Pueblos costeros para huir de la ola de calor

Cadaqués, en Gerona.
Cadaqués, en Gerona.

España destaca por sus cuidadas playas y las bellas poblaciones que las flanquean

ÁLVARO ROMERO

La ola de calor asfixiante ha llegado a la Península Ibérica para quedarse y promete hacer de este verano uno de los más tórridos de la historia. Las playas, como cada temporada estival, son el destino preferido por los turistas nacionales para sacudirse el calor y disfrutar de las vacaciones. España cuenta con casi 8.000 kilómetros de costa repartidos entre territorio peninsular e insular.

Cualquier localidad costera cuenta con el atractivo suficiente para vivir una experiencia única al borde del mar. Rincones de ambiente marinero, mezcla de playa y montaña. España ofrece muchos destinos para pasarlo bien en el litoral, disfrutar de paisajes, visitas culturales inolvidables y de una sabrosa gastronomía.

Zahara de los Atunes, pueblecito marinero de la provincia de Cádiz ubicado junto al municipio de Barbate. Sus pintorescas calles y casas encaladas en blanco siguen la línea de la arquitectura tradicional andaluza, llena de vestigios árabes y herencia de todos los pueblos que por allí pasaron.

Su extensa playa de arena fina y aguas limpias cuenta con todas las comodidades necesarias para disfrutar del verano. Se pueden practicar deportes acuáticos como la vela, el windsurf y el submarinismo. Todo ello hace de este lugar uno de los rincones más exclusivos de la costa gaditana.

Cadaqués, situada en la provincia de Gerona es una de las localidades más representativas de la Costa Brava y una de las más bellas del país. Su rocoso litoral se intercala con bellas playas y coquetas calas de agua transparente. Al fondo de la bahía de Cadaqués se encuentra su singular casco histórico, de ambiente mediterráneo y profundo sabor marinero.

Goza, además, de una intensa vida cultural que se respira en cada rincón y en cada plazoleta. Ha sido durante años inspiración de artistas y pintores, destacando la figura de Salvador Dalí. Alberga numerosos museos, pinacotecas y galerías de arte. Los amantes de los deportes acuáticos también tienen un lugar reservado para ellos.

Baiona, ubicada en la provincia gallega de Pontevedra. La villa, turística y marinera, está situada al sur de las Rías Baixas, protegida de mar abierto por una preciosa bahía. Las embarcaciones pesqueras adornan su entrada al mar dejando una imagen de belleza única.

Calles y edificios de piedra a prueba de la humedad y las lluvias, que cada invierno frecuentan la localidad, se unen con el aroma salado del mar y el verde de sus campos y montes, consiguiendo un entorno mágico. Más de cuatro kilómetros de playas permiten disfrutar del mar. De allí provienen excelentes productos gastronómicos que trabajan a la perfección en sus restaurantes.

Mojácar, situado en la provincia de Almería, es uno de los pueblos andaluces más demandados en época estival. Su arquitectura popular de casas blancas, sus playas y su paisaje hacen de Mojácar un destino perfecto para sacudirse el calor y disfrutar del Mediterráneo.

El municipio se levanta sobre la Sierra de Cabrera ofreciendo unas vistas privilegiadas entre calles estrechas de matices árabes repletas de flores. Playas vírgenes y otras más turísticas se reparten por los 17 kilómetros de costa con los que cuenta Mojácar, cinco de ellos de playa. Su inagotable vida nocturna hace de este lugar uno de los destinos preferidos por los jóvenes.

Fotos

Vídeos