Diario Vasco

Siete recetas de postres sin horno

Brownies con tres chocolates.
Brownies con tres chocolates.
  • Cocinar sin calentar el ambiente es muy sencillo y está comprobado que no se puede perder tiempo en la cocina cuando lo ideal es emplearlo disfrutando de la comida

¿A quién no le gusta el chocolate, la tarta de queso o el café? No hay quien se niegue a un postre después de la comida y menos cuando se trata de recetas tradicionales pero con un giro muy innovador. Cocinar sin horno tiene muchas ventajas, comenzando porque no existe riesgo de que se queme o quede crudo el bizcocho de una tarta, o porque sus ingredientes al mezclarse y meterse en el refrigerador quedan tan consistentes que pueden ser disfrutados en minutos.

A continuación, siete recetas de postres para sorprender sin necesidad de usar el horno.

.

1. Brownies con tres chocolates

Al incluir tres clases de chocolates, un horno parece que sobra... Los brownies son la solución perfecta ante cualquier imprevisto. Tienen una consistencia incomparable, se derriten en la boca y dejan una sensación de saciedad que levanta el ánimo a cualquiera.

Preparación:

Cubrir una fuente para hornear cuadrada de 20×20 centímetros con dos capas de papel de hornear o papel encerado. Engrasar ligeramente con mantequilla o espray para hornear.

En una taza grande, mezclar las galletas, avellanas, cacao y sal. Verter la leche y el chocolate derretido y revolver firmemente para combinar muy bien, para finalmente colocarla en la fuente para hornear preparada previamente. Cubrir con papel transparente y presionar con firmeza sobre la fuente para que quede compacto.

Dejar enfriar por lo menos por una hora, hasta que esté lo suficientemente firme para cortar. Retirar el papel de hornear para remover los brownies de la fuente. Cortar los brownies en pequeños cuadrados. Tendrán la consistencia de un caramelo blando, pero estarán bastante firmes.

.

Siete postres, cero hornos

2. Tarta de queso de 'red velvet'

Ya no sólo es vainilla, chocolate, fresa o café. Hoy, el sabor 'red velvet' (terciopelo rojo, en español) es uno de los preferidos de la gastronomía, además de ser un clásico entre los amantes de los pasteles. El sabor a chocolate del 'red velvet' y su cubierto con glaseado de queso crema es fácil y rápido de hacer, más aun cuando ni siquiera sera necesario utilizar el horno. La tarta de queso y 'red velvet' es la excusa perfecta para cerrar con broche de oro una cena o una visita especial.

Preparación:

En un bol pequeño, mezclar las galletas oreo de chocolate trituradas en migajas y la mantequilla derretida. Colocar esa mezcla de forma uniforme en pequeños recipientes y presionar para formar una corteza. Dejar reposar durante varios minutos.

Batir el queso crema y el azúcar 'glass' hasta que la mezcla esté homogénea y suave. Añadir el chocolate para hornear semi-dulce derretido, la vainilla y el colorante rojo y batir hasta mezclar completamente. A continuación, añadir la crema batida.

Verter la mezcla del queso en los moldes preparados previamente. Refrigerar los pasteles hasta que estén listos para servir. A manera de decoración, cubrir con crema batida de vainilla y virutas de chocolate.

.

Siete postres, cero hornos

3. Cerezas con chocolate blanco 'ombré'

Desde hace varios meses se ha puesto muy de moda el 'ombré' o degradado. Una tendencia en la cual la repostería también ha encontrado su lugar. La técnica que consiste en la disminución sutil de colores oscuros a claros o viceversa, busca decorar las comidas con la combinación cromática para así hacer más atractivos los platos.

No hay que esperar que sea San Valentín para preparar un postre a esa persona especial. Estas cerezas de chocolate blanco son simplemente deliciosas. Seguramente nadie podrá resistirse a la combinación natural de la fruta con el chocolate. Una receta muy rápida y fácil.

Preparación:

Cubrir una bandeja para hornear con papel encerado. Lavar y secar las cerezas y colocar los trozos de chocolate blanco en cuatro envases pequeños.

Colocar una olla de agua a fuego medio hasta que hierva, para luego verter los cuatro envases de chocolate blanco en un recipiente de metal junto al agua. Dejar al calor durante 2-3 minutos, y comenzar revolver de forma constante una vez que el chocolate empiece a derretirse. Retirar del fuego y verter de nuevo en los cuatro envases.

Agregar a la mezcla de uno de los cuatro tazones una pequeña cantidad de colorante y revolver bien. Tomar las cerezas por el tallo, sumergirlas en el chocolate una a la vez y colocarlas en la bandeja de horno a reposar.

Repetir con los otros 3 tazones de chocolate, añadiendo progresivamente más colorante de alimentos a cada uno. Colocar la bandeja de hornear con las cerezas en la nevera y dejar enfriar.

.

Siete postres, cero hornos

4. Tarta de chocolate

Un clásico de la repostería en versión fría. Con pimienta de Jamaica y Granos de café como ingredientes opcionales que seguro harán que la tarta de chocolate deje a mas de uno chupándose los dedos.

Preparación:

Colocar la mantequilla en un molde de 15 centímetros aproximadamente. Colocar papel encerado y reservar.

Derretir ligeramente el chocolate a baño de María con fuego suave. Mientras tanto, en una olla mediana, calentar la nata a fuego suave. Añadir la pimienta de Jamaica y los granos de café, en caso de utilizarlos. Cuando la crema esté caliente, retirar del fuego y añadir la sal.

Verter el chocolate en la crema y revolver de forma lenta y constante hasta que se cree una mezcla homogénea. Colocar en el molde, cubrir con papel transparente y refrigerar durante un par de horas. Cuando esté listo para servir, retirar del molde, dejar reposar a temperatura ambiente durante diez minutos aproximadamente, espolvorear con un poco de cacao y cortar en rodajas.

.

Siete postres, cero hornos

5. Corazones de chocolate blanco

Otra receta perfecta para los más románticos. Preparar estos deliciosos corazones de chocolate blanco no toma ni 25 minutos y seguro hará que el postre de esa tradicional cena romántica sea inolvidable.

Preparación:

En un molde para de silicona para hornear, colocar virutas de chocolate de colores, los M&M y cualquier otro 'topping' que haya seleccionado. En un envase, colocar un poco de agua y los trozos de chocolate blanco, calentar en el microondas por unos minutos y retirar cuando el chocolate este derretido y la mezcla ya esté suave y consistente.

Verter la mezcla en cada cavidad en forma de corazón y refrigerar durante 30 minutos o una hora, dependiendo de la temperatura de la nevera.

.

Siete postres, cero hornos

6. Mousse de chocolate con coco

Una receta para repetir y repetir... El mousse de chocolate con coco sin hornear, además de llevar muy poco tiempo de preparación, dejará boquiabiertos a los amantes de esta fruta tropical.

Preparación:

Abrir la lata de leche de coco, verter en una taza y dejar reposar en la nevera durante la noche.

Añadir el cacao y el azúcar en polvo a la leche de coco. Verter la mezcla en un recipiente de metal y con una batidora, revolver hasta que quede esponjoso -toma un par de minutos-. Añadir la preparación a una manga de glaseado. Espolvorear el borde de varios vasos de chupito con azúcar en polvo y verter la mezcla.

.

Siete postres, cero hornos

7. Café irlandés

El Café Irlandés es una bebida caliente que puede ser disfrutada con muchas variaciones. De acuerdo con una historia, se inventó a primeros de 1940. Una noche fría de invierno un American Flying Boat llegó a una aldea de Irlanda. Los pasajeros y la tripulación estaban congelados hasta los huesos. En el restaurante, el chef sirvió café caliente después de cenar, y añadió un poco de whisky a cada taza y a partir de ahí comienza la historia del café irlandés. Algunas personas pueden argumentar que que el café irlandés no es un postre. Estamos de acuerdo, porque de hecho, es muchísimo mejor. ¡Salud!

Preparación:

Revolver la crema batida y el Baileys a punto de nieve y dejar reposar.

En cada una de las tazas añadir 2 cucharadas de whisky, 1 cucharada de azúcar moreno, y 1 taza de café. Finalmente, cubrir con una capa generosa de la mezcla de crema batida y Baileys. Para hacernos una idea, el resultado debe permitirnos tomar casi un tercio de la copa junto a esta cremosa capa.