Los hayedos de las aguas en Artikutza

Auténtico oasis de bosques donde el silencio llega a ser denso como la niebla de la mañana, Artikutza es una magnífica reserva natural protegida por montes por los cuatro costados

Los hayedos de las aguas en Artikutza
EL DIARIO VASCO

La profundidad de sus valles y la abundancia de lluvias convierten la finca en un mundo de humedad donde los arroyos y el musgo se apoderan de todos los rincones. Este mundo mágico guarda además mil y un vestigios de un pasado frenético, como las vías, ya desmanteladas, de un viejo tren minero, que constituyen uno de los recorridos más agradables por el interior de Artikutza.

DATOS

Provincia:
Gipuzkoa
Dificultad:
Media
Modo:
A pie
Temporada:
Otoño
Duración:
5 h
Distancia:
13,39 km

1.- Exkax

Km >

La excursión comienza en la casa del guarda, a la que se accede desde Oiartzun por el largo puerto de Bianditz. Una barrera impide el paso a vehículos a motor. Tras ella, una carreterilla nos lleva en pocos metros hasta un desvío señalizado a la izquierda. Dejamos aquí el asfalto y seguimos las marcas blancas y amarillas de un sendero de pequeño recorrido. La ruta descubre un hermoso hayedo trasmocho, fruto de la explotación secular del carbón vegetal en estos montes. Tras una bajada pronunciada, llegamos a la altura del arroyo Exkaxpe.

2.- Puente

Km 2,15 >

Tras avanzar unos metros en paralelo a la regata, un rudimentario puente de madera nos invita a cruzar a la otra orilla. El camino se desdibuja entre la hojarasca y los senderillos que abren los jabalíes, corzos y otros animales que habitan estos bosques. Las señales nos guían por una senda que se estrecha y comienza a ascender, llevándonos hasta un pequeño mirador sobre la cascada de Erroiarri. La ruta sube aún unos metros más antes de iniciar el largo descenso hasta el embalse de Enobieta. Al llegar a la pista que lo circunda, giramos a la derecha para llegar hasta la presa y, poco después, al poblado de Artikutza.

3.- Artikutza

Km 6,14 >

El pequeño núcleo rural es el único asentamiento humano de la finca. La ruta lo atraviesa para tomar la carretera que asciende hacia la entrada de la finca. Enseguida nos desviamos a la derecha siguiendo la indicación "Exkax Trenbidetik", que nos desvía por una senda que gana altura rápidamente entre robles y castaños. Más arriba aparece un pinar. En él, encontramos la plataforma del antiguo tren minero, construido a finales del siglo XIX para explotar los recursos de la finca. Sobre sus antiguas vías caminaremos cómodamente hasta el final de la ruta.

4.- Muelas

Km 9,19 >

Abandonadas entre los árboles, encontramos varias ruedas de molino, uno más de los muchos vestigios que se conservan en Artikutza del ajetreado pasado que vivieron estos montes. Ferrerías, molinos, hornos caleros y de fundición, salpicaron las orillas de las numerosas regatas de la finca. Tras dejar las muelas, el arbolado se abre y el ferrocarril avanza sobre muretes de piedra. Tras un mirador natural que invita a reponer fuerzas, la ruta vuelve a la oscuridad del hayedo. El final de la excursión está cerca.

5.- Exkax

Km 13,39 >

DE INTERÉS

Restaurante Olaizola:
Ergoien Auzoa; Oiartzun. Tel. 943 492 050
Restaurante Bide Alde:
Ergoien Auzoa; Oiartzun. Tel. 943 492 112
Agroturismo Erretegi Haundi:
Barrio Iturrioz; Oiartzun - www.erretegihaundi.eu - Tel. 943 494 629
Casa rural Arozkene:
Barrio Karrika; Oiartzun - Tel. 943 494 692
Oficina de Turismo de Oiartzun:
Biblioteca Manuel Lekuona -Tel. 943 494 521
Poblado de Artikutza:
Para acceder en vehículo a motor hasta el poblado de Artikutza, debe solicitarse permiso en el servicio de aguas del Ayuntamiento de Donostia, encargado de la gestión de la finca.

Cómo terminar el día

LA PREHISTORIA EN AIAKO HARRIA

El Parque Natural de Aiako Harria, dominado por la inconfundible silueta de las Peñas de Aia cobija una de las estaciones prehistóricas más interesantes del País Vasco. Las alturas del valle de Oiartzun, con sus características montañas amables y redondeadas, fueron elegidas como morada por grupos de pastores de la Edad de Hierro, que dejaron tras de sí un rosario de monumentos megalíticos. En las laderas y cumbres de sus montañas pueden verse numerosos crómlech, enigmáticos círculos de piedras que han llegado hasta nuestros días desde que fueran creados en la Edad de Hierro por los habitantes más antiguos de nuestros valles. Estos magníficos monumentos funerarios son conocidos en la zona como mairu baratzak, en referencia a los mairus, personajes de la mitología vasca. De entre todos ellos, el más espectacular es el de Oianleku, formado por dos círculos de siete y nueve metros de longitud respectivamente. Para llegar hasta él hay que tomar la pista que comienza en el kilómetro 13 de la carretera Oiartzun-Artikutza. El crómlech se encuentra en una campa junto a una agradable área recreativa cuyas mesas se extienden entre hayas centenarias.

ARTIKUTZA, BOSQUES CON HISTORIA

Entre los siglos XIV y XIX, Artikutza fue la heredad más rentable de la Colegiata de Roncesvalles. Las ferrerías, el carbón, la madera y el ganado que se criaba en sus pastos llenaron de riquezas los arcones del santuario pirenaico. Pero la vida en la finca cambió radicalmente cuando fue adquirida por el Ayuntamiento de San Sebastián en 1919. La finalidad de la compra no era otra que proteger la pureza de los cursos de agua que alimentaban el pantano de Enobieta, del que bebería a partir de entonces la capital guipuzcoana. Se prohibieron todos los usos públicos del monte, que pasó a convertirse en una fantástica reserva natural de acceso limitado. Casi cien años después, el acceso de vehículos a motor está severamente regulado, aunque es posible acceder a la finca a pie y en bicicleta. Son muchas las rutas que comienzan desde el poblado de Artikutza. Quizás la más popular sea recorrer la pista que circunda el pantano, pero existen otras más interesantes, como pasear por el valle del Elama y sus instalaciones mineras o descubrir el valle secreto de Urdallue, perdido entre una densa vegetación. Para poderlas realizar, es necesario acceder en coche a la finca, por lo que no conviene olvidar solicitar permiso con un día de antelación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos