30 años de pasión por los minerales

Urrelur Museoa nos invita a mirar con detenimiento fósiles, gemas y minerales de los cinco continentes, a través de numerosas actividades

30 años de pasión por los minerales
J.A.

Son tres décadas de aventura cultural las que celebra estos días el museo Urrelur dedicado a los minerales, los fósiles y las gemas en Urretxu. Su nombre fue elegido de entre las sugerencias de los vecinos en el foro local de internet hace unos años, pero la aventura nació sin nombre definido hace mas de tres décadas con una sencilla exposición en la sala de muestras Aldaketa hoy desaparecida. Tras un tímido intento coincidiendo con la adecuación de un antiguo edificio como Casa de Cultura, la Corporación municipal de Urretxu decidió ubicar en el bajo, una exposición permanente de minerales fósiles y rocas que ha servido de crisol para elaborar miles de iniciativas relacionadas con la divulgación de las ciencias de La Tierra. Resultaría ímprobo citar a la miríada de colaboradores institucionales y particulares. Aún no es tiempo de mirar atrás aunque sí de agradecer todo el camino recorrido y a cuantos lo han hecho posible. «No es tiempo sino de mirar hacia adelante con nueva propuestas, siguiendo en la divulgación de las ciencias de La Tierra porque nos va mucho en ello... Es la casa en la que vivimos y debemos mantenerla en orden», subrayan desde el centro.

Esta semana de conmemoración han ido pasado por el museo urretxuarra cientos de escolares a los que se les ha mostrado lo cerca que están de las materias primas de las entrañas de la Tierra y de cómo se emplean en cuanto nos rodea, desde la punta de un lápiz (grafito), hasta el aluminio (Bauxita), el vidrio (cuarzo)... Una mirada hacia el pasado a modo de reloj del tiempo conociendo algunas formas de vida del pasado en estado fósil que nos remontan a más de 600 millones de años...

Esta es la propuesta que Urrelur Museoa especialmente estos días que se muestra también como un parque geológico con actividades de ‘Búsqueda de oro’, ‘Minero por unos minutos’, ‘Conviértete en dinosaurio’, ‘Descubre el dinosaurio’, ‘Pinturas prehistóricas’...

Además, hay un concurso de fotografía abierto a todos los públicos. «Con una cámara mejor o peor, incluso con un teléfono móvil, hoy y mañana, pueden acercarse al salón de minerales, fósiles y gemas y sacar fotografías atendiendo al reglamento que se les proporciona en el stand de información», explican desde Urrelur. Hay un premio de 150 euros para la mejor fotografía, otros de 100 euros a la segunda mejor foto y mejor local, y la mejor foto en categoría de menores de edad se llevará un bello mineral.

Visitantes, coleccionistas, familias y curiosos pueden acercarse a Urretxu para disfrutar de las bellezas que tiene la naturaleza, escuchar las visitas guiadas y encontrar, por qué no, esa pieza que llevar a la colección. Los pases guiados, las visitas y la entrada en todos los lugares son gratuitos gracias a la colaboración de Urrelur Museoa, el Ayuntamiento de Urretxu y la Diputación Foral de Gipuzkoa.

La aventura iniciada hace tres décadas continúa creciendo y Urrelur Museoa presume a día de hoy de ser una cita obligada cada año para los amantes del sector que llenan los espacios propuestos para aprender de manera divertida, solos, en grupo o en familia.

Si se animan a visitar la feria y el recorrido les recomendamos que se tomen su tiempo pues la oferta da para todo el día. Horarios de apertura: de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas.

Un legado que no deja de crecer

Desde que el matrimonio formado por Nicasio Luis Aguado y Martina Goñi propiciara la cesión de su colección privada de minerales y fósiles -fondos recabados en muchas ferias y certámenes- para que a través de un museo existiera un soporte cultural tanto para el mundo escolar como para el particular y el mundo científico, se ha ido haciendo una camino que ha sumado cómplices. «Este es un poso geológico leve, ligero, queda mucho trabajo por hacer y cada año que pasa son más y más las personas que suman, no restan con su presencia y su apoyo. Este año ha sido el momento de agradecerlo trabajando como siempre mirando al frente con el objetivo en el horizonte, divulgar, contribuir a depositar en los estratos de la población el conocimiento sobre la geología y la paleontologia y la importancia que las ciencias de La Tierra tienen en la supervivencia de nuestra especie», explican desde el museo.

Situado en la planta baja de la Casa de Cultura, el museo consta de dos partes: una dedicada a los minerales, con unas 1.000 piezas catalogadas y clasificadas; y otra dedicada a los fósiles con piezas procedentes de los cinco continentes.

Fotos

Vídeos