Diario Vasco

Las hermanas Labèque se unen a la OSE en una obra «dramática y violenta»

Las hermanas Labèque, dos pianistas imposibles de encasillar.
Las hermanas Labèque, dos pianistas imposibles de encasillar.
  • Interpretan en el Kursaal el 'Concierto para dos pianos' de Poulenc, que tocaron el pasado mes de mayo en Viena ante cien mil personas

El dúo de pianistas más famoso del mundo, el formado por las hermanas Katia y Marielle Labèque, comparte esta semana música y escenario con la Orquesta Sinfónica de Euskadi. Hoy actuarán en el Auditorio del Kursaal a las 20.00 horas. Lo harán con un programa centrado en repertorio francés y dirigido por Jun Märkl en el que interpretarán una de las obras en las que han sido más alabadas por la crítica internacional: el 'Concierto para dos pianos' de Poulenc. Según Katia Labèque, «es uno de nuestros conciertos más importantes. Se trata de una obra muy dramática, que no tiene mucho que ver con el Poulenc que toda la gente conoce. Él mismo lo decía, que es una obra muy fuerte, muy dramática, violenta... Es una obra que nos encanta y que no nos cansamos nunca de tocar. La interpretamos el pasado 26 de mayo en Viena con la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Semyon Bychkov en el palacio de Schönbrunn ante más de 100.000 personas».

Esta obra con la que llegan al País Vasco, acaba de ser editada en CD y DVD y supone la segunda grabación de las pianistas desde 1991, en una versión que se ha considerado de referencia hasta ahora. «Sin duda, nuestra versión ha evolucionado. Cuando lo grabamos en 1991 tuvimos solo dos horas para hacerlo, y era la primera vez que tocábamos con la orquesta y Seigi Ozawa. No hubo tiempo de nada. La grabación que hemos realizado ahora con Semyon Bychkov es muy diferente. Tenemos mucha relación con él -es el marido de mi hermana Marielle- y hemos desarrollado también una buena amistad con la orquesta. Y además, cuando pasas mucho tiempo de tu vida con una obra, ésta se renueva. Y yo defiendo siempre la última versión porque tengo una tendencia natural a amar lo más reciente».

Aunque el 'Concierto' de Poulenc es una obra que les ha acompañado durante mucho tiempo, no siempre ocurre lo mismo con el repertorio. «Hay otras muchas obras que hemos tocado o grabado y ya no las hacemos. Es imposible tocar todo lo que hemos abordado a lo largo de nuestra vida más todo lo que tocamos hoy, sería demasiado; tenemos que seguir nuestro camino, que es descubrir obras nuevas a nuestro público. Por ejemplo, cuando empezamos a tocar Gershwin hace treinta años en Francia nadie lo conocía y ahora ocurre lo mismo con el 'Doble concierto para dos pianos y orquesta' de Philip Glass. Él es famoso por su música de cine, pero como compositor clásico sus obras no se tocan demasiado. Hemos conseguido descubrirlo al público, ha gustado mucho y hemos encontrado la misma respuesta y sensaciones que cuando hicimos Gershwin. Es algo muy bonito y más aún porque gracias a Glass hemos descubierto a otros muchos jóvenes compositores posteriores al movimiento denominado minimalista».

Reencuentro

Las pianistas labortanas vuelven, además, a reencontrarse con la Orquesta Sinfónica de Euskadi, con la que ya han actuado anteriormente. «Nos encanta tocar con ellos y nos gustaría poder desarrollar más proyectos alrededor de los compositores vascos. Estamos trabajando ahora en un proyecto muy lindo alrededor del 'Bolero' de Ravel desde el siglo XVI hasta hoy, con compositores vascos, y haremos algo con Carlos Mena, que es el contratenor con la voz más maravillosa que existe. Nos hemos enamorado de su voz y queremos hacer algo juntos. Y el País Vasco es también nuestra tierra. Desgraciadamente no vivimos allí, sino en Italia, desde hace casi 25 años, pero quizá algún día volveremos. Es donde hemos nacido y donde tenemos nuestras raíces».

El eclecticismo es una de las señas de identidad del dúo, que ha trabajado con artistas del jazz, el pop, el rock, cantantes como Sting o Madonna. La razón que les ha llevado a ello es, según explica Katia, «por una parte, nuestro repertorio con orquesta es limitado; tenemos muchas obras de recital, pero solo unos pocos grandes conciertos con orquesta, el de Poulenc, Mozart, Mendelssohn, Bartók... Hemos conseguido que muchos compositores modernos escriban para nosotras y nuestro sueño es que Alberto Iglesias también haga algo para dos pianos y orquesta».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate