Diario Vasco

Diez atardeceres de la costa vasca

Atardeceres de la costa vasca
  • El crepúsculo es un momento idóneo para reflexionar porque es cuando las sombras se alargan, y también los pensamientos

Dice una amiga que el mejor momento del día es el amanecer y el segundo mejor, el atardecer. Así que vamos a tomarle la palabra para reunir una decena de puestas de sol memorables de la costa vasca, desde los confines vizcaínos hasta los de Iparralde. El crepúsculo es un momento idóneo para reflexionar porque es cuando las sombras se alargan, y también los pensamientos. Aquí van diez pero no se olviden de añadir más si ven algún olvido imperdonable.

1) Barrika (Bizkaia): Impresionantes acantilados y playas salvajes se suceden a lo largo de la franja costera de Sopelana, que constituye uno de los tramos más sorprendentes del litoral vizcaíno debido a su riqueza natural y a la belleza de su paisaje. La carretera que comunica Getxo con Sopelana es ideal para admirar todo este tramo. Si se han fijado, en los vuelos europeos de Loiu, el despegue es hacia el mar y al retornar a tierra el primer paisaje que se aprecia es este mismo. Pues bien, el horizonte que se abre hacia el oeste es infinito. Como el mar.

2) Matxitxako (Bizkaia): El faro de Matxitxako, el punto más septentrional de la costa vasca, cuenta con una privilegiada ubicación para disfrutar. El acceso motorizado, además, permite acercarse hasta el mismo faro, desde donde se pueden captar bellas imágenes hacia el este, donde destacan el islote de Aketx y San Juan de Gaztelugatxe. Memorable.

3) Playa de Laga (Bizkaia): Una indispensable. Sus condiciones estéticas -rodeado de montañas, de vegetación- la hacen perfecta para contemplar algunas de las más bellas puestas de sol de la zona. Ubicada en plena reserva del Urdaibai y a los pies del Cabo de Ogoño, ya sea desde su superficie arenosa o desde lo alto de la montaña encontrar un atardecer digno de mención no es tan difícil como parece. Los detalles imperdibles son la vista hacia Matxitxako y la pared del Ogoño, ‘ardiendo’ con las luces crepusculares.

4) Zumaia (Gipuzkoa): Esta localidad y su entorno han cobrado mucho protagonismo en los últimos años debido a la gran promoción turística del flysch, que ha atraído visitantes a tutiplén. Para obtener las mejores postales podemos aprovechar la luz crepuscular en la ermita de San Telmo o, mejor aún, en la Punta Algorri. Si sumamos al pack marea baja, el espectáculo es inconmensurable porque podremos contemplar la rasa mareal en todo su esplendor. Una de mis favoritas.

5) Zarautz (Gipuzkoa) : El camping superior goza de una panorámica privilegiada sobre el paseo marítimo zarauztarra y el Ratón de Getaria, aunque si prefieren algo más de intimidad y tranquilidad es preferible acercarse a las lomas costeras, cerca del antiguo cargadero de Malla Harria (Mollarri), hasta donde llega un camino inaugurado hace un lustro que parte del biotopo de Iñurritza. Un clásico de la costa guipuzcoana que nunca defrauda.

6) Donostia (Gipuzkoa): Desde el Monte Igeldo se obtiene la mejor postal del marco incomparable con los edificios del Ensanche iluminados y un horizonte en el que destacan las Peñas de Aia. Aunque el Paseo de la Concha, el Paseo Nuevo y La Zurriola son otros lugares muy frecuentados por turistas y donostiarras, donde es imposible obtener una foto que no sea inspiradora.

7) Jaizkibel (Gipuzkoa): La carretera que comunica Pasai Donibane con Hondarribia a través del macizo de Jaizkibel facilita al fotógrafo la opción de ganar un punto alto para captar las mejores imágenes. Desde la cúspide, a la que se llega andando, desde el antiguo parador o incluso desde el faro de Higuer se toman buenas fotos. La vista hacia el mar es fabulosa y también hacia la bahía de Txingudi.

8) Hendaya (Francia): Desplazándonos apenas unos kilómetros al este, al otro lado del río Bidasoa, tenemos Hendaya con su playa y sus dos hermanas (dos grandes rocas emergentes del mar), conocidas como ‘les deux jemeaux’. Es un lugar al que merece la pena llegar desde el final de la playa o desde las cercanías del castillo de Abbadie.

9) Sokoa (Francia): También se recomienda merodear por el fuerte de Sokoa para captar las últimas luces de la jornada. En este caso, además, podremos añadir al lote la espectacularidad de las olas, que azotan con fuerza el gran muro de piedra, añadiendo gavillas de espuma al cielo anaranjado. Foto difícil pero muy agradecida.

10) Biarritz (Francia): Esta lista finaliza con una puesta de sol desde Biarritz, localidad que merece la pena en cualquier estación del año. Especialmente recomendable es tomar las instantáneas desde la roca de la virgen (‘Rocher de la Vierge’), conectada con la tierra a través de un puente. La gente se arremolina en este punto y las cámaras echan humo...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate