Molly Burch ofrecerá sus dulces canciones el próximo lunes en Donostia

JUAN LUIS ETXEBERRIASAN SEBASTIÁN.

Dulce y tranquila, ideal para el lunes 25 de septiembre. Así se presenta la visita a San Sebastián de la norteamericana Molly Burch, al Convent Garden donostiarra. La autora californiana viene a presentar su debut 'Please Be Mine', curiosa pirueta de tintes amatorios editada por la prestigiosa casa Captured Tracks.

'Please be mine', además de ser la canción más bella de todo este disco, representa la viajera historia amatoria de Burch y el guitarrista Dailey Toliver. Pareja en la vida real, rompieron cuando ella se mudó de Los Ángeles a Austin para estudiar jazz vocal. «Allí, en una pequeña habitación casi vacía, decidí empezar a escribir sobre la soledad y el amor. Me resultaba muy sugestiva la lejanía y el deseo de volver a salir juntos», cuenta la autora angelina. En un poco habitual giro de guión, quiso la vida que uno y otra se volvieran a topar y retomaran la relación. Hasta el punto de que él es el guitarrista de la banda que ahora pisa nuestra capital para presentar las tonadas que creó su ausencia.

El concierto

Cartel
Molly Burch.
Lugar
Cripta del Convent Garden.
Hora
Lunes, 25 de septiembre, a las 20 horas.
Precio
10 euros.

Cercanas al country calmado, las canciones de este disco son una suerte de acordes de Richard Hawley cantados por una Russian Red que no se ha tragado un pájaro.

Grabado en dos días y con la sugerente voz siempre en primer plano, la autora norteamericana evoca más que impacta. Con varios momentos remarcables ('Downhearted', 'I love you still') y mucho cariño por los ejercicios de estilo, gustará a quienes echen de menos la riada de cantantes lacias y el pop de los años 50.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos