Los montes del Hierro sobre la ría de Bilbao

Colgados sobre la ría de Bilbao, los fascinantes montes de Triano son uno de los rincones más evocadores de las tierras vascas

Los montes del Hierro sobre la ría de Bilbao
EL DIARIO VASCO

Colgados sobre la ría de Bilbao, los fascinantes montes de Triano son uno de los rincones más evocadores de las tierras vascas. Conocidas desde los tiempos de los romanos, las minas de hierro que salpican la zona, fueron explotadas exhaustivamente desde finales del siglo XIX hasta casi el siglo XXI. Galerías kilométricas, edificios abandonados, desmontes de vértigo y viejos ferrocarriles mineros son algunos de los muchos vestigios que han sobrevivido hasta nuestros días. Pero entre todo este caos aparente, que la naturaleza se empeña en disimular, hay espacio para la belleza.

Datos

Provincia:
Bizkaia
Dificultad:
Fácil
Modo:
A pie
Temporada:
Invierno
Duración:
2 h 30 min
Distancia:
9,31 km

1.- Peñas Negras

Km >

El centro de interpretación de Peñas Negras, accesible por una empinada carretera local desde La Arboleda, marca el punto de inicio. Varias vagonetas y un corto tramo de un transporte aéreo recuerdan el pasado minero de la zona. La ruta a seguir está íntegramente señalizada en color lila, por lo que no hay peligro de perderse. Los primeros compases nos llevan a remontar un fuerte desnivel por una pista de tierra en mal estado. Siempre entre pinos, y tras veinte minutos de ascenso, alcanzamos un alto donde se suceden los cruces. Las señales nos llevan hasta una fuente donde comienza un suave descenso hasta el barrio minero del Saúco.

2.- El Saúco

Km 2,19 >

El silencio se ha apoderado del barrio. Los viejos edificios mineros parecen dormidos, devorados por el paso del tiempo y convertidos en fantasmas de piedra. Atravesamos el barrio por una pista que nos lleva después hasta un cruce cubierto de hierba. La ruta gira hacia la izquierda para iniciar el retorno, pero antes nos podemos desviar a la derecha para visitar la cueva de la Magdalena. El camino, al principio de hierba, se convierte enseguida en una bajada abrupta con mucha piedra suelta. Entre árboles, llegamos a un cruce de caminos. El de la izquierda, secundario, se dirige a la gruta, cuyas fauces quedan a la vista.

3.- La Magdalena

Km 3,28 >

En el interior de su boca, de grandes dimensiones, se esconde la ermita de la Magdalena. Entre el siglo XIX y XX la cueva fue explotada como mina y conectada por galerías subterráneas con el Saúco. Tras la visita, regresamos al punto anterior para seguir la ruta. Una suave subida nos lleva hasta una bifurcación, donde ambas opciones aparecen señalizadas en color lila. El camino de la izquierda ataja hacia el collado de la Breña; nosotros giramos a la derecha para realizar la vuelta completa. Atravesamos la zona minera de La Elvira, donde es fácil observar las profundas grietas excavadas en la montaña para extraer el hierro. Finalmente, alcanzamos las faldas del monte Ganeran.

4.- Collado

Km 6,99 >

El collado de Gromeran marca el inicio del largo descenso entre pinos que nos llevará hasta el collado de la Breña, primero, y de regreso al centro de interpretación, después.

5.- Peñas Negras

Km 9,31 >

DE INTERÉS

Restaurante Sabina:
La Arboleda. Tel. 946 604 031
Restaurante Maite:
La Arboleda. Tel. 946 604 020
Casa rural Labeondo:
Barrio Memerea; Muskiz - Tel. 946 706 111 - www.labeondo.com - Individual 49€; doble 54€
Museo de la Minería:
Mina Concha; Gallarta. Tel. 946 363 682
Centro de Interpretación Peñas Negras:
Ctra. de Muskiz, km 1,6; La Arboleda. Tel. 946 338 097

¿Cómo terminar el día?

PARQUE DE LA MINERÍA DE EUSKADI

La antigua Gallarta desapareció hace poco más de cincuenta años. La gigantesca mina Concha se comió el pueblo, que fue levantado a escasa distancia de su emplazamiento original. La mina, que se ha salvado recientemente de un proyecto que pretendía rellenarla de basura, resulta una visión espectacular. Un mirador, situado en el complejo del Parque de la Minería de Euskadi, se asoma a un abismo que quita el aliento. El fondo se encuentra veinte metros por debajo del nivel del mar. Cuentan quienes trabajaron aquí, que en el subsuelo se extiende una vasta red de galerías, tan grandes que cada una de ellas podría albergar una catedral entera en su interior. La visita al museo aledaño resulta imprescindible para comprender el pasado minero de la comarca. La asociación cultural que lo gestiona, ha recopilado un gran número de piezas, herramientas, maquinaria y documentación procedentes de las antiguas minas de hierro. Entre estos materiales, destacan las vagonetas de transporte de mineral y varios mecanismos de gran tamaño destinados al lavado del hierro. Completan la colección decenas de elementos de uso cotidiano en la mina, como lámparas, barrenas, mascarillas y ábacos cuenta vagones.

LA ARBOLEDA, CAPITAL MINERA

En el viejo poblado minero de La Arboleda todo recuerda la época en que la minería era el centro de la vida en esta comarca. Vetustas casas alineadas, algunas de madera, se alzan sobre varios lagos formados en los últimos años tras inundarse las antiguas minas a cielo abierto. Las viejas escuelas, el cine, el antiguo cuartel y el hospital son algunos de los edificios que dan a La Arboleda un encanto muy especial. El pueblo llegó a tener 24 bares, varios sindicatos mineros e incluso una banda de música con 46 maestros. Nada queda del hospital de Matamoros, donde se atendía a los mineros que se lesionaban en las galerías. Pero el pueblo sigue vivo y se resiste a sacudirse de encima ese carácter minero que lo hace tan especial. Aún queda algún bar-tienda, de esos que lo mismo sirven zuritos que venden morcillas y chorizos para llevar a casa. Pero hay que darse prisa, sus ecos se apagarán con los de una generación de antiguos mineros. Con ellos, La Arboleda perderá su espíritu ligado a la minería para pasar a convertirse en un pueblo más. Un pueblo, eso sí, donde nunca faltarán las deliciosas alubiadas que preparan en sus restaurantes y atraen a decenas de excursionistas cada fin de semana.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos