'Cassette' muestra en el Dock of the Bay la vitalidad de un soporte dado por muerto

El músico Henry Rollins es uno de los participantes en 'Cassette'./Z. T.
El músico Henry Rollins es uno de los participantes en 'Cassette'. / Z. T.

El festival completa su programación de hoy con el corto 'Tinnitus - El sonido de la locura', de Iñaki Altolagirre, y la película 'French Touch'

A. MOYANOSAN SEBASTIÁN.

El festival Dock of the Bay se acerca hoy a su ecuador con la proyección en su sección oficial de 'Cassette: A Documentary Mixtape', de Zack Taylor, que reivindica la resistencia a su desaparición de este formato musical, tantas veces dado por muerto. El cartel de hoy se completa con una doble sesión en el apartado Perfect Day: el cortometraje 'Tinnitus - El sonido de la locura', de Iñaki Altolagirre, y el filme 'French Touch', de Jean-Francois Tatin y Guillaume Fédou.

El origen de la película de Zack Taylor se sitúa en la decisión que el Oxford English Dictionary tomó en 2011 de eliminar la palabra 'casse-tte'. «Habiendo crecido en los 80, quedé completamente desolado ante esta noticia, como si hubiera muerto una de mis estrellas de rock favoritas», asegura el realizador de esta coproducción de Alemania, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos. «Decidí que alguien debía hacer una oración fúnebre adecuada para las cintas». Sin embargo, tal y como explica el escritor y miembro del comité de selección del Dock of the Bay Felipe Cabrerizo, lo que Taylor descubrió durante la realización de su «elegía» fue que la música en formato cassette gozaba de una relativa buena salud, al margen de los circuitos convencionales de distribución de música.

«Es una película curiosa que se aleja de los documentales musicales al uso», asegura Cabrerizo. Ante la anunciada eliminación de la palabra por parte del reputado diccionario, Taylor entrevistó a músicos como Henry Rollins, Mike Watt, Daniel Johnston o Thurston Moore y lo que descubrió fue que «existe un mercado de cassettes y que incluso algunas discográficas editan aún en este soporte». Lo cual demuestra, en palabras del autor de biografías como la de Serge Gainsbourg o Johnny Hallyday, que «los formatos no mueren cuando lo manda el mercado, sino cuando los aficionados a la música entienden que ha llegado su momento». 'Cassette: A Documentary Mixtape' se proyecta hoy en el Trueba, a las 21.30 horas.

El programa de hoy

'Tinnitus - El sonido de la locura' (10 ') + 'French touch' (84 ').
Cines Trueba. A las 19.30 horas. Entrada: 7 euros. Sección Perfect Day.
'Cassette: A Documentary Mixtape'.
Cines Trueba. A las 21.30 horas. Entrada: 7 euros. Sección Oficial.

«Una enfermedad incurable»

Antes, el cine de Gros acogerá la doble proyección de 'French touch', precedida del cortometraje 'Tinnitus - El sonido de la locura', del músico y ahora también director pasaitarra Iñaki Altolagirre. La pieza, de diez minutos de duración, relata «la historia de Mariano Casanova, líder de la banda de culto Distrito 14, de como un día un estruendo atronador se refugió en su cabeza o en otras palabras, Tinnitus, una enfermedad incurable, de cómo se puede convivir con ella y poder sobrevivir a la locura para siempre». Felipe Cabrerizo considera que se trata de un cortometraje «muy soprendente» porque aborda «una enfermedad que sufren quienes han sufrido un exceso de decibelios, es decir, muchos músicos y que consiste en oír un pitido continuo. El propio director del corto padece también esta enfermedad». El cortometraje profundiza en las dificultades que para los músicos afectados por esta dolencia entraña crear y, en este sentido, «muestra un aspecto desconocido para la mayoría de la gente».

La doble sesión se cierra con 'French touch', de los realizadores Jean-Francois Tatin y Guillaume Fédou. La cinta realiza un recorrido por la escena francesa desde finales de los ochenta/comienzos de los noventa hasta el cambio de milenio, cuando «la música electrónica tomó un imparable impulso» en el vecino país «y renovó la escena de baile de todo el mundo». Con alguna ligera modificación, el largometraje reúne las doce piezas de corta duración -entre cinco y siete minutos- que los directores realizaron para la cadena Arte. Con nombres como los de Daft Punk, Air, Justice, Laurent Garnier o Sebastien Tellier a la cabeza, la película recorre «la explosión de un género rebosante de energía y vitalidad que tomó al asalto el planeta desde las discotecas parisinas» en un fenómeno que, tal y como apunta Cabrerizo, hubo quien interpretó como «un nuevo estallido del punk»..

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos