«Mi voz no siente celos al cambiar de registro o autor»

La cantante Ainara Ortega y el pianista Iñaki Salvador, en el Jazzaldia de 2016./UNANUE
La cantante Ainara Ortega y el pianista Iñaki Salvador, en el Jazzaldia de 2016. / UNANUE

Ainara Ortega. La cantante hernaniarra actuará mañana junto al pianista Iñaki Salvador en las Matinées de Miramón de la Orquesta de Euskadi

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

La Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) ha invitado mañana (11.00 horas) a sus Matinées de Miramón a la vocalista Ainara Ortega y al pianista Iñaki Salvador. Con una experiencia compartida que abarca ya los 15 años, ambos revisarán desde la óptica del jazz partituras muy heterogéneas que van desde Fito Paez o Mikel Laboa hasta Miles Davis, Chick Corea y Antonio Carlos Jobim, entre otros.

Cantante, violinista y actriz, Ortega (Hernani, 1981) fue la primera mujer en licenciarse como vocalista de jazz en Musikene, centro en el que conoció a infinidad de alumnos y profesores que luego serían colaboradores. El más estrecho de ellos es Salvador, a quien describe como alguien que «habla con el alma a través de un piano». Con él participó en proyectos como 'Te doy una canción' o 'Kantaginjazz', que abordaban la canción de autor en castellano y euskera, respectivamente. También se adapta muy bien a la bossa nova gracias a una voz 'promiscua' que, según confiesa, «no siente celos cuando cambia de registro o autor». «Es el paladar del corazón el que manda, ahora salado y ahora agridulce. Supongo que venir del jazz y la improvisación me da la tranquilidad de no asustarme con ir saltando de autor en autor. Cada terreno es un lugar donde ser libre. Otra cosa es que atine en cada uno», dice entre risas una artista que no podría dejar de improvisar en escena ni aunque le apuntaran «con el arco de un violín en la aorta».

El concierto

Cartel
Ainara Ortega (voz) e Iñaki Salvador (piano).
Lugar
Sede de la OSE (Miramón).
Fecha y hora
27/1/2018. Mañana a las 11.00.
Precio
7 euros.

Todas sus facetas se dieron cita en su primer disco como líder, 'Scat' (2015), que también incluía un par de composiciones propias. Una de ellas, 'Con la música no se juega', es una jocosa versión del 'Nocturno Op. 9 Nº2' de Chopin al que añadió una letra autobiográfica de cuando estudiaba violín en el Conservatorio de Donostia y una profesora se empeñaba en desanimarle al grito de «La música no es lo tuyo». El humor está muy presente en la obra de Ortega, que gracias a su formación de clown pudo reconocerse sin complejos: «Me abrió la ventana a querer y poder mostrarme sin personaje cuando canto o toco, sin aparentar ser una gran diva o parecer una vocalista exquisita».

Le gustaría cantar en una banda de soul o con un cuarteto de cuerdas, o «tener, arreglar y dirigir» su propia big band. «Alguna de esas tres cosas o las tres ocurrián a no mucho tardar: los sueños no tienen por qué cumplirse siempre pero nos hacen vivir con ilusión y nos dan una dirección», opina. Ya ha comenzado a pensar en su segundo disco pero actualmente atraviesa un momento vital de emociones «demasiado intensas». Por ello, promete dejarse llevar «por el corazón y la intuición» para encontrar el modo de abordar un trabajo en el que tiene «claro» que «habrá más humor que en el anterior», algo que el público siempre agradece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos