Eguzkizko muinoa, un sueño perfecto

Con sus 1.083 metros, esta cima navarra ofrece la posibilidad de disfrutar de la nieve que la cubre estos días

Dos esquiadores se acercan a la cima de Eguzkizko muinoa durante una mañanasoleada/E. Belauntzaran
Dos esquiadores se acercan a la cima de Eguzkizko muinoa durante una mañanasoleada / E. Belauntzaran
ELISA BELAUNTZARAN

Un hermoso manto blanco cubría estos días los montes ofreciéndonos una estampa diferente de aquellos rincones que nos gusta recorrer cada fin de semana. Un hermoso blanco que cambia la imagen de cada uno de los macizos y sierras que pueblan nuestros pueblos y valles. Un regalo que la naturaleza nos ofrece de vez en cuando y que este invierno se ha repetido desde la primera nevada caída allá por el mes de octubre.

Los aficionados al esquí de fondo, de travesía o los amantes de los recorridos con raquetas están de suerte porque sin ir muy lejos pueden disfrutar del frío elemento que tanto permite disfrutar de los deportes de invierno.

Eguzkizko muinoa es unos de los puntos de encuentro para muchos de ellos las últimas semanas. Sin haber acabado de desprenderse de las nieves de la última nevada, estos últimos días volvía a acumular un buen número centímetros de la capa blanca que la convierte en una joya impresionante que se puede contemplar desde muchos de los rincones de Leitza, Goizueta, Ezkurra...

Esta bella cima de la margen izquierda del Urumea que tiene su nacimiento en sus mismas laderas, en el Alto de Ezkurra, Usategieta o Tardoa (680 m.). La cumbre pertenece al cordal Adarra/Mandoegi. El macizo se encuentra entre los ríos Urumea, al N y E; Leitzaran, al S, que recorre 20 Km. a lo largo del valle de igual nombre, y Oria, al W. En sus cordales se cuentan más de una cincuentena de crómlech y dólmenes repartidos por el herboso cresterío entre el pico Oindi (544 m.) y el pueblo de Arano(360 m.).

Eguzkizko muinoa queda algo separada de este macizo y bien diferenciada por el valle de Leitzaran que la rodea por el Norte y Oeste. Es fácilmente identificable y digna de una visita desde cualquiera de los puntos que nos acercan a ella: Leitzalarrea, desde el puerto de Ezkurra desde donde se encuentra el ya cerrado hotel-restaurante Basa-Kabi o desde el mismo Leitza.

La cumbre figuraba ya en la edición de 1950 del catálogo de montes con el nombre Aitzaran ( 1.093 m.) en la octava posición del listado de Nafarroa. El nombre Aizaran, Aizarain y Aizan, documentado desde el año 1703, se corresponde con la cota al W. de Petriketa (1.057 m.).

Eguzkizko muinoa tiene algo especial que engancha y hace que sean muchos los que la visiten con nieve o sin ella. Los hayedos que la rodean o las zonas de pastos favorecen esa preciosa imagen de la cima en los que es habitual encontrarse cabezas de ganado pastando a partir de la primavera.

Petriketa y Baztarla son dos de las cimas más cercanas por las que accedemos a esta querida montaña que no nos cansamos de destacar por su belleza y sobre todo por todo lo que ofrece: Ireber a su izquierda, la línea de las Malloak espectacular con Balerdi y Txindoki, la línea de Aizkorri, Ipuliño, Udalatx, Hernio, la sierra de Izarraitz, hasta Gorbea y Anboto... y otros muchos que insistimos en contemplar tras haber realizado la ascensión hasta su buzón.

Desde Basa-Kabi

El ascenso desde el puerto de Ezkurra, donde se encuentra el hotel restaurante Basaka-Kabi, es sencilla. Exigente en algún momento pero la oportunidad de descansar mientras se disfruta de las vistas hace olvidar alguna que otra pendiente más pronunciada. En el mismo puerto de Ezkurra, junto al cruce con la carretera a Goizueta se encuentra una pista que sube al repetidor de Baztarla. Tan solo debemos seguir esa pista para tomar de manera gradual altura entre bsoques de hayas. Una vez en la campa de Baztarla torcemos a la derecha y seguimos la ladera de la cota de Loiategiko kaskoa. El continuo paso de cabezas de ganado y mendizales ha marcado los senderos que poco a poco nos acercarán hasta Petriketa (1.057 m.), que se prolonga hacia el NW con la loma de Oianburu (1.055 m.) y nos anuncia la proximidad del objetivo de esta salida. De manera paulatina nos acercamos a Eguzkizko muinoa. Antes deberemos superar el último repecho que, aunque algo más pronunciado, logramos superar en cuestión de unos minutos. En su cima nos encontramos con varios buzones, uno de ellos de Guratz mendi elkartea de Leitza que aprovechó las ‘fechas especiales’ para renovar numerosos buzones de los montes navarros. En el caso de Eguzkizko muinoa el 11 del 11 de 2011 quedó impreso en su peculiar buzón en el que se reproduce un harrijasotzaile, de los que Leitza ha sido cuna durante décadas. Una vez en al cima solo queda disfrutar y merece la pena aunque una fría brisa nos roce la cara y nos haga despertar del sueño en el que nos vemos visto nmersos al ver tanta belleza concentrada.

El regreso se puede realizar siguiendo nuestros propios pasos de ascenso o bajando la ladera que nos separa de la pista forestal que nos ha acercado hasta nuestro objetivo.

Túmulos e historias

En los alrededores de Eguzkizko muinoa podemos disfrutar de los numerosos monumentos megalíticos que pueblan los montes de Leitza, concentrándose especialmente en Leitzalarrea. Dólmenes, menhires y túmulos que salpican la zona muestran el interés que despertaba entre los antiguos pobladores para su eterno descanso y no es de extrañar.De camino a la impresionante cima de este fin de semana en la cumbre de Baztarla o de Biuztain. El túmulo de Baztarla es pequeño. Está señalizado por una placa. A simple vista no se puede apreciar la cámara pero si peristalito, al hallarse junto a un afloramiento de areniscas se puede confundir. Se localiza muy cerca de un refugio aquí existente en un plano un poco superior. En este lugar hay denunciado un dolmen que nosotros no hemos sido capaces de encontrarlo y pensamos que ha podido desaparecer.

El túmulo de Biuztain se encuentra alejado y llegar a él nos llevará unos quince minutos de caminata. Fue localizado por Aita Barandiaran Aierbe en 1920. Se trata de un túmulo con cráter, pero en donde no vemos losas de cámara, ni dentro ni fuera del mismo. Muy cerca hacia el este existe un dolmen de las mismas proporciones pero donde sí se aprecian losas camerales.

Guía

Acceso:
Seguir la A-15 hasta el cruce de Areso. Tomar el acceso y seguir la carretera que nos conduce primero a Leitza y después a Goizueta/Ezkurra
Tiempo:
La subida y bajada se puede realizar en torno a dos horas desde el alto de Ezkurra. Desde Leitza el recorrido de subida y bajada ronda las 2 horas
Dónde comer:
En Leitza se puede comer en Musunzar, Sagasti, Peritza, Beatrizenea, Lopenea, Arakindegia... La oferta es amplia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos