Despedida metalera

El grupo Net Weigh, en una actuación dentro de Etengabeko Zarata. / LLUÍS TERRASSA

Etengabeko Zarata llega este fin de semana a la sala Mogambo y al C.C. Larratxo. El festival, que anuncia su despedida, ofrece 11 actuaciones de distintas modalidades de hardcore

YOLANDA SÁNCHEZSAN SEBASTIÁN.

La música metal sonará este fin de semana con gran intensidad en la ciudad. La agrupación Buenawista Prolleckzions y Donostia Kultura vuelven a unir sus fuerzas para organizar unos de los festivales de hardcore más veteranos de Euskadi, Etengabeko Zarata. La edición número 15 será muy especial. No sólo por el aniversario, sino porque se convertirá con seguridad en la última que se celebre, según la organización. La dificultad para encontrar financiación y el descenso de espectadores hacen inviable este proyecto que ha reunido durante años a numeroso grupos representativos del panorama local, nacional e internacional. El encuentro arrancará mañana en la sala Mogambo de Trintxerpe con la actuación de cinco bandas nacionales y seguirá al día siguiente en el C.C. Larratxo con otros seis grupos de estilos grind core, punk o power. Para festejar este edición especial, sus responsables han decido bajar el precio de las entradas a 7 euros con el propósito de atraer a más público.

La incombustible sala Mogambo de Trintxerpe abrirá mañana, a partir de las 21:30, el festival con la actuación del conjunto Sonido Pocilga. «El dúo tolosarra hará grind comedia. Guitarra y bajo estarán acompañados por una batería programada. Será un espectáculo muy sorprendente», señala Ángel Fresnillo, uno de los fundadores del festival. Tomará el relevo otra banda de Tolosa, Ras, con más de veinte años de trayectoria. En sus comienzos, tocaron como cuarteto junto a Coche Bomba, Active Minds, Ö.B.N.I., Denak, Battle Of Disarm. Tiempo más tarde se reconvirtieron en trío y ofrecieron numerosos conciertos, entre ellos, en festivales como el Obscene Extreme y Play Fast Or Don't de la República Checa o Euskal Assault. Desde Palencia, llegarán los miembros de Rato Raro quienes amenizarán la velada con composiciones marcadas por el estilo Grind Punk. Tras 25 años de carrera, están preparando su cuarto trabajo, Tripatorium. Entorno a la medianoche, harán su aparición dos conjuntos madrileños; Disturbance Project y Looking for an answer. Estos últimos han participado en varias ediciones de Etergabeko Zarata. «Ha sido una suerte poder traer este grupo con influencias más orientadas al Death Metal y una visión underground de la música extrema bajo un concepto misántropo y antiespecista», dice.

La música metalera continuará el sábado en el C.C. Larratxo con actuaciones provenientes de Italia y Francia. Media docena de grupos ensordecerá, desde las 19:30 hasta el inicio de la madrugada, al público con creaciones rápidas e intensas. Los zarauztarras Metralleta iniciarán la velada con su toque de power violence, que se podrá apreciar asimismo en la siguiente participación a cargo del grupo Ikäara de Llodio. El veterano conjunto Infest de Baiona repite en el festival con su estilo grindcore más brutal. Han llegado a actuar en 18 países y tocado con bandas como Sepultura, Gojira o Napalm Death. En el ecuador de la programación, intervendrá la agrupación Net Weight de Mallorca, representativa del estilo clásico del hardcore. El toque internacional lo pondrán las bandas italianas Nofu y Hyle. La primera encarna el hardcore y punk tradicional mezcla de las tendencias yanquis de los 90 e italianas de los 80, mientras que la segunda, integrada por mujeres, se adentra en las particularidades del crust y anarchafeminist.

Adiós al festival

Etengabeko Zarata echará el cierre definitivo tras 15 años de existencia. La falta de recursos económicos y seguidores ha llevado a la organización a tomar esta decisión drástica. «Si no ocurre algo sorprendente como llenar el aforo, mantendremos nuestra idea de quitar el festival», matiza con ironía Fresnillo. Recuerda con cariño su primera edición, ya que resultó todo un éxito. Actuó una docena de bandas como Ras y Sinergia y acudió numeroso público. «El rock duro estaba de moda en aquella época», subraya. A lo largo de estos años, la organización ha traído grupos internacionales de renombre como los chilenos-británicos Criminal o los americanos Speed Wolf sin olvidar las bandas locales. Esperan que los aficionados a este género musical se animen y disfruten del última edición de este ruidoso festival.

Fotos

Vídeos