Diario Vasco

Homenaje al teatro con una sorprendente y loca función

Santiago Sánchez, en primer término, junto al resto del reparto de la obra 'La crazy class'.
Santiago Sánchez, en primer término, junto al resto del reparto de la obra 'La crazy class'.
  • Hoy en Eibar y el viernes y sábado en Donostia, L'Om Imprebís ofrece una divertida obra en la que cuatro actores hacen quince personajes

Una clase de teatro con doce alumnos, el profesor y dos personajes más forman 'La crazy class', última creación de la compañía valenciana L'Om Imprebís. Hasta ahí nada extraño, pero sucede que los doce alumnos son interpretados sólo por dos actores, Carles Castillo y Carles Montoliu, «capaces de lograr que tras los primeros minutos en los que el público no sabe muy bien qué ocurre, acaben por ver a los doce personajes al mismo tiempo en escena por mucho que no haya nada más que dos actores».

Lo cuenta Santiago Sánchez, director de la función y actor en el papel del profesor. El único que no cambia de personaje porque su compañera Yolanda Muñoz da vida a una limpiadora que sabe más de teatro que los alumnos y a un técnico de iluminación que empezó siendo un artista y ya sólo es un funcionario preocupado de las horas de trabajo y los descansos.

«El público se ríe mucho, pero no es una comedia al uso», apunta Sánchez. Y cantan, «pero tampoco es un musical. Creo que pocas veces la gente va a tener la oportunidad de ver algo como esto. Es un espectáculo bastante inédito en el que van a sentirse sorprendidos y hasta desconcertados, pero después se establece una gran complicidad. Eso ocurre sobre todo porque los personajes representan a tipos de personas muy reconocibles para cualquier espectador».

No hay improvisación

El nombre de la compañía remite al espectáculo más popular de todos los que han montado, 'Imprebís', con el que han estado veinte años llevando la técnica de la improvisación a la mejor de las demostraciones teatrales. En 'La crazy class' explica Sánchez que «está todo perfectamente escrito y muy medido porque la obra es una auténtica coreografía, hace falta una gran precisión para ese constante cambio de personajes». Lo que no quita para que ambas obras estén conectadas. «Aquí todos los textos están escritos, pero han salido de la improvisación. Sin los veinte años de 'Imprebís' este espectáculo sería imposible».

Creadores como Albert Boadella y el escritor Juan José Millás han intervenido en la creación de un montaje que alcanza su cima de locura «cuando hacemos todo 'Hamlet' en sólo quince minutos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate