Hernio, testigo de una gran gesta frente a los romanos

Con sus 1.078 metros, una de las joyas del Urola, fue testigo de la lucha entre los más duros guerreros

Unos senderistas ascienden por el camino que acerca desde el barrio Iturriotz de Aia hacia el monte Hernio por Zelatun. /Elisa Belauntzaran
Unos senderistas ascienden por el camino que acerca desde el barrio Iturriotz de Aia hacia el monte Hernio por Zelatun. / Elisa Belauntzaran
ELISA BELAUNTZARAN

Cuenta la leyenda que los vascones que poblaban las tierras de Urola y Tolosaldea fueron protagonsitas de una gran gesta frente a los romanos que llegaban con intención de adueñarse de sus tierras. Cuentan que fue a los pies del Hernio, en la conocida campa de Zelatun, en las que han pastado durante siglos un buen número de cabezas de ganado, sobre todo ovino. Hernio ha sido escenario de una intensa vida pastoril, ha sido durante milenios no sólo paso de la trashumancia de las sierras del interior hacia la costa, sino también paso obligado de la calzada que desde la muga empezando de Irun, Hondarribia y San Sebastian que se dirigía a Azpeitia y al valle del Urola.

El macizo de Hernio se considera como el centro geográfico de Gipuzkoa y en él destacan sus cimas de Hernio (1.072 m.) y Gazume (1.013m.) aunque Portumatza (1.049 m.), Hernio (1.078 m.), Aizpel (1.068 m.), Ubeltz (1.016 m.) y Herniozabal ( 1.011 m.) conforman su linea pedregosa en sus puntos más altos. A sus pies, Errezil, Albiztur, Asteasu, Hernialde, Bidania-Goiatz, Tolosa... Desde cualquiera de ellas se puede disfrutar de esta gran mole de piedra caliza con sus tonos grises que destaca sobre los pastos y bosques verdes que se rinden antes tanta belelza. Aunque una vez en ellas, uno descubre una preciosa perspectiva de los pueblos y ciudades que pueblan los valles cercanos.

El macizo se encuentra formado por calizas arrecifales donde abundan las formaciones fósiles. Abundan las formaciones kársticas, con las típicas depresiones superficiales como dolinas, uvalas o valles de cuenca cerrada (poljes). Dentro del macizo se localiza el parque natural del monte Pagoeta, un área protegida de 29 km desde el 29 de setiembre de 1998.

Guía

Acceso
Se puede subir a Errezil por la carretera GI-2634 que une Tolosa con la localidad. A Zelatun se puede acceder también desde Iturriotz por GI-4143.
Tiempo
turriotz ( 1h 30 min); Larraul (2h);Hernialde (3h); Bidania (1h 45 min); Errezil(1h 45 min); Alto Iturburu (1h 15 min)
Dónde comer
En Errezil se encuentra el bar-restaurante Borondegi. Además están el bar-restaurante Letea, a 1 km. del núcleo urbano; elgroturismo y bar-restaurante Izarre y el restaurante Granada

A lo lejos además, podemos disfrutar de las lineas de montes más importantes de Euskal Herria, compensando el esfuerzo que supone ascender hasta la cruz de Hernio, que se erige como guía para los visitantes que se acercan hasta ella por primera vez, o aquellos que diariamente suben hasta ella.

Es tradicional su ascenso los fines de semana de septiembre, ya que sus domingos el ambiente festivo es muy animado durante las romerías que se llevan a cabo en torno a las bordas de Zelatun ( 841 m. ) de Antonio Aldalur y la familia del caserío Agirretxe de Errezil. Tras el ascenso hasta la cruz, después de cumplir el ritual de los aros de hierro que según cuenta la tradición, si nos pasamos por las partes del cuerpo con dolencias reumáticas, estas se sanarán o se aliviarán, es habitual degustar un buen bocadillo o comida en cualquiera de las bordas acompañados por una buena sidra.

Entre el Oria y el Urola

Hernio conforma un gran macizo en torno a esta cima que le da su nombre. El macizo se encuentra entre los cursos bajos de los ríos Urola, al W, y Oria, al E, y, por tanto, a escasa distancia de la costa. Por el N abarcaría el macizo de Andatza (563 m.), el monte Pagoeta (714 m.) y sus cordales, y las cumbres que dominan el valle de Aizarna. Por el S el mismo cordal principal y sus estribaciones hasta el pico Urraki (821 m.), quedarían dentro de sus dominios.

Los límites del macizo de Hernio los marcan los ríos Deba y Oria. Este último impone, además del límite por el E, también por el N. Por el S llega hasta los altos de Bidania, fundiéndose con el macizo de Murumendi. En su forma más amplia esto envuelve un territorio bastante importante y variado entorno a Zarautz, Lasarte-Oria, Tolosa, Bidania, Azpeitia y Zestoa, superando los 200 km.

En el diccionario de Madoz (s. XIX) se menciona a Hernio como «el monte elevado de la provincia de Guipuzcoa, en jurisdicción de las villas de Albiztur y Asteasu, y de las universidades de Aya, Regil, Goyaz y Vidania». Además cita Madoz, la existencia de una ermita de San Juan de Hernio cerca de la cima de la montaña, así como la venta y fuente de Iturriotz, a la que conceden los naturales propiedades sanatorias. Garibay le nombra «alto y eminentísimo Iunio, que en la tierra dicen Irnio y, algunos, Ernio, y creyó ser el Vinio adonde se refugiaron los cántabros en la guerra de Augusto; opinión que siguieron Mariana y otros escritores, á la qual se oponen Zurita, Florez y Risco, por no haber sido Guipuzcoa el teatro de aquella guerra...»

Las vistas de los valles, inmejorables.,Errezil se ubica a los pies del Hernio.. Un buen número de personas junto a la cruz. / Elisa Belauntzaran

Está recogido que el monte Vinio, Vindio, que cita Garibay «podría ser una referencia a toda la cordillera cantábrica, más que a un elemento orográfico aislado, aunque se han citado como posibles lugares, los Picos de Europa, la montaña de Riaño y otros, siendo por tanto su ubicación real poco concisa».

Desde Errezil

El ascenso a Hernio se puede realizar desde diversos puntos y aunque el tradicional es desde el barrio Iturriotz de Aia, una opción interesante es acercarse hasta la cima desde Errezil. Los primeros rastros de habitantes en esta pequeña villa del Urola son del paleolítico superior (de hace 12.000 años). De la misma época son los restos hallados en las cuevas de Aitzorrotz y Aintzulo. Los monumentos megalíticos, sin embargo -los dos dólmenes de Sagarain y los dos túmulos de Munarain (al noreste, en el mapa) son más modernos, de hace 4.000 años.

Las primeras noticias históricas, aunque más recientes, son también antiguas. En el año 1027, el rey Antso III Gartzes Nagusia de Navarra mencionó Errezil en un documento sobre la jurisdicción de la ciudad episcopal de Pamplona. Más tarde, en 1397, en las Ordenanzas de la Hermandad de Gipuzkoa, se habló de la Alcaldía Mayor de Saiaz, formada por Aia, Goiaz, Bidania, Errezil y Beizama.

La ruta al monte Hernio desde Errezil se realiza siguiendo una pista de cemento situada en una gran curva con una parada de autobús. Unos dos kilómetros que nos acercarán hasta el collado de Zelatun. Desde este punto el ascenso hasta la cima del hernio es exigente pero sencilla. Nos ofrecerá seguimos la ascensión por un sendero marcado hasta el último contrafuerte de roca.

Desde aquí seguimos la subida por el vía crucis hasta la mismísima cruz cimera. En torno a una hora y media después llegaremos a la cima del monte Hernio. En ella nos encontraremos con la enorme cruz blanca que se encuentra rodeada de otras curces de menor tamaño pueblan. Desde allí solo queda disfrutar de la belleza natural que nos rodea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos