«Nico es un pozo del que siempre podremos extraer agua cristalina»

La donostiarra Elena Setién, en una foto promocional./PABLO AXPE
La donostiarra Elena Setién, en una foto promocional. / PABLO AXPE

Elena Setién. Recién distinguida con el premio Musika Bulegoa, la artista donostiarra homenajea a la célebre cantante de The Velvet Underground

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

En la semana en que ha conquistado el premio Musika Bulegoa por 'Dreaming of Earthly Things', sin duda uno de los mejores discos del año, Elena Setién protagoniza un homenaje a Nico, la mítica cantante del primer disco de The Velvet Underground. La artista alemana, prematuramente fallecida en 1988, también desarrolló una importante carrera en solitario que Setién recordará en el Dabadaba junto a un trío de lujo: Joseba Irazoki (guitarra), Fernando 'Lutxo' Neira (bajo) y Karlos Aranzegi (batería).

Retornada a su ciudad natal tras pasar casi dos décadas en Londres, Barcelona y, sobre todo, Copenhague, la donostiarra confiesa que versionar a Nico era «una asignatura pendiente» que tenía desde hace años. Ni corta ni perezosa, propuso la idea a los responsables del ciclo Izar & Star, expertos en este tipo de tributos musicales, y se puso manos a la obra para adaptar los temas que sonarán esta noche tras una primera mitad de concierto en el que Setién repasará su propio repertorio.

Cartel
Elena Setién vs Nico & The Velvet Underground.
Lugar
Sala Dabadaba (Donostia).
Día y hora
24/11/2017. Hoy a las 21.00 horas.
Precio
6/8 euros.

Según recuerda, lo primero que escuchó de Nico fue 'Femme Fatale'. «Tuve una sensación de mucha densidad ante una voz de terciopelo antiguo que he vuelto a reconocer en cuestión de milisegundos cada vez que la he escuchado posteriormente», dice. En aquel mayúsculo e influyente debut, 'The Velvet Underground & Nico' (1967), había otros tres temas cantados por la alemana -'Sunday Morning', 'All Tomorrow's Parties' y 'I'll Be Your Mirror-. Después, nunca volvió a colaborar con la banda por la supuesta suspicacia de Lou Reed. «Eran aún muy jóvenes y seguramente todos se enfrentaban a sus propias inseguridades. Entiendo que tuvieran sus diferencias, pero no puedo dejar de imaginar que también hubo mucha complicidad y puntos en común», apunta Setién.

Apoyada por el exVelvet John Cale como productor, Nico firmó una serie de discos en solitario en los que dio rienda suelta a una vena experimental y vanguardista de lo más interesante. Quizá esa parte de su obra no es tan conocida como las mencionadas cuatro canciones con las que se dio a conocer, pero la donostiarra elogia una «actitud artística de muchísimo valor» que se tradujo en «una búsqueda al margen de estilos».

«Hoy en día me parece muy importante llegar a una expresión artística que sea como un microcosmos que funcione por sí mismo con sus propias leyes: crear de dentro hacia afuera y no al contrario», defiende una autora que se siente influenciada por Nico y quien, precisamente, acaba de ser galardonada por no acomodarse a las tendencias vigentes. En ese sentido, se muestra «contenta y animada» por el premio Musika Bulegoa, que «llega en el mejor momento» porque su dotación económica la ayudará a costear la producción de un próximo disco que ya está grabando, de nuevo, en el estudio de Mikel Azpiroz.

Una cantante «atemporal»

En su cita de hoy repasará algunas piezas que Nico incluyó en sus discos 'Chelsea Girl' (1967) -«una obra de arte»- y 'Desertshore' (1970). De ellos le gustan su «naturalidad e introspección», y también el uso de «instrumentos insólitos» como el armonium. Curiosamente, de niña también Elena usaba este instrumento de viento con teclado, aunque en el homenaje del Dabadaba se limitará a tocar su teclado y algo de violín. «Hemos buscado arreglos que funcionen con nuestros instrumentos: batería, bajo, guitarra y voz, con pinceladas de violín o xilofón», asegura, y a la pregunta de cómo emulará la grave y extraña voz de Nico, responde: «Intentaré acercarme a su esencia desde mi expresión. Seguramente me saldrá una voz más grave; me fascinan sus graves».

Las adicciones de Nico, sus complicadas relaciones sentimentales -tuvo un hijo que Alain Delon no reconoció- y su prematura muerte en Ibiza víctima de una hemorragia cerebral han cimentado un halo de malditismo en torno a la cantante. «Lamentablemente, tuvo una vida dura y murió demasiado pronto, justo cuando quería romper con ese halo», afirma antes de recordar que acaba de estrenarse 'Nico, 1988', una película sobre los últimos días de su vida: «He visto el tráiler y promete».

A juicio de Elena Setién, el actual es un buen momento para homenajear a una mujer que ocupa «un lugar icónico» en la música contemporánea: «Es un pozo del que siempre podremos extraer agua cristalina. Salió del tiempo y se hizo atemporal, ¿no te parece?»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos