Diario Vasco

El rap de trinchera se toma un respiro para coger impulso

Los polémicos raperos valencianos hacen un alto en el camino.
Los polémicos raperos valencianos hacen un alto en el camino.
  • El grupo valenciano de hip hop Los Chikos del Maíz actúa hoy en Doka en su despedida temporal de los escenarios

Después de 11 años de rap combativo y de cargar contra todo lo que se mueve, el grupo de hip hop valenciano Los Chikos del Maíz ha decidido este 2016 hacer un alto en el camino. El grupo que forman los MC's Nega (Ricardo Romero) y Toni el Sucio (Antonio Mejías), junto con el dj Bokah (Víctor Asins) se toman un respiro; algo que agradecerán, sin duda, quienes han sido objetivo durante este tiempo de sus letras críticas y alusiones explícitas en tono de denuncia política y social.

El grupo se despide temporalmente de los escenarios con una gira que iniciaron tras publicar en mayo 'Trap Mirror', EP de cuatro canciones inspirado en la temática distópica que propone la serie inglesa Black Mirror en torno a las avances tecnológicos y el poder de internet y las redes sociales.

Nega aclara los motivos de esta despedida temporal. «Sentimos que una etapa llegaba a su fin. Han sido once años con el grupo y seis o siete casi sin descanso, sin tiempo para pararse a pensar, reflexionar, estudiar.Yo al menos necesitaba ese tiempo para mí, quiero publicar un par de libros que tengo pendientes y quizá algún trabajo en solitario. Hemos decidido que pare la mazorka por completo para enfocar nuevos proyectos y nuevas ideas. Es un hasta luego, no un adiós».

Dardos al límite

La polémica ha perseguido a Los Chikos desde sus inicios, cuando en sus trabajos sembraban las letras de alusiones sexistas y dardos directos contra la derecha política, donde rapeaban incluso al límite de la ley antiterrorista, según algunas interpretaciones.

Desde 2015 han editado dos maquetas, dos discos de larga duración, uno compartido con Habeas Corpus y este último EP. En sus proclamas no ha quedado títere con cabeza. Han cargado contra el PP, las redes sociales, la prensa escrita, la Iglesia Católica, los banqueros, el capitalismo, la sociedad de consumo, la televisión, la radiofórmula, estilos musicales como el pop y el indie y hasta la propia escena hip hop, donde fustigan a compañeros del gremio tildándoles de «lamebotas, pasotas y frívolos». Pero el grupo no limita sus diatribas a los textos de sus canciones, sino que las contadas entrevistas que conceden están sembradas de idénticos ataques y críticas que cubren un amplio espectro que va de Radio 3 a Arturo Pérez Reverte, por no hablar de las menciones habituales a políticos.

El grupo insiste en repetir que el contenido polémico de sus letras solo son «licencias artísticas». Nega se explica. «A mí me encantaría escribir un montón de letras de amor o sobre la posibilidad de la vida extraterrestre. Pero por desgracia la realidad social es una selva injusta e implacable. Es una cuestión moral. Paro, precariedad y familias en la calle. No pienso callarme».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate