El paraíso se llama El Nido

Este pueblo ubicado en norte de la isla filipina de Palawan da nombre a la zona donde se encuentra el archipiélago de Bacuit. Un conjunto de islotes montañosos que esconden playas de arena blanca, aguas cristalinas y fondos marinos repletos de corales

Ainhoa Múgica
Ainhoa Múgica
AINHOA MÚGICA

El explorador de océanos Jaque Cousteau bautizó El Nido como el lugar más bonito que jamás había explorado. No le faltaba razón, viajeros de todo el mundo y revistas especializadas señalan a la isla de Palawan como «la isla más bonita del mundo». El Nido es el pueblo turístico al que cada año acude más gente seducida por el atractivo que despierta el archipiélago de Bacuit, situado frente a la localidad costera. De momento el lugar está consiguiendo llevar a cabo un turismo sostenible, combinando la oferta de los resorts de lujo con pequeños y económicos 'hostels'. El archipiélago de Bacuit es un lugar pintoresco compuesto por más de 1.780 islas e islotes montañosos, rodeadas de aguas cristalinas, y que esconden numerosas playas de arena blanca. Paisajes que dejan al visitante con la boca abierta, pero no sólo por lo que se ve en la superficie, sino también lo que hay bajo el mar: numerosos corales y peces que habitan en el fondo marino. Un paraje sublime para la práctica del buceo y al que Costeau denominó como «el último refugio». En el archipiélago de Bacuit, cuya belleza es comparable a la del sur de Tailandia o la bahía de Halong en Vietnam, numerosos famosos han encontrado en los resort de gran lujo de la zona la discreción y parajes de ensueño que buscan.

Un paisaje hipnótico

El gran atractivo de viajar a El Nido es recorrer en 'bangka'- barca de pescadores tradicional filipina- el archipiélago de Bacuit. Esta actividad se conoce por los tour operadores de la zona, como 'island hopping'- saltar de isla en isla- y ofrecen a los viajeros cuatro itinerarios posibles a realizar y en todos ellos incluyen la opción de comer pescado fresco preparado en una barbacoa en la playa y practicar 'snorkel'. El turista se encontrará en un laberinto de islotes de piedra caliza que esconden numerosas calas de arena blanca, aguas cristalinas y arrecifes de coral plagados de exóticos peces y especies marinas.

Miniloc es el islote que más interes despierta entre los turistas gracias a sus lagunas y que se han convertido en los lugares más fotografiados de Palawan. A la laguna grande y a la secreta se accede a través de un estrecho pasadizo rocoso en barca y la visibilidad de las aguas alcanzan hasta los veintidós metros de profundidas. En la 'secret lagoon' se puede bucear con tubo y descubrir los numersos jardines de coral.

Nacpan Beach

La playa de Nacpan es una extensa y solitaria playa de arena blanca ubicada a 15 minutos al norte de El Nido. Durante el trayecto, que se realiza en jeep por una pista forestal, se observa desde la ventanilla numerosos campos de arroz. Un arenal virgen de cuatro kilómetros de largo, cuyo único local de comidas es un rudimentario chiringuito ofrece platos típicos de la gastronomía filipina como el pancit, elaborado a base de fideos de arroz, vegetales y pollo.

Cómo llegar y dónde alojarse

La mejor época para viajar a Filipinas es durante la estación seca que transcurre entre los meses de noviembre y abril. Si vamos a permanecer menos de 30 días en el país y tenemos billete de vuelta, no se necesita visado. Llegar al paraíso no es un viaje cómodo y mucho menos rápido, pero la odisea merece la pena. La mejor combinación para llegar hasta Manila es haciendo escala en Doha, Dubai o Riyad. Pero en la actualidad hay varias compañías aéreas que vuelan a ciudades del Sudeste Asiático por precios muy asequibles. Desde esas metropolis, salen aviones de bajo coste como Air Asia o Cebú Pacific que conectan con la capital filipina o con alguna de sus islas. El vuelo entre Manila y la capital de Palawan cuesta 30 euros y el trayecto dura hora y media. Cuando el viajero aterriza en el aeropuerto de Puerto Princesa le recibirán una decenas de conductores con el letrero de 'El Nido'. Las furgonetas salen dirección al norte de la isla, cuando se llenan, así que es necesario tener paciencia. 241 kilómetros separan los dos lugares en un viaje que transcurre por una carretera secundaria que bordea la costa. De media, se tardan seis horas en completar el recorrido y la mayoría de los viajeros llegan a tiempo para contemplar un bonito y colorido atardecer. Existe otra ruta más corta pero más cara de llegar a El Nido. Los resort de lujo ofrecen a sus clientes un servicio de avionetas privadas que despegan desde Manila y aterrizan en un pequeño aeródromo privado próximo al archipiélago de Bacuit. De momento, la jornada completa que se debe invertir para llegar al paraíso y las incomodidades que implican viajar en una furgoneta, atestada de gente, disuade a algunos turistas. Aunque desde hace varios años el turismo ha crecido y las autoridades filipinas se plantean construir un aeropuerto en el norte de Palawan que facilite la llegada de viajeros.

La oferta hotelera de El Nido es amplia y variada. Se pueden encontrar numerosos alojamientos por 10 euros la noche y sin necesidad de reserva previa. Una opción más tranquila alejada del bullicio del pueblo, es alojarse en la bahía contigua de Corong Corong donde existen hoteles económicos donde se puede dormir en una habitación doble por 25 euros la noche desayuno incluido. Además existen resort de lujo ubicados en las proximidades de El Nido o en islas privadas del archipiélago de Bacuit. El fondo del escritorio del ordenador no es una ilusión óptica, es real, existe y ese paisaje de ensueño se encuentra en El Nido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos