Diario Vasco

Aratz, el hermoso 'volcán' gris

La cumbre de Aratz, que para algunos tiene forma de volcán. Destaca sobre todo por su piedra caliza y una vez en ella por las magníficas vistas que ofrece.
La cumbre de Aratz, que para algunos tiene forma de volcán. Destaca sobre todo por su piedra caliza y una vez en ella por las magníficas vistas que ofrece. / BELAUNTZARAN
  • Esta montaña caliza se erige en el límite de Gipuzkoa y Araba, ofreciendo hermosas y diversas estampas de ambos lados de la muga

Un gris impoluto destaca en esta popular cumbre.Aratz, la cima más alta de los montes de Altzania, exige una buena caminata hasta su punto más alto, pero la recompensa una vez arriba es enorme. Los días sin bruma, las vistas son inmejorables. Muy cerca casi en frente se encuentra Aizkorri, a lo lejos Gorbea y Anboto; sobre todas destaca la estampa de la sierra de Aralar con el Txindoki sobresaliendo, San Donato o Beriain y al fondo los Pirineos, o la sierra de Cantabria y Valdezcaray; sin olvidar la magnífica imagen de la Llanada Alavesa que muestra otra estampa de nuestra tierra.

Aratz se sitúa entre Gipuzkoa y Araba. Es la cuarta cumbre más alta de este último territorio, tras Gorbea (1.481 m.), Larrasa (1.453 m.) y Palomares (1.446 m.). Esta montaña caliza que se erige solitaria es visible y fácilmente identificable desde muchos puntos e incluso algunos la comparan por su forma con un volcán. Un volcán que si algún día estalló debió quedar totalmente cubierto de la ceniza gris que destaca en la piedra caliza que resalta en esta conocida cumbre.

Los montes de Altzania y en particular su culminación, Aratz (1.443 m.), hacen contacto con la sierra de Aizkorri en el mítico y legendario paso de San Adrián ( 1.008 m.). Este lugar donde la peña horadada comunica los valles guipuzcoanos con la Llanada Alavesa ha sido recorrido en todos los tiempos por peregrinos, arrieros y tropas. El túnel de San Adrián es una cueva natural que ha sido horadada por el hombre para construir un túnel que facilita el paso de personas y mercancías a través de las inhóspitas montañas de Aratz y Aizkorri. El camino que cruza el túnel, a veces erróneamente considerado como una calzada romana, tiene su origen en el medievo.En concreto, Felix Ibargutxi recoge datos de un estudio realizado por técnicos de Aranzadi que la sitúan en el siglo XVIII, aunque apunta que en la zona para aquellos ojos más observadores se encuentra otra calzada todavía más antigua que data del siglo XVI. La primera cuenta con una anchura considerable, 3,40 y 3,75 metros de ancho, mientras que la segunda ronda los 2,30 metros y se puede identificar por una línea central de piedras que se encuentran en algunos tramos de pendiente considerable.

Por su parte, cabe destacar que el interior del espacio rocoso más popular en la zona alberga la ermita de San Adrián y ofrece cobijo a ganado y paseantes en los duros días de invierno. Este lugar ya fue de interés miles de años antes, como se comprueba al examinar los yacimientos arqueológicos cercanos. Sus antiguos pobladores disfrutaban de la vida en plena naturaleza en un lugar verdaderamente bonito. En ocasiones se dice que el túnel divide los territorios de Araba y Gipuzkoa, algo que no es cierto ya que la muga está muy cerca, pero en este lugar.

En torno a esta zona también se recoge que para muchos el nombre de montes de Altzania es utilizado para nombrar al enlace entre los macizos de Aizkorri y Aralar, pero esta denominación se limita a una región que tiene como referencia el terreno mancomunado entre Araba, Gipuzkoa y Nafarroa, conocido con el nombre de Parzonería de Altzania. El origen de esta parzonería data de las disputas frecuentes que existían entre los pueblos de esta zona por el disfrute y aprovechamiento de estos montes. De este modo, en el año 1516 surge la parzonería de Altzania para poder disfrutar el territorio sin conflictos. En el año 1897, cada pueblo acepta su jurisdiccióny se resuelve el problema.

Subida desde Otzaurte

La ascensión desde Gipuzkoa se puede realizar desde el puerto de Otzaurte en Zegama. Dejando atrás Zegama nos dirigiremos dirección Altsasu hasta llegar a Otzaurte (671 m.). Una vez a la altura de la venta, a mano derecha se encuentra el parking y muy cerca parte una pista de cemento. Esta, tras recorrer unos 4.7 km en coche, lleva hasta el collado de Aldaola (821 m). Una roca con una placa metálica indica que estamos en este lugar. Desde este punto iniciamos la subida a Aratz por una pista que asciende a la derecha (N) hacia el refugio de San Adrián.

El camino, que se ve claramente, sube al túnel de San Adrián, el cual cruzamos para aparecer en los rasos de Lizarrate ( 1.008 m.). Seguimos la calzaday a la derecha se encuentra la senda que sube a Aizkorri (1.524 m.).

A la izquierda sale el camino de Aratz (1.443 m.), dirección que deberemos seguir para lograr nuestro objetivo. En el punto que debemos tomar a la izquierda nos toparemos con un manantial. Junto a la calzada diferentes postes indicativos nos orientarán en espacio y tiempo, pudiendo calcuar la distancia que nos queda para lacanzar la cumbre. Continuamos hacia la izquierda abandonado la calzada para subir al monte Aratz (S).

La subida se acentúa y en algunos casos es algo exigente. Nos encontraremos un segundo poste indicativo (1.133 m.) y otra señal nos guiará hacia el camino de Aratz. Vamos primero al E y luego al SE (seguimos las marcas amarillas y blancas: PR-A 12). Así abandonamos el PR (1.240 m). Después de superar un mojón de piedra tomamos un camino que sube hacia la izquierda dejando a un lado el PR. El desnivel se acentúa. Afrontamos la subida a la cima del monte Aratz por la cresta. Antes coronamos la antecima llamada Elurzuloko (1.430 m.).

En torno a unas dos horas a un ritmo tranquilo que nos permite disfrutar de la belleza de la montaña y todo su entorno alcanzamos la cumbre del monte Aratz (1.443 m.). Tras culminar la ascensión al monte, solo nos queda disfrutar de las estupendas vistas y la tranquilidad del precioso entorno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate