Diario Vasco

El paraíso de las brujas

El paraíso de las brujas
  • La hermosa cumbre Ekaitza (1.046 m.) situada entre Malerreka y Bidasoa podría considerarse el mejor cobijo para todos los seres mitológicos vascos

Ekaitza eligió a Mendieder como compañera eterna para mostrar su poder natural en malerreka. Por sus laderas, brujas, lamias y demás personajes mitológicos que poblaban Malerreka y los valles cercanos disfrutaban de su protección y de todo lo que el dios de la tormenta les proporcionaba.

Mitología, leyendas e historias de toda índole rodean a estos hermosos valles y montes que se sitúan entre el río Bidasoa y Ezkurra, cuyos márgenes reúnen a un buen número de localidades en las que la tradición por mantener vivas de generación en generación todavía existe en las cocinas de los antiguos caseríos. Contrabandistas, leñadores, carboneros y hombres y mujeres unidos a estos montes, lomas y caminos en los que hoy es habitual encontrarse senderistas o numerosas cabezas de ganado que disfrutan de la belleza natural de un entorno privilegiado. Es primavera y las campas dejan atrás poco a poco el color amarillo inerte que las vestía para dejar paso a la fuerza del brote de la hierba nueva, las hojas que pronto poblarán las hayas y demás árboles que pueblan todo Malerreka.

En esta ocasión, dejando a un lado Mendaur optamos por visitar al precioso monte que el dios de la tormenta eligió para controlar la comarca del Bidasoa, Ekaitza (1.046 m). Esta cumbre del macizo de Mendaur marca la línea divisoria entre las cuencas de los ríos Bidasoa, al Norte, y Ezkurra, al Sur. A sus pies, en un lugar privilegiado se sitúan Arantza, Igantzi, Lesaka, Bera y Etxalar, que constituyen Bortziriak, el valle de las cinco villas. Al otro lado, al Sur, a lo largo de la regata del río Ezkurra se encuentran las hermosas localidades de Ezkurra, Zubieta, Ituren, Elgorriaga, Doneztebe...

Ekaitza destaca, además de por su belleza, por estar situada en el centro de las cumbres que coronan el denominado circo de Arantza (271 m.), en la vertiente Norte de la montaña. Para acceder hasta su cumbre desde esta hermosa localidad navarra podemos tomar el recorrido de P.R. hasta el collado Oiargata (654 m.). Dejando a la derecha la ruta hacia el Izu (829 m.) se asciende por Negusoro (847 m.) a lo alto de la cresta de Beltzuntza. Rodeando o ascendiendo Ibintza (1.037 m.) se desciende al collado Gerasun (930 m.), donde se hallan los preciosos crómlechs de Ibintza. Dejando a la izquierda la cumbre de Arainburu o Araina (1.048 m.) se gana el filo occidental del Ekaitza (1.046 m.). Nos encontramos en Ekaitzeko ataka (931 m.), y basta remontar la cresta por Aranegieta ( 945 m ) para alcanzar la cúspide de la elevación que nos ocupa. La cota oriental, algo más baja, se llama Buituko gaina ( 1.041 m). Poco a poco iremos ascendiendo hasta la cumbre que mañana se convertirá en la protagonista de la carrera de montaña que se disputa desde la plaza de Arantza y tiene como punto más alto Ekaitza.

También se puede acceder a esta cumbre desde el barrio de Ituren, Aurtitz (202 m). Siguiendo la pista cementada hasta el embalse de Mendaur Mendaur o Arritxulegi (710 m) el trayecto se presenta tranquilo y ofrece unas magníficas vistas de toda la regata del Ezkurra. Un itinerario de P.R. llega al mismo y está debidamente señalizado con marcas rojas. Incluso los vecinos han colocado un cartel que anuncia la proximidad de la ‘laguna’ de Mendaur. Una vez aquí, una señal nos indica la pista a seguir hasta Ekaitza. Antes deberemos ganar la cresta de Soranoa (950 m.) que separa esta montaña del Mendieder (1.106 m.) y seguirla hasta nuestro objetivo. Una vez en ella, a disfrutar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate