un color grisáceo y cuando la lluvia da tregua, inunda bosques y llena valles ofreciéndonos preciosas estampas en las que todavía se pueden ver los restos de la últimas nevadas en los puntos más altos y las zonas sombrías. Aunque algún rayo de sol nos recuerda que falta poco para la llegada de la primavera. El sol y algunas valientes flores de San José, que haciendo poco caso a termómetros o predicciones meteorológicas han aprovechado los escasos rayos de sol que hemos visto este mes de enero y han brotado en algún templado rincón han hecho acto de presencia.

Pero ni el frío, ni las nubes ni el sirimiri pueden frenarnos en nuestro propósito de disfrutar de una salida a cualquiera de los montes que nos rodean. Variedad y cantidad por doquier para aprovechar unas horas de tiempo libre, si puede ser con amigos o familia. En esta ocasión, visitaremos Onddi (548 m.). Una propuesta sencilla que nos ofrece unas magníficas vistas de Donostia, del Hernio, de Buruntzaldea, de Adarra... Sencilla pero de las bonitas y de las que resultan fáciles para organizar y realizar. Onddi se sitúa en el macizo Adarra- Mandoegi. Esta cumbre es doble, separada por una pequeña bajada. Destaca como el resto de las montañas de este macizo porque reúnen un gran conjunto de monumentos megalíticos. Entre ellos, en Mulisko gaina (378 m.) Munisku que era conocido como ‘kanposantu zarra’ (cementerio viejo), en el que se encuentra un conjunto megalítico con tres cromlechs acompañados de menhires y una cista. Esta última es una cámara de un dolmen pero sin la estructura tumular o gargal que lo rodea generalmente. Sin despreciar por su importancia los dos cromlechs que poseen piedras que hacen la circunferencia y el menhir. Muy cerca se puede ver otro menhir aislado de 1,75 m. de altura. Tesoros para repasar la historia de los primeros pobladores de la zona de los que tenemos constancia por estos monumentos que nos muestran sus tradiciones y ritos funerarios.

Desde Besadegi

Para ascender hasta Onddi podemos partir desde el parking del restaurante Besadegi (300 m.) de Urnieta. Para comenzar nuestra salida debemos coger una pista de piedra que hay al principio del aparcamiento del bar, junto a un panel informativo sobre la Estación Megalítica de Onddi-Mandoegi. Se dirige primero al E y después avanza serpenteando hacia el NE. El cortafuegos del monte Onddi se divisa durante gran parte del camino.

La pista pasa junto a unas ruinas, donde, a su lado, vemos una casa. Más adelante atravesamos un paso canadiense. De manera pausada llegamos a un cruce de pistas precedido por un segundo paso canadiense. Estamos en el collado de Zuloeta. Dejamos nuestro camino y tomamos la opción del sendero de la izquierda, sin atravesar el paso (NE). Deberemos rodear una pequeña loma. Después nos encontraremos a nuestra derecha la valla de espino, y tras ella una pista paralela a nuestra senda. Siguiéndola llegaremos al collado de Ponzotarri (385 m.). Contemplamos los restos de un dolmen. Continuamos la subida por el ancho cortafuegos. La pendiente es bastante pronunciada.

En cuestión de una hora habremos alcanzado la cima del monte Onddi, que cuenta con dos buzones y un plato de orientación. En la segunda cima de Onddi se encuentra el vértice geodésico. Entre ambas hay restos megalíticos como Muniskue. Para llegar hasta allí debemos seguir el sendero que desciende hacia el SE entre las dos cimas (pasando la valla de espino hacia el lado de la segunda cumbre).

El descanso eterno de quienes reposan allí es perfecto porque las vistas de Donostia son preciosas.

GUÍA

Acceso:
Siguiendo la A-15 o la Gi-2132 llegamos al cruce entre Andoain y Urnieta que nos lleva a Besadegi. Continuar por la GI- 3721 y en diez minutos se llega al restaurante Besabi.
Tiempo:
Besadegi (1h); Hernani (1h 30 min).
Dónde comer:
En el restaurante Besabi. Tradicional el pintxo de chorizo y el caldo caliente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos