Diario Vasco

Variación y repetición en cuatro décadas

El músico inglés repasará en Donostia junto a su grupo, fundado en 1976, una selección de sus principales bandas sonoras, tocadas por orden cronológico.
El músico inglés repasará en Donostia junto a su grupo, fundado en 1976, una selección de sus principales bandas sonoras, tocadas por orden cronológico.
  • El compositor británico Michael Nyman actúa en el Kursaal el domingo con su banda en la gira que conmemora los 40 años de la formación

A su pesar, le siguen pitando los oídos cada vez que alguien solo asocia su nombre al autor de la banda sonora de 'El Piano'. Hasta tal punto se siente distanciado (y hasta desquiciado, a tenor de su reacción cuando se le pregunta por ella) de aquella multipremiada y exitosa composición que le hizo popular entre el gran público, que en esta gira por el 40 aniversario de la creación de su grupo musical, la Michael Nyman Band, ni siquiera la ha incluido ni la recupera en el repertorio de composiciones más conocidas que viene interpretando en estos conciertos conmemorativos.

Nyman regresa este domingo a Donostia respaldado por su grupo, una formación de 11 instrumentistas integrada por seis músicos de viento, cuatro de cuerda y un bajista, además del propio compositor haciéndose cargo del piano.

El recital se divide en dos partes y repasará la selección de piezas en orden cronológico. En la primera interpreta sus composiciones más populares para filmes de Peter Greenaway: 'El contrato del dibujante' (1982), 'El vientre del arquitecto '(1987), 'Drowning by Numbers '(1988), 'El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante' (1989), 'Prospero's Books' (1991), su adaptación de 'La Tempestad' de Shakespeare, y un extracto de 'The Falls' (1980), el primer filme del director británico.

Para la segunda parte del programa ha reservado las composiciones más recientes, entre las que destacan extractos de los filmes 'Wonderland', de Michael Winterbotton, 'Gattaca', o la música inspirada en el documental mudo del ruso Dziga Vertov, 'El hombre de la cámara' (1929). Completan el repertorio 'Six Celan Songs', inspirada en un poema de Paul Celan, y la música para 'War Work', sugerida por un documental realizado y musicado por el británico sobre la Primera Guerra Mundial al cumplirse su centenario.

Aunque siempre se le ha conocido por su labor como compositor de bandas sonoras, Nyman (Londres, 1944) cuenta con una inacabable trayectoria musical que incluye óperas, conciertos experimentales, música de cámara y hasta videojuegos y exposiciones. La Michael Nyman Band con la que saldrá al escenario del Kursaal pasado mañana fue creada en 1976 para una producción de Carlo Goldoni titulada 'Il Campiello'. La orquesta estaba compuesta originalmente por instrumentos antiguos combinados con modernos para luego pasar a incorporar sucesivamente un cuarteto de cuerda,y tres saxofones, clarinete, trompeta, trombón y bajo, formación que en esta gira comparece íntegra.

Como musicólogo, fue Nyman quien acuñó la definición de minimalismo para referirse tanto a su música como la de compositores como Terry Riley, Philip Glass y Steve Reich, a quienes siempre ha citado como sus influencias principales junto a John Cage y la música barroca y del Renacimiento.

Evolución

La definición de Nyman del minimalismo (repetición y variación), que tiene su origen en la musica conceptual y la dodecafónica, ha quedado como una referencia medular a la hora a aludir a las composiciones de esos creadores que exploran las variaciones armónicas de una nota a partir de la idea de repetición. Con el tiempo ha ido perfeccionando su definición hasta reducirla a la mínima expresión en la mejor manera de predicar con el ejemplo: «el minimalismo es cuando no sucede demasiado durante un largo rato».

No lleva bien las críticas que le acusan de hacer su música más accesible para el gran público. «Es deprimente que la gente que me critica no se haya tomado la molestia de escuchar mi música. Es tan sencillo como eso. Mis críticos sólo han escuchado 'El piano', que me gusta y puedo interpretarla, pero me siento como un intruso, pero no escucharán mi 'Concierto para violín' o para trombón. Es una obra fantástica, muy superior a otros diez conciertos para trombón que le puedan venir a la cabeza. Pero como soy ese Michael Nyman que compone para películas no se me toma en serio».

Y prosigue. «No me pasa como a Philip Glass, al que le falta una melodía con la que le puedas identificar. Él también tiene un 'Concierto para violín', pero el mío es mejor que el suyo. Y ha podido escribir alguna banda sonora gracias a que antes se rechazó la mía, como en el caso de 'Las horas.' Pero no tiene esos críticos tan afilados. No comprendo qué problema hay conmigo que no parece existir con otros compositores de mi entorno», se lamenta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate