El rock lisérgico de Ángel Stanich vuelve al Dabadaba

Ángel Stanich, en una florida imagen promocional./DV
Ángel Stanich, en una florida imagen promocional. / DV

'Antigua y barbuda'. El inclasificable artista cántabro presenta en la sala donostiarra un segundo disco lleno de «surrealismo perverso»

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Va camino de convertirse en una tradición navideña. El 30 de diciembre de 2016 Ángel Stanich cerró su gira en el Dabadaba y hoy regresa a la sala donostiarra para ofrecer su penúltimo concierto del año -el último tendrá lugar mañana en su propia casa: Santander-. El músico cántabro presentará en la capital guipuzcoana su segundo álbum, 'Antigua y Barbuda' (Subterfuge, 2017), que incide en un rock lisérgico que figura entre las propuestas más originales de la escena española.

El destino de Stanich parece unido al de Javier Vielba, a quien conoció estudiando en Valladolid. El líder de Arizona Baby le produjo su primer disco largo, 'Camino ácido' (2014), que sorprendió con temas como 'Metralleta Joe' o 'Mezcalito'. A sus 30 años, el músico es una de las voces más inclasificables del folk-rock del Estado gracias a su «surrealismo perverso». Tras lanzar los EP 'Cuatro truenos cayeron' (2015) y 'Siboney' (2017), ahora abre una nueva etapa con 'Antigua y barbuda', de nuevo con Vielba en la producción y nuevas letras desopilantes.

El concierto

Cartel
Ángel Stanich.
Lugar
Sala Dabadaba (Donostia).
Día y hora
29/12/2017. Hoy a las 21.00.
Precio
15 euros en venta anticipada y 18 en taquilla .

El segundo LP es una suerte de «safari emocional» que plantea «expediciones literarias en el tiempo» y «sonidos cambiantes» que dejan boquiabierto al oyente. Las comillas de estas líneas hay que atribuírselas a J. María Rey, autor de la hoja promocional del disco, pues como es sabido, Stanich no concede entrevistas. La letra de 'Mátame camión', parcialmente inspirada en la película de José Luis Cuerda 'Amanece que no es poco', lo deja bien claro: «¿Qué dirá la prensa? / Si no haces entrevistas que digan lo que quieran / ¿Acaso hay un motivo por el que deba retratarme?»

Stanich va dejando atrás su «estela fronteriza» en 'Un día épico' y apuesta por la «acidez romántica» de temas como 'Escupe fuego'. Rey también subraya «la malévola ironía bailable» de 'Hula Hula', el «sublime escalofrío» de la crónica negra 'Galicia Calidade' y la «hondura emocional» de 'Casa Dios'. 'Camaradas' aporta una «insólita recreación historicista» de un romance de izquierdas en la Transición; en 'La soledad del corredor de fondo' incluye «metáforas ciclistas»; 'Más se perdió en Cuba' es una «road-movie ferroviaria de fuga y búsqueda»; 'Río Lobos', una «confesión privada entre bruma envolvente», y 'Cosecha', un explosivo cierre rodeado de «subyugante misterio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos