Diario Vasco

Cerveza artesana: Recorrido por los mejores locales de Gipuzkoa, Bizkaia, Álava

¡Vamos de birras!
  • Recorrido por algunos de los locales más recomendables de Gipuzkoa, Álava y Bizkaia para iniciarse en el consumo de cerveza artesana

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Dígale bar, tasca, pub, mesón, cantina o taberna. Es lo de menos. Todo lo que tenga barra, cañero, pintxo de tortilla y aseo nos vale. En esencia eso es lo que define un local hostelero vasco. Cierto que no todos tienen tortilla, cañero o baño. Con 15.000 garitos en Euskadi... tiene que haber de todo. De hecho, hay algunos que hasta sirven buena cerveza. Por desgracia, no es lo habitual. Y es que los tiempos cambian y la birra hace tiempo que dejó de ser algo carbonatado para matar la sed. Para eso se inventó la gaseosa. Que nadie se lleve a engaño, tomar unos zuritos con la cuadrilla es una actividad de lo más sana y recomendable, pero si esperamos algún tipo de experiencia gastronómica, la ruta es otra bien diferente.

Aquí van bares en los que poder beber cerveza con los ojos cerrados, de cualquiera de los muchos grifos que tiene cada uno de ellos y seguros de que su mantenimiento, limpieza y cuidado en el servicio es de primera calidad. Porque sí, las tripas de los cañeros hay que lavarlas cada vez que se cambia el barril de cerveza.

Ez dok rock (Eibar)

Arrancamos en territorio guipuzcoano. En Eibar, el Ez dok rock (Toribio Etxebarria, 18) será la primera parada. Bar rockero en el que no falta la música en directo, si hay ocasión, y con una selección birrera más que reseñable. Es fácil ver creaciones de la donostiarra Gross, con la que sacaron una cerveza, y otras marcas de la provincia como la Bidassoa Basque Brewery o Basquenland Brewing Project. Brewdog, la más conocida de las crafts también es habitual.

Mala Gissona (Donostia)

Seguimos por San Sebastián, donde en una infinita oferta hostelera hay que señalar dos paradas obligadas. Mala Gissona cuenta con su propia taberna en la calle Zabaleta y el pub Drop (Reyes Católicos, 18). El pub de los fabricantes de Oiartzun, al contrario de lo que se podría pensar, no sirve solo su propia cerveza. No es ni un brewpub (bares que elaboran en ella trastienda) ni un tap room tan de moda (salas de cata dentro de las fábricas). Es una bar restaurante de cuidado diseño y muy buena comida -las hamburguesas tienen fama- con una enorme terraza en segunda línea de la playa de la Zurriola. Lógicamente pinchan Mala Gissona, pero en sus 12 gridos hay sitio para cualquier otro artesano de calidad.

Pub Drop (Donostia)

En el Drop, detrás del Buen Pastor, también hay terraza, aprovechando que la calle es peatonal, aunque no cocinan. Sus 16 cañeros son una de las propuestas más completas de la comunidad autónoma. Tiene de forma recurrente alguna bitter -que suelen faltar en la mayoría de locales- y con esa profundidad de tiradores encontraras casi cualquier cosa. Sentarse tranquilamente en las sillas metálicas de la calle a probar birras y observar el trasiego del centro de Donostia no tiene precio.

El Boule (Donostia)

Para finalizar, aunque este recorrido podría seguir eternamente, hay que mencionar el Boule de Irún (plaza Anzaran,11). La cafetería Boulevard tiene buena cocina, barra de pintxos como se espera en la zona y nueve grifos que cuida con esmero. Además, y eso nos gusta, prioriza las cervezas locales. La Mugalari de Bidasso Basque rewery y la Shackeltown de Mala Gissona están siempre pinchadas.

Singular (Bilbao)

Seguimos hacia Bilbao. En pleno Ensanche. A un paso del Guggy. Singular (Lersundi, 2) es seguramente uno de los locales más recomendables en la villa, en este momento. No solo por la cerveza, también por su carta de vinos, el ambiente y las raciones que ofrecen. De todos modos hoy solo nos interesa la poesía líquida, la ‘craftbeer’, la cerveza de autor (artesana, sí, pero especialmente la que va un punto más allá e innova las recetas y los estilos más tradicionales). El bar sorprende a primera vista. Su decoración reinterpreta la esencia de los tradicionales pub ingleses y la moderniza. Los butacones del fondo invitan a pasar la tarde frente al falso fuego bajo al que apuntan. Y en la barra, seis grifos. Sobre ellos la pizarra que nos chiva lo que hay pinchado en ese momento. En los ‘craftbeer bars’, los barriles están en continua rotación. Quizá su lager -la rubia de cabecera- sea normalmente la misma, pero el resto cambian según se van consumiendo. Así que lo primero es leer. O dejarse asesorar, que nadie llega aprendido a este mundo. En Singular no suelen faltar birrotes de la tierra -Laugar y Drunken Bros-, quizá muy complejos para iniciarse, pero siempre recomendables.

Morrocotuda (Bilbao)

Continuamos ronda a pocos pasos. Morrocotuda (Heros, 14) nos abre las puertas de una preciosa casa de pueblo, en la que no faltan las viandas típicas, buenas cazuelitas, cócteles de altura -José Ramón es uno de los mejores bartender de Bizkaia, finalista nacional de la Worldclass 2015- y lógicamente cerveza. Siete grifos. Tres con clásicos belgas Hoegaarden. Leffe y Stella Artois, los otros cuatro rotando. Y no les importa arriesgar con lo más vanguardista del continente. Tira hacia pequeños productores europeos y nunca falta una buena IPA. Además existe un menú maridado de cinco pintxos y cinco cervezas diferentes para picotear en cuadrilla en la tranquila mesa del fondo del local. Algunos quedan hipnotizados por la ristra de ajos que cuelga de la pared de la cocina.

Wicklow Arms (Bilbao)

En otro registro, y solo para amantes de la Guinness e Irlanda, el Wicklow Arms (Rodríguez Arias, 30) te lleva a la isla esmeralda en sus escasos metros cuadrados. La clientela internacional -es el lugar de encuentro de los nacidos en las islas británicas- le da un plus de verosimilitud. ¿Y por qué está tan buena su Guinness? Porque es fresca y la sirven muy fría. La cerveza oxida rápido -la negra dublinesa especialmente- y si no se consume en un par de días, mejor pasarse al agua. Este es uno de los bares que más stout vende del mundo en relación a su tamaño y por eso la disfrutamos tanto.

Penguin (Bilbao)

La siguiente parada está al otro lado de la plaza Campuzano. Penguin (Gregorio de la Revilla, 8) es el ‘spin off’ del Bihotz (Aretzaga, 6). Lo primero que te dará al ojo es la mesa negra y roja a tu derecha nada más pasar la puerta. El mobiliario está escogido al detalle por media Europa. No hay nada al azar en este local personalísimo que, como su hermano de Bilbao La Vieja, adora el buen café. Quizá le quiere más que a la cerveza y tienen 16 grifos de verdaderas bombas artesanas. La vizcaína Boga no falta nunca. Tampoco la Grevensteiner, la rubia sin filtar de los alemanes Veltins. Y de ahí al cielo. Algo de trigo, mucho estilo hiperlupulado, -Naparbier es muy apreciada- algún barley wine, la oscuridad de las imperial stout (no faltarán las añejadas en viejos barriles de licor) y una devoción que se agradece por las creaciones escandinavas como las de WarPigs, To Øl, Oppigårds...

Bihotz (Bilbao)

No podemos abandonar Bilbao sin pasar por el Bihotz. Templo de bicicletas fixie, ejemplo de la recuperación de la zona de Marzana, uno de los lugares más recomendables para tomar café en Bizkaia. En serio. Cuando recuperes el control de los ojos, que se habrán ido a la nevera amarilla junto a la cafetera o a la Campagnolo azul colgada a la izquierda, repararás en los cuatro grifos que salen directamente de la pared, en un lateral de la barra. La rubia es Schlappe Seppel, lager alemana de apuesta segura, y las otras tres dependiendo del momento. Una será de lo más especial que ronde en ese momento por la comunidad autónoma y el resto variará entre cervezas de temporada (siempre buscando género muy fresco), algún birrote de productores cercanos -Basquenland Brewing Proyect, Dougall’s, Falken... - y lo mejor de marcas internacionales como, por ejemplo, la londinense The Kernel o la californiana Modern Times.

Por cierto, cualquier ruta que se salte el Loch Ness y el 15.000 Hops de Barakaldo está cometiendo una herejía. Apúntalos para cuando te dejes caer por la localidad fabril.

Makatzeta (Makatzeta)

Camino de Vitoria, haremos un alto en Makatzeta. A los pies de Urkiola, en Atxondo (Caserío Makatzeta de Arrazola. Artekale, 9) este restaurante organiza casi de manera semanal cenas maridadas con cerveza. Para muchos, éste es el futuro de la craftbeer y su entrada definitiva en la alta cocina. De los fogones que maneja el joven Iker Eleicegui, prometedor chef y home brewer, salen cada viernes platos especialmente diseñados para casar con un determinado estilo de cerveza. Aunque no hay que esperar al comedor. El bar del restaurante cuenta con seis grifos, por cierto, con una de las mejores instalaciones de Euskadi para la conservación y servicio de la cerveza.

El Kitsch (Vitoria)

Pasado el puerto, Vitoria esconde una completa y asentada oferta cervecera. El Kitsch (cantón de San Francisco, 2) es un clásico. Acaba de cumplir un año tras su ‘renacimiento’ -una broma sobre el cambio de gerencia- y en realidad atesora una década de experiencia en el sector. La nueva gerencia mantiene el estándar de calidad que dio nombre al bar y sigue pinchando artesanas nacionales e internacionales de primerísimo orden. Siempre con un ojo en las creaciones escandinavas. En cualquier caso, la variedad es absoluta y uno de sus grandes fuertes. No en vano, el local es propiedad de los dueños de Birrak, la tienda y distribuidor de cerveza artesana de la ciudad.

Guernica (Vitoria)

Un par de calles más abajo, se encuentra el Guernica (Pintorería, 19). Ambientazo de pub para un local de atractivos murales en las persianas que mima un producto que se nota que les gusta. Tiene mucho y bueno del panorama internacional, pero lo mejor es que se pueden encontrar barrilles de elaboradores vitorianos con relativa frecuencia. Para los birreros más calmados, clásicos belgas y trigos alemanes para poder compartir la experiencia con toda la cuadrilla. Acaba de estrenar un equipo con 14 tiradores y ahora que se acerca su tercer aniversario anuncia sorpresas y muchos eventos. La semana pasada le visitaron los Laugar, ésta Brewski y ... Bueno, ya lo contaremos

Cervecería Alemana (Vitoria)

Si eres de los que huyen del bullicio del Casco Medieval, la mejor opción está en la Cervecería Alemana (plaza de Gerardo Armesto, 3). Salchichas y codillos acompañan a sus cuatro grifos de corte tradicional y una cuidada oferta en botellín en la que solo aceptan cervezas muy bien equilibradas para paladares exigentes, que no necesariamente tienen afición a la cerveza artesana. En cañero: Bavaria, Franziskaner, Leffe.... Su terraza es visita obligada cuando el tiempo lo permite.

Ordi Garagardotegia (Vitoria)

En la calle Florida encontramos la más pura cervecería de toda esta ruta. En Ordi Garagardotegia se sirve cerveza, solo cerveza, muy buena cerveza y agua por si entran niños. Si quieres un vino, este no es tu sitio. Al Ordi, y es un verdadero lujazo contar con algo así en el País Vasco, se va a por cerveza y por la cerveza. Hasta las conversaciones de barra son sobre cerveza. Y te explicarán hasta el último detalle de cualquiera de las diez delicias que tienen en los cañeros. Por cierto, organizan catas, últimamente maridadas con los pintxos de Álvaro Aguayo. Visita obligada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate