Diario Vasco

Hiruzta, el txakoli de Hondarribia

Hiruzta, el txakoli de Hondarribia
  • EXPERIENCIA GASTRONÓMICA

  • Única. Esta bodega, todo un referente en enoturismo, propone visitas guiadas, un restaurante en el que disfrutar y, cómo no, unos vinos de nivel

Hiruzta es un lugar en el que disfrutar con sus txakolis, con la gastronomía vasca, con sus espectaculares paisajes, con el contacto directo con la naturaleza, con el patrimonio cultural de sus alrededores... Es por ello que su oferta enoturística es única en la zona.

Las visitas guiadas son sin duda un plan perfecto para conocer la única bodega de Hondarribia, un destino que fascina a viajeros venidos de todo el mundo. Allí, el visitante conocerá la histórica relación del txakoli con la localidad, paseará por el viñedo, conocerá el proceso de elaboración del txakoli y tendrá la oportunidad de degustarlo junto con un aperitivo elaborado con productos locales.

Un txakoli con una gilda, una tortilla de patata o de bacalao hecha al momento, calamares de Hondarribia… Todo ello con unas espectaculares vistas al viñedo y a Peñas de Aia. ¿Suena bien? Sabe mejor.

Su restaurante, además, está pensado para disfrutar de la gastronomía de nuestro territorio. Es un lugar diferente, donde disfrutar del entorno mientras se comparte un buen vino.

La parrilla, a la vista de los comensales, y el producto de temporada son los protagonistas de un restaurante en cuyos fogones nunca faltan los pescados más frescos (elija entre un rodaballo salvaje, un besugo o la merluza, por ejemplo) ni suculentas txuletas. Apueste también por recetas tradicionales como el foie mi-cuit hecho en casa, las carrilleras de ternera guisadas en vino tinto o los callos con morros. Para el postre, deje deleitarse con cualquiera de sus dulces propuestas, elaboradas al momento.

La bodega también cuenta con una tienda, donde se pueden encontrar los txakolis de Hiruzta en diferentes formatos y una selección de productos gourmet elaborados por productores de la zona.

Su historia

Inaugurada en 2012, Hiruzta es una bodega familiar que nace con la ilusión de recuperar la tradición centenaria del cultivo y la elaboración de txakoli para el pueblo de Hondarribia, cuna de la variedad autóctona con la que se elabora el txakoli: la uva Hondarrabi Zuri.

Hay referencias de que en 1581 en Hondarribia ya se elaboraba txakoli, pero al ser una ciudad fronteriza y sufrir tantos sitios y batallas, se perdió la producción de txakoli en esta zona.

Hiruzta, en las faldas de Jaizkibel, cuenta con 11 hectáreas de viñedo que rodean una bodega en la que se elabora un txakoli reconocido a nivel internacional. Los IWC International Wine Challenge, en 2016 y 2017; Decanter 2016 o el Concurso Internacional de Vinos Bacchuse 2017 han otorgado importantes galardones a algunos de los cuatro txakolis que en la actualidad se elaboran en Hiruzta.

La seña de identidad de todos ellos es que para su elaboración se utiliza exclusivamente la variedad autóctona Hondarrabi Zuri, cultivada en el viñedo de la propiedad.

Sus vinos

Y es que los amantes del txakoli encontrarán a buen seguro su vino preferido de entre los cuatro que elaboran en Hiruzta.

Así, Hiruzta es su txakoli tradicional y destaca por su frescura, con un punto de carbónico muy suave. Hiruzta Berezia, por su parte, es elaborado con uva de una parcela especial y con una crianza sobre lías de cuatro meses ¿El resultado? Un txakoli con más grado, más cuerpo y más estructura. Hiruzta Rosé es un txakoli rosado, más moderno.

La gama de txakolis Hiruzta se completa con un espumoso, llamado Hiruzta Basque Brut Nature, un original vino elaborado por el Método Tradicional botella a botella en la misma bodega.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate