El belén que nunca falla

Un momento de la representación del belén viviente de Mundo Nuevo en años anteriores./JOSÉ MARI LÓPEZ
Un momento de la representación del belén viviente de Mundo Nuevo en años anteriores. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Una treintena de personas escenificarán durante 35 minutos el nacimiento y adoración del niño Jesús con luces, música y una voz en off que narrará las escenas. Mundo Nuevo representa mañana por la tarde su belén viviente en la calle Amara

GORKA LARRUMBIDESAN SEBASTIÁN.

Es, sin duda, una de las atracciones más llamativas de toda la Navidad. Hablamos de la representación del nacimiento y epifanía de Jesús de Nazaret -entre otros pasajes- que la asociación de tiempo libre Mundo Nuevo representará mañana (18.30 horas) como viene haciéndolo desde hace 55 años. Todo está perfectamente atado, los actores preparados, trajes y maquillajes a punto y el escenario listo para acoger la representación de este belén viviente que tendrá una duración de 35 minutos, con iluminación, música y voz en off.

La escenificación del nacimiento correrá a cargo de unas treinta personas, entre las que se encuentran niños, jóvenes y adultos, ocupando una franja de edades que van desde los 10 a los 70, sin olvidar al niño Jesús, de apenas tres meses. Todos ellos pertenecientes a Mundo Nuevo, la Asociación de Animación Comunitaria de Amara.

El dato

años lleva representándose este belén viviente que se celebrará mañana a la tarde, a partir de las 18
30 horas, en Amara Viejo de la mano de la asociación de tiempo libre del barrio Mundo Nuevo.

Además de los actores, desde la organización aseguran que son decenas las personas que han colaborado en el montaje de las escenas, desde técnicos de iluminación y sonido hasta equipos de vestuario y maquillaje. Todos están dispuestos a participar en la preparación del escenario -un proceso que lleva aproximadamente ocho horas- para que todo esté en perfectas condiciones. «Imagínate lo vivo que está este belén viviente que hasta los corderitos camparán por la calle Amara traídos desde un caserío de Oiartzun», aseguran.

A lo largo de estos 55 años de éxitos, Mundo Nuevo ha representado su belén viviente en diferentes escenarios. Se comenzó a escenificar en la misma calle Amara, para hacerlo después en la plaza de la Trinidad, plaza de Gipuzkoa, exteriores de la residencia Zorroaga o en el atrio del Buen Pastor, pero es en el barrio de Amara Viejo, en la calle que le da su nombre, donde más veces se ha interpretado. Mañana, a partir de las 18.30 horas, volverán a hacerlo.

«Las personas que acudan al espectáculo se colocarán frente a la representación, en las escaleras que suben hacia Aldapeta y en la carretera de la calle Amara, que se cortará al tráfico durante la actuación. En caso de una lluvia pertinaz y viento durante todo el día, no se podrá representar el belén por el peligro que supone para la trama eléctrica y por no poder colocar y decorar los escenarios», explican sus organizadores. De momento, las previsiones meteorológicas apuntan a que habrá temperaturas agradables y escasas probabilidades de que las nubes descarguen su furia en forma de lluvia. Aunque mejor no fiarse.

El belén viviente de Mundo Nuevo se prepara con espíritu navideño y de ahí nace la ilusión y el entusiasmo que se ponen en el trabajo que conlleva todo ello. Las escenas que podrán ver quienes se acerquen a presenciar el espectáculo son: la promulgación del edicto de César Augusto; María y José, camino de Belén; buscando posada en Belén, el nacimiento; el anuncio a los pastores y adoración al niño; los Magos, ante Herodes; aparece la estrella y adoran los Magos al niño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos