Diario Vasco

Bebe: «Somos todo lo que hacemos por el camino, incluidos los errores»

La cantante y actriz cierra etapas en su cuarto disco, 'Cambio de Piel', que interpretará hoy en Donostia.
La cantante y actriz cierra etapas en su cuarto disco, 'Cambio de Piel', que interpretará hoy en Donostia.
  • La intérprete trae hoy al Victoria Eugenia los temas de su cuarto álbum, 'Cambio de Piel', en el que apuesta por un regreso a sus orígenes musicales

Decir que es autobiográfico el nuevo disco de Maria Nieves Rebolledo Vila (Valencia, 1978), que atiende en el panorama musical estatal al nombre artístico de 'Bebe', resulta a estas alturas de su carrera una redundancia innecesaria. Porque 'Bebe' es ella para los que les guste y para los que no.

Hoy llega al Victoria Eugenia con el segundo tramo de la gira de su cuarto disco, 'Cambio de Piel', publicado al final de 2015, y que llevará hasta Latinoamérica sola y a pelo con su guitarra. En él apostó por una especie de vuelta a sus orígenes musicales, fijados en el que fuera su primer disco 'Pafuera telarañas', lanzado en 2004, y que vendió medio millón de ejemplares de los de entonces y permaneció más de 100 semanas en las listas de ventas. Ahora ha vuelto a confiar en su productor talismán, Carlos Jean, ha dejado atrás polémicas, y ha encontrado en su maternidad una forma de «organizarse», como ella misma confiesa.

- Anunció que el concierto del 27 de diciembre era fin de gira pero regresa ¿ha tenido que volver por eso de la petición popular?

- Estuvimos el año pasado con el nuevo disco pero ahora el planteamiento va a ser hacer algo diferente. Los conciertos tomarán otro rumbo. Tampoco serán todos con banda sino que también iré yo sola con guitarrra y voz en algunos. Me está gustando darle la vuelta a las canciones.

- ¿Cómo es ahora un día de gira?

- La clave es que tampoco hago ya tantos conciertos seguidos como antes, que era cuando más te cansabas. Ahora lo llevo todo más organizadito: lo compagino con mi hija, con el estudio que he montado en casa y con componer.

- Como miembro de su banda en vivo ha integrado a Carlos Jean, al que ha vuelto como productor ¿es como su ángel de la guarda?

- Es mi todo. Además en este disco ha sido una reafirmación total. Él también hacía como tres años que no producía a nadie y lo hemos pillado de nuevo frescos. Ha hecho un trabajo increíble en este disco. Se ha salido, literalmente, porque me lleva a territorios sonoros a los que yo no llegaría sola de ninguna manera.

- ¿Cómo cree que les ha sentado el directo a las nuevas canciones?

- Algunos de los músicos que vienen en la gira tocaron en el disco, como el guitarrista, Javi Pedreira. Pero también con varios es la primera vez que trabajo. Con este cambio de piel que define el disco he cerrrado muchas etapas.

- ¿No costó rodarse?

- Cuando empiezo una gira quiero que las canciones suenen exactamente como en el disco. Yo las he hecho y grabado pero no he podido cantárselas a la gente y disfrutarlas haciéndolo. Por eso les pido a los músicos que no se salgan de donde les marcamos. Soy así. En esta gira, además, las canciones viejas que toco también las he hecho como eran las originales y salieron editadas en disco. Con el tiempo es cuando me da por abrirlas.

- ¿Ha encontrado la estabilidad emocional en esta nueva reencarnación musical?

- Estoy 'súper a gusto'. Pero es que siempre me he encontrado cómoda en todos los discos. He grabado siempre lo que quería grabar y con el estado de ánimo de cada momento: unas canciones más cerradas, como en el segundo; más agresivas, como en el tercero. Lo bueno que quiero destacar de este último disco es que como en el primero, hay canciones más abiertas, el piano es el protagonista, he encontrado un nexo.

- ¿Cómo recuerda de duro el trago de la presión del éxito?

- Yo creo que aquello era normal cuando no paras. Ahora que las cosas se han tranquilizado, todo esto lo valoro muchísimo. La gente que se te acerca ahora como público no lo hace porque salieras en la tele.

- ¿Compagina las giras con la composición, o no le gusta?

- Todo, ahora me apetece acompañarlo todo con todo. Ya estoy maquinando el siguiente disco. Me apetece frecuentar a otros músicos. Lo que pasa en España es que no nos mezclamos. Es divertido meter los dedos en otras recetas.

- ¿Se reconoce en el documental que rodó sobre usted su expareja?

- Solo le pedí que estuviera todo: los errores y lo que pasó en la sala Sol en la rueda de prensa. Todo eso forma parte de mi vida y de mi carrera. No quería que me pusiera como una santa monja porque no lo soy. Fue como mirar un hermoso álbum de recuerdos. He sido afortunada.

- ¿Cree que su coherencia ha marcado su trayectoria?

- Totalmente, creo. Somos lo que hacemos por el camino y la gente que nos encontramos. Y las decisiones que tomamos. Yo repetiría todo. Solo sería un poco más organizadita en aquel primer disco. Lo pasamos muy bien pero en la vida siempre hay cosas que no las puedes controlar.

- ¿Más relajada con la maternidad?

- Tomas las riendas de tu vida porque los niños te ordenan. Por eso ahora me encanta componer en casa porque puedo hacerla con ella por ahí. Tengo un espacio de trabajo que nunca había tenido y ahora con el estudio en casa disfruto el doble.

- ¿Ha sacado madera de cantante como su madre?

- Lo suyo lo hace de manera natural, como empecé a hacerlo yo en mi casa. Pero luego será lo que quiera ser. Se viene conmigo al estudio, jugamos, ella está a su rollo, yo al mío, cada una con nuestras cosas. Ella es ahora la que me cuida a mí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate